CUMPLIENDO CON MI OBLIGACIÓN

valle-inclan-en-cama
Estaba tumbado y escuchando las gotas de lluvia golpeando con violencia mi persiana
cuando de repente pensé que podía escribir un poema hablando sobre todo aquello
pero acto seguido pensé que no merecía la pena
que yo tumbado en la cama
que un montón de gotas de lluvia golpeando mi persiana
eran cosas que no importaban a nadie
y por eso mismo
decidí que mi obligación era
escribir el dichoso poema
 

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *