MARGARITAS

ladybug-1399428_960_720
Soñaba el otro día
que deshojaba margaritas
que deshojaba margaritas con mucho mimo
y cuando acababa de hacerlo
 
siempre todos me querían
 
Y entonces despertaba
y comprobaba que todo era un sueño
que no existían aquellas margaritas
ni tampoco razones
para deshojar flores que me dijeran
lo que se supone que debía saber
y a veces me negaba a escuchar
 
¡Abraza con mimo
a todas esas personas
cercanas que te quieren
y deja de soñar con flores
mariquita!
 

Presentación del libro de Txema Maraví “A través de la ventana cerrada” en Pamplona

portada FB maraví
La presentación incluye una introducción y algunas breves lecturas de poemas intercaladas con música en directo (Juan Maraví tocará canciones de exnovios con una guitarra y un loopeador)
Al final se venderán y firmarán ejemplares para el que quiera
Todo empezará a las 19 horas y finalizará a la 20h. Luego se puede ir a tomar algo por ahi…
Fragmento de una reseña:
“Los cuentos de Txema, como sus poemas, se beben de un trago, entran fácil, pero engañan: apenas has acabado la última línea comienzan a hacerte efecto, a llenarte la cabeza de atmósferas, de recuerdos… Muchos de ellos son la máquina del tiempo que te teletransporta hasta una infancia perdida y añorada, reencontrada a través de vivencias comunes: los primeros cigarrillos, los descampados, la vida descubierta donde muere la ciudad, mirar escaparates los fines de semana… Otros, te seducen con ese encanto de los gestos, de puro cotidianos, olvidados —sobre todo en la literatura—, gestos de los que nunca hablamos, pero todos hacemos, como comerse el currusco de pan en el ascensor o encontrar cierto placer en quitarse las legañas en la cama al despertar, como si fueran lágrimas fosilizadas y nosotros paleontólogos de la noche y de andar por casa.”

ERA UN PIEZA DE CUIDADO

331289
A veces me pasa
cuando voy a comer
a casa de mis padres
 
Se me olvidan las llaves
y no hay nadie en casa
 
Entonces me toca esperar
sentado en el suelo de la calle
observando a la gente pasar
hasta que alguien llega
y me abre la puerta
 
Sin ir más lejos
hace cuatro días
me tocó esperar
un buen rato
 
Estaba yo sentado en el suelo de la calle
observando a la gente
cuando de repente reconocí
a un chico de mi barrio de la infancia
 
Uno de los macarras
 
Uno de los que nos solían cascar
a mí y mis amigos
cuando éramos pequeños
 
Había pasado por muchos reformatorios
 
Era un pieza de cuidado
 
Lo recuerdo muy bien
era pura dinamita
tenía mucha rabia contenida
dentro del cuerpo
y siempre parecía estar
 
a punto de estallar
 
Le gustaba vacilar
y pegar a los pequeños
era el típico abusón
del colegio
 
Lo más curioso de todo
es que cuando lo reconocí
iba con un niño pequeño en brazos
y una chica que supongo era su novia
 
Parecían la típica familia feliz
 
La chica empujaba un carrito
y el chico acariciaba
con mucho mimo a su hijo
 
Le hacía cosquillitas en la nariz
con su propia nariz
y jugaba con él
y le abrazaba con ternura
 
y entonces pensé
que quizás la gente supera etapas
sean buenas o malas
y que hay cosas que nunca cambian
pero supongo que las etapas
están ahí
para superarlas
 
y que todo tiene un sentido
y que nada
es definitivo
seas o no seas
un caso perdido
 

MECANISMO DE DEFENSA

100_0175
La culebra estaba perdida
No sabía hacia dónde se dirigía
 
Tampoco sabía lo que se hacía
cuando mordió el tobillo
de aquel niño
 
Perdió la vida
la pobre culebra
intentando huir de la policía
 
Encontraron su escondrijo
en el hueco del techo de pladur
de una tienda cercana
 
Y al niño no le pasó nada
porque la culebra no era venenosa
 
Su mordisco no era letal
 
Sin embargo
su mecanismo de defensa
sí que lo era
 
para ella