La ceremonia de la confusión

IbarretxeEn mi anterior artículo “Porque no estuve en el Gure esku dago” intentaba hacer una reflexión sobre los motivos que me llevaron a no acudir a la cadena convocada por el derecho a decidir, algo que me resultó especialmente difícil y más teniendo en cuenta que soy un firme defensor de tal derecho.

Entre las críticas que ha recibido mi planteamiento, algunas tengo que reconocerlo de compañeros de militancia política, ha habido una que ha llamado poderosamente mi atención por venir de quien viene; miembros de la propia Plataforma GED, y por su contenido; acusándome de no haber entendido el sentido de Gure esku dago aludiendo a su carácter apartidista y remarcando la apertura de la iniciativa a cualquier proyecto de país.

Dejando al margen la honestidad de los impulsores de GED, que doy por supuesta, creo que es necesario remarcar un punto clave que la plataforma ha pasado por alto y es que cuando se reivindica un derecho es absolutamente imprescindible determinar quién es el sujeto de tal derecho y cual su objeto, y siento darle la razón en esto a Patxi López pero es que la tiene. Yo puedo reivindicar mi derecho a vivir en mi casa pero tal derecho tiene un sujeto; yo mismo, y un objeto; mi casa, y en absoluto es extensible a mi vecino de abajo por muy buenas relaciones que tenga con él.

Sigue leyendo La ceremonia de la confusión

Porque no estuve en el Gure esku dago

GureEskuAyer el nacionalismo vasco escenificó, con bastante éxito por cierto, su apoyo al derecho a decidir, o, al menos, eso es lo que quieren hacernos creer sus organizadores. Yo que me declaro abiertamente nacionalista vasco no estuve en el Gure esku dago, y no estuve porque entiendo que lo que se escenifico ayer no fue un apoyo masivo al “derecho a decidir” sino un apoyo masivo a la idea de una parte de la sociedad vasca de construcción nacional que no es la mía.

Hoy, ya bien entrado el S.XXI la sociedad vasca es principal y mayoritariamente una sociedad mestiza, tanto en lo étnico, como en lo político o lo cultural pero sobre todo en lo identitario y por ello las soluciones al llamado conflicto vasco solo pueden pasar por aceptar ese mestizaje y aplicarlo. La mal llamada unidad abertzale no es más que un eufemismo para camuflar un proyecto nacional desde la confrontación de identidades y la imposición de una soberanía sobre la otra de las dos, como mínimo, que componen la geografía política vasca, y eso solo lleva, una vez más, a la exclusión de la mitad de los vascos y a la prolongación del conflicto.

Sigue leyendo Porque no estuve en el Gure esku dago

Las bases de una nueva Constitución

placa-monumento-fueros“Nosotros, los vascos de hoy, nos hemos reunido aquí en inmortal recuerdo de nuestros antepasados, para demostrar que queremos seguir manteniendo nuestra Ley”

Monumento a los Fueros. Paseo Sarasate. Iruña

Decía en mi anterior artículo que es hora ya de ir abriendo un nuevo proceso constituyente y eso ha suscitado cierto debate sobre si a los nacionalistas vasco navarros nos interesa participar en ese proceso o es algo que nos resulta ajeno, ya porque hay quienes opinan que lo que hay que abordar es el proceso constituyente propiamente vasco o quienes lo hacen apoyando la ponencia de autogobierno que ha puesto en marcha recientemente el Parlamento Vasco.

No voy a ser yo quien ponga en duda la utilidad de ambos procesos ni quien minusvalore los esfuerzos que conllevan, pero creo que las dos iniciativas están abocadas al fracaso, y me explico…

Sigue leyendo Las bases de una nueva Constitución

Diluir el estado autonómico

cafeparatodos“Yo dejaría las autonomías históricas, y el resto, diluidas”

Miguel Sebastián. Exministro socialista

Con esta valoración agitaba el exministro, una vez más, el enrarecido clima que rodea al modelo territorial español en los últimos años y más a la sombra de una crisis que se nos está haciendo mucho más larga de lo esperado, pero esta frase que en principio puede parecer una “boutade” encierra una gran dosis de honestidad intelectual que creo que es una de las principales carencias de la casta política que sufrimos. Es evidente que 36 años después del desaguisado constitucional resulta harto dificultoso encontrar una solución al problema que se creo para echar tierra y ocultar un modelo territorial que es el único que ha tenido algún éxito en la historia del Estado español, pero quizás sea un buen comienzo reconocerlo.

Y  es que en 1976 no existían diecisiete voluntades de autogobierno, existían tres.

No voy a ser yo el que ponga en duda la diversidad identitaria del estado español pero eso es una cosa y otra muy distinta que ese sentimiento identitario se traduzca en una voluntad manifiesta de autogobierno porque esa voluntad no es fruto exclusivo de la diversidad de identidad sino de una historia institucional y legislativa propia y con permanencia en el tiempo, y de esas, en el estado español, las que existen se pueden contar con los dedos de una mano.

Sigue leyendo Diluir el estado autonómico

Dependencias y dignidad

mafalda-dignidad7Leía esta mañana un artículo del exalcalde de Sartaguda titulado “Yo desobedecí” en el que relata su experiencia de 2007 en que contra las directrices de su partido; el PSN aceptó los votos de ANV para acceder a la alcaldía y evitar un gobierno de UPN en su localidad y no he podido evitar rememorar una experiencia similar veintitrés años antes que demostró que se puede ser político y andar con la cabeza alta y la dignidad intacta.

Efectivamente en 1984 ocurrió un suceso que ya parece olvidado pero tuvo una gran trascendencia para el posterior transcurrir del nacionalismo vasco en Navarra y que además supuso el primer gobierno progresista en Navarra en muchas décadas.

Mucho se ha hablado de la dependencia de las formaciones políticas de Navarra de Madrid o de Bilbao y que anteponen los intereses generales del partido a los de la propia sociedad navarra y lo que ocurrió aquel año 84 demostró que eso no tiene porque ser necesariamente así y que la disciplina y la obediencia nunca pueden estar por encima del interés de la sociedad que te ha votado.

Sigue leyendo Dependencias y dignidad

Navarra para no iniciados o… a ver si alguien de la prensa madrileña se entera de algo…

Aunque parezca mentira no son Roberto Jimenez y Yolanda Barcina
Aunque parezca mentira no son Roberto Jimenez y Yolanda Barcina

Confieso que me da una enorme pereza escribir este artículo porque todas y cada una de las cosas que voy a escribir en él son hechos conocidos y reconocibles por cualquier navarro medianamente interesado sea del espectro político que sea. Pero, por otra parte, creo que es imprescindible explicar a los españoles de a pie que consumen los mass media que lo que les están contando sobre Navarra y lo que esta pasando en Navarra estos días, y además desde cualquier orilla ideológica española es simplemente mentira, ya sea por el más absoluto desconocimiento o por la más absoluta intención de manipular.

No resulta nada fácil oír, ver y leer el aluvión de noticias que se dan estos días sobre Navarra, por otra parte la gran olvidada durante el resto del año si exceptuamos los Sanfermines y cuando el Madrí viene al “infierno del norte”, y comprobar con estupor la magnitud de las insensateces. Periodistas que pasan por ser la élite informativa del país desbarran sin el más mínimo pudor o mienten descaradamente en cuanto sale a relucir el tema Navarra.

Sigue leyendo Navarra para no iniciados o… a ver si alguien de la prensa madrileña se entera de algo…

Frentismos

TRANSVERSALUna de las interpretaciones interesadas del 11E, visión compartida por cierto entre la extrema derecha española y la extrema izquierda vasca, ha sido vincular la manifestación de Bilbao con un cierto renacimiento del “frentismo abertzale”, una especie de reedición del Pacto de Lizarra. Y digo interesada porque tanto unos como otros saben perfectamente que eso no es lo que ocurrió en las calles de la capital de Bizkaia, como bien dijo previamente Andoni Ortuzar; “Reacciones excepcionales en situaciones excepcionales”. Otra cosa distinta es el rendimiento político que unos y otros pretendan sacar de la venta de esa distorsión.

En Euzkadi, y probablemente en cualquier otro sitio, la política de frentes solo tiene un posible ganador, el extremismo, y un perdedor, la sociedad vasca, que como es natural esta compuesta de gentes de muy diversa orientación política e identitaria y que no por ello dejan de ser vascos y sujetos de derechos y libertades. De la política de frentes jamás salieron soluciones democráticas y de integración social sino totalitarismo y exclusión.

Sigue leyendo Frentismos

Luces y sombras de una fotografía

arraiz-ortuzar--300x180Pasado ya el mal trago que para algunos, y me incluyo, supuso que algunos unilateralmente cambiaran el fondo y la forma de la manifestación del sábado queda ahora hacer el análisis de lo que ha supuesto para unos, los que fueron a manifestarse por los derechos humanos y la paz, para otros, los que fueron a su reivindicación política anual con los presos como tapadera y para los que no fueron…

Para los que fuimos entendiendo que los Derechos Humanos y la Paz son valores absolutos que no pueden estar mediatizados por las estrategias políticas cortoplacistas y por meros cálculos electorales, que no se puede desaprovechar la oportunidad de la paz que hemos esperado tantos años y tenemos ahora al alcance de la mano enrocándose en posturas propias de otro tiempo y circunstancia, la manifestación del sábado nos dejo un sabor agridulce, dulce por haber cumplido los objetivos con los que fuimos y con cierto amargor por haber visto como se nos pretendió utilizar para otras cosas.

Sigue leyendo Luces y sombras de una fotografía

La rana y el escorpión

Erase una vez una rana sentada en la orilla de un río, cuando se le acercó un escorpión que le dijo:

-Amiga rana, necesito cruzar el río. ¿Podrías llevarme en tu espalda?

-No. Si te llevo en mi espalda, me picarás y me matarás.

-No seas tonta —le respondió entonces el escorpión— si te picase, me hundiría contigo y me ahogaría.

Ante esta respuesta, la rana accedió. El escorpión se colocó sobre la espalda de la rana y empezaron a cruzar el río. Cuando habían llegado a la mitad del trayecto, el escorpión picó a la rana. La rana, al sentir picotazo y darse cuenta que iba a morir, le preguntó al escorpión:

-¿Por qué me has picado, escorpión? ¿No te das cuenta de que tú también vas a morir?

A lo que el escorpión respondió:

-Rana… mi amiga, no lo pude evitar, porque es mi naturaleza.

Como aquella rana de Esopo es como nos sentimos ayer millares de vascos en las calles de Bibao…

Sigue leyendo La rana y el escorpión

La vía Foral; Reformar la Constitución (II)

230811-reforma-constitucionSiguiendo con el planteamiento que hacía en la primera parte de este artículo ha caído en mis manos el magnífico artículo que escribe Iñigo Landa en su blog de DEIA: “De Constituciones…” donde enumera las cuatro condiciones con las que el Partido Nacionalista Vasco podría aprobar una Constitución española, condiciones, hasta ahora, que podrían ser igualmente aplicables a cualquier nacionalismo histórico del Estado y que, de hecho, podrían ser la clave para la solución definitiva de la articulación territorial del Estado Español. A saber;

“Que se reconozca la existencia de la nación vasca; que se reconozca su bilateralidad en las relaciones con el Estado; que se reconozca la presencia vasca en la Unión Europea de manera específica; y una reordenación competencial adecuada a los nuevos tiempos”.

Y digo hasta ahora porque la cicatería y la falta de visión política del constituyente español, y de los gobernantes que le han seguido, con el caso catalán creo que ya ha imposibilitado esta vía para Catalunya, llega tarde…

Sigue leyendo La vía Foral; Reformar la Constitución (II)