FLORES DE JABÓN

Cuando era pequeño
odiaba lavarme las manos
odiaba lavarme los dientes
odiaba lavarme la cara
 
odiaba lavarme en general
 
Pero recuerdo unas flores
que crecían en la orilla del río
cerca de nuestra casa
 
Me las descubrió mi hermana
que también odiaba lavarse
las manos, los dientes
y la cara
 
Recuerdo como machacábamos
aquellas flores rosas
entre nuestras manos y muñecas
llenas de barro
 
Acto seguido
se creaba una espuma
una especie de jabón natural
que lavaba y perfumaba
 
nuestra piel
 
Y nuestras manos secas
y nuestras manos frescas
y fragantes
quedaban agradecidas
 
por tanto mimo
 
Entonces sí que nos gustaba
lavarnos
en la orilla del río
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *