Chernobyl

Hace tiempo que no actualizo el blog. El día a día nos lleva a otras cosas. Mi participación en Grupo Salvaje llena mi cuota de información de series. El twitter de Pendergast también me lleva a hablar del tema, junto con el propio twitter del programa de radio.

Bueno, vamos a lo que nos interesa, que son las series. Lo que ha hecho que salga de mi letargo es Chernobyl, la última maravilla de la HBO que en tan solo 5 episodios consigue erigirse en la que posiblemente va a ser la serie del año.El parque de atracciones de Pripiat

Razones no le faltan. Principalmente su rigor. La historia viene dada, todos sabemos lo que sucedió aquella fatídica noche del 26 de abril de 1986, cuando el reactor número cuatro de la central Vladímir Ilich Lenin de Chernobyl, que por aquel entonces pertenecía a la República Socialista Soviética de Ucrania, explota y causa uno de los mayores desastres medioambientales de la historia. Ardió durante 10 días y contaminó más de 142.000 kilómetros cuadrados, desde Ucrania hasta la ciudad rusa de Briansk, pero podría haber sido mucho peor de no ser por los héroes anónimos que sacrificaron sus vidas para evitar un daño mayor.

Nadie se podía creer que el núcleo podía explotar y desde un primer momento trataron el incidente como cualquier otro incendio, y las consecuencias de las decisiones que se tomaron antes y después del incidente, son las que se analizan en la serie.Máscaras de gas amontonadas en el suelo

El personaje principal es el científico Valeri Legasov, el único que se atreve a decirle al Kremlin las cosas como son, incluso con Gorbachov delante. El único que empezó a alertar del peligro de la radiación, aunque nadie le creyera básicamente porque los aparatos que tenían para calcular la radiación llegaban a su máximo y pensaban que estaban defectuosos. Nunca se había medido tal cantidad de radiación.

Y los que peor lo pasaron fueron los primeros que atendieron el incidente, los bomberos que ese enfrentaron sin protección ninguna al fuego inicial y que sus ropas abandonadas en un hospital de la zona de exclusión en Pripiat aun hoy siguen radioactivas.Panorámica de Pripiat con la central nuclear al fondo

Y llegamos al quinto episodio de la temporada, donde asistimos a la explicación de lo imposible, de la explosión de lo que nunca debería haber explotado, y por qué lo hizo. En el último programa de esta temporada de Grupo Salvaje, junto con varios invitados, analizamos la repercusión que ha tenido esta serie, que incluso se ha hablado que Rusia está pensando en realizar su propia versión, con otros culpables, por supuesto.

Es una serie para recomendar, a pesar de los escrúpulos iniciales, que ha resultado bastante mejor que Hot Zone, la que pretendía ser una excelente serie sobre el ébola que se fue «americanizando» y diluyendo conforme avanzaba, a pesar de Julianna Marguiles que ya desde el principio se le ve incómoda con ese traje militar.

Si os da un poco de reparo, creo que al final os merecerá la pena ver Chernobyl. Dadle una oportunidad.

Mientras, aquí seguiremos con un poco más de tiempo pues ya no tenemos programa hasta octubre, y lo largo que se nos va a hacer.

Saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *