La España inconclusa, serán las Españas o no será.

Mapa de España en que se presenta la división territorial con la clasificación de todas las Provincias de la Monarquía según el régimen legal especial común en ellos. Jorge Torres Villegas, Madrid 1852

Mientras el reloj independentista catalán sigue inexorable su marcha hacia el referéndum del 1 de Octubre, mientras los primeros calores caniculares asoman por la capital del Reino y el Presidente tartufo se prepara para su jogging estival en algún pazo gallego a la espera que el problema se resuelva solo, mientras el jacobinismo constitucional de los nuevos falangistas campa a sus anchas por las redes sociales clamando por la aplicación del artículo 155 o el 8, que a algunos les va la marcha, mientras el nuevo socialismo prepara su asalto al poder, acercándose a quienes lo que quieren asaltar es el cielo, y se desentiende del tema con una apelación al federalismo y a la plurinacionalidad del estado que llega 40 años tarde, mientras el País Vasco-Navarro, la España Foral, mira expectante a la vecina del este… A nadie parece preocuparle lo que va a suceder a partir del día 2.

Y es que a partir de ese día puede suceder casi cualquier cosa…

Puede suceder que el President convoque el referéndum y se aplique el 155, o el 8 aunque esto sea más improbable, puede suceder Puigdemont dé marcha atrás y convoque elecciones antes de que el cielo se derrumbe sobre su cabeza, puede suceder que no se impida el referéndum y se le dé la misma validez que al anterior intento, incluso puede suceder que Catalunya logre la ansiada independencia…

No seré yo el apriete el gatillo en la ruleta rusa catalana…

Pero en cualquiera de sus múltiples variables España seguirá teniendo un problema, el mismo problema que tenía el 30 de septiembre, un problema que describió como nadie la novela cumbre de las letras castellanas, la costumbre inveterada de ver gigantes donde hay molinos, castillos donde hay posadas y princesas donde hay fregonas, con todos mis respetos a los molinos, las posadas y las fregonas normalmente mucho más merecedoras de él que sus espejos literarios.

Sigue leyendo La España inconclusa, serán las Españas o no será.

El fin del bipartidismo

BipartidismoEste pasado domingo hemos asistido al anunciado “sorpasso” de Syriza en las elecciones griegas que ha hecho saltar por los aires el juego bipatidista en el que se ha basado la construcción europea y su política desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, con sus peculiaridades y matices nacionales.

Ahora la pregunta es ¿Va a existir un efecto contagio que como anuncia Pablo Iglesias abra un nuevo camino en la política comunitaria, empezando por España? ¿Estamos asistiendo al fin del bipartidismo como afirma el carismático líder de Podemos? Es evidente que con el año electoral que nos espera; Andalucía en marzo, municipales y autonómicas en mayo y generales en noviembre vamos a tener unas cuantas oportunidades de comprobarlo.

A primera vista y por los resultados griegos y lo que anuncian las encuestas para España no parece que ese vaya a ser el caso, más bien a lo que estamos asistiendo es a la sustitución de uno de los equipos que jugaba la liga del bipartidismo. Estamos asistiendo a la sustitución de la socialdemocracia europea, o mejor a la descomposición de las estructuras políticas que tradicionalmente la habían pilotado.

Sigue leyendo El fin del bipartidismo

El partido franquicia

franquicias_logosSon ya varios los artículos que he dedicado en este blog a la nueva política, y a como las nuevas formas de comunicación estaban cambiando el tablero de juego y las relaciones entre partidos, militantes y electores.

Desde estas mismas páginas he sostenido unas cuantas veces que el empoderamiento ciudadano iba a cambiar radicalmente las estructuras políticas y que los partidos deberían reinventarse no solo a nivel comunicativo sino, también, organizativo si querían sobrevivir en una sociedad intercomunicada y en red.

También he escrito alguna vez que otros ámbitos de la sociedad ya se estaban adaptando a los nuevos usos sociales, en especial la economía mucho más ágil a la hora de cambiar sus estructuras de negocio para adecuarlas a las nuevas necesidades y opciones del cliente, objetivo final de toda actividad económica.

Es evidente que la actividad política se diferencia, o se debiera diferenciar, de la actividad económica en que una se rige por el principio de las ideas y la otra por el beneficio y que por tanto, y aunque la estructura comunicativa y el terreno de juego social en que se mueven ambas es común, las respuestas deben ser diferenciadas, adecuadas a los principios que las rigen.

Es por eso que resulta aún más sorprendente que el movimiento político que hasta ahora ha entendido mejor el cambio del paradigma de la comunicación, y además desde un planteamiento ideológico, que podemos compartir o no, absolutamente coherente y firme haya perdido de vista el objeto de la actividad política y que la toma del poder no es el fin en si mismo de una organización política sino el medio para desarrollar sus planteamientos ideológicos en la sociedad. Han confundido la estrategia con la táctica… Sigue leyendo El partido franquicia

Derecho a decidir y Soberanía

La-libertad-segun-CicerónCuando surgen debates sociales sobre cuestiones que atañen a los sentimientos de las personas, y el debate identitario es uno de los que más lo hacen, tendemos a utilizar conceptos que no todos entendemos por la misma cosa con lo que este se transforma en diálogo de sordos.

Es muy probable que ese sea el problema principal de la aventura catalana que estos días alcanza un nivel de ruido insoportable en algo que en teoría no debiera suscitar más que un sosegado intercambio de opiniones sobre los pros y los contras de la creación de un nuevo estado, algo mucho más parecido a lo que ha pasado en Escocia que a lo que vemos en Catalunya.

Palabras como soberanía, derecho a decidir, Ley, ámbito de decisión, estado o nación están en boca de todos los protagonistas del debate y no parece muy claro que todas tengan el mismo significado para todos los intervinientes.

Sigue leyendo Derecho a decidir y Soberanía

La lección escocesa

escocia-dice-yes-L-LKQpQlTengo que reconocer que si yo hubiera sido escocés el pasado 18 de septiembre mi voto hubiera sido un YES todo lo grande que hubiera cabido en la urna, esa que con tanta facilidad han sacado a la calle los británicos y aquí se nos niega una y otra vez, será cosa de la cultura y la tradición democrática algo que en este país que llaman España solo se ha visto con cuentagotas a lo largo de su historia, y lo hubiera sido porque creo que los trenes rara vez pasan por la misma estación con uno mismo en el anden.

Pero claro uno es nacionalista, y no tiene reparo alguno en reconocerlo, como tampoco tiene reparo en reconocer que no toda la población de un supuesto país lo es ni tan siquiera, entre los que militan en ese campo, el grado de convencimiento sobre las bondades de tener un estado propio es el mismo.

Sigue leyendo La lección escocesa

Es hora de abrir un proceso constituyente

presidentesAyer, treinta y nueve años después, se cerró el ciclo político abierto a la muerte del Dictador y que ha respondido a aquel último mensaje que en un ejercicio de cinismo digno de mejor causa el régimen agonizante denominó el “Testamento político del Caudillo” y en el que sin ningún rubor el oscuro personaje no tuvo inconveniente en decir “lo dejo todo atado y bien atado”

Sería ridículo decir que el proceso que siguió a su muerte no significó cambio alguno, los hubo y abundantes, pero sería igualmente inapropiado decir que la transición supuso el paso de la dictadura del nacional catolicismo franquista a una democracia homologable. No fue así. La monarquía, la judicatura o las fuerzas de seguridad del estado quedaron como herencias del viejo régimen y han perdurado hasta nuestros días.

Así mismo, el proceso constituyente español no fue lo que hoy denominaríamos un proceso transparente y democrático pues se realizó desde un chantaje permanente a quienes hasta ese momento habían sido oposición y bajo la sombra alargada y el eco de los sables que aún resonaban en los cuarteles. Con todo, el avance en cuanto a libertades y derechos fue lo suficientemente significativo como para que pudiésemos hacer oídos sordos a sus notables carencias.

Sigue leyendo Es hora de abrir un proceso constituyente

La Europa que queremos

europa-personas1“El Pueblo Vasco debe pedir un puesto como nación, en el banquete de los pueblos libres de Europa”

Manuel de Irujo

Este domingo toca Europa, en un momento en el que probablemente atravesamos el mayor auge de euroescepticismo de las últimas décadas y cuando el sentimiento europeísta atraviesa sus horas más bajas.

Así, la pregunta es ¿Qué hemos hecho mal para que la idea de Europa que ilusionó a millones de europeos en los años 80 que la vieron como la solución a gran parte de los problemas de la Europa actual se vea hoy más como un problema que como una solución? ¿Es esta Europa que hemos construido la que soñaron nuestros padres?

Y la respuesta es desoladora; No…

Y es que la idea de la Europa social y ciudadana está en la raíz del movimiento europeísta ha sido suplantada por la Europa del mercado y los estados. Hemos puesto el carro delante de los bueyes y en vez de avanzar en la unidad política hemos avanzado en la unidad del mercado.

Sigue leyendo La Europa que queremos