Gente que viene y Bah

Resultado de imagen de gente que viene y bah

Comienzo 2019 tal como lo acabé, acercándome a las matinales de los Golem a ver cine nacional y esta semana le tocaba a esta segunda adaptación de una novela de Laura Norton al cine, tras «No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas«, escrita en 2014 y llevada al cine en 2016 con escaso éxito.

En este caso tenemos a la debutante en largometraje Patricia Font que se ha buscado un elenco interesante para contarnos esta historia familiar, con dosis de romanticismo y de drama.

Carmen Maura, de lo mejor de la película, hace de madre de 4 hijos cada uno especial en su disparidad, ya que la mayor se ha dedicado a la política (Alexandra Jiménez), otra es arquitecto (Clara Lago) y trabaja en otra ciudad, otra está con ella y acaba de tener un hijo, y por último el hermano pequeño que es gay y está liado con el jefe de la policía local, que no quiere que nadie sepa de su situación y que plantea alguna escena cómica que proporciona el descanso dramático necesario.

Resultado de imagen de gente que viene y bah

El batiburrillo de personajes se lleva bien, y caen bien, aunque Clara Lago no hace más que poner su sempiterna cara de fastidio que nos la tenemos demasiado conocida. Menos mal que Alexandra Jiménez está fantástica, como siempre, y sin muchos artificios.

Después de un inicio donde vemos a todos de niños, Belén (Lago) vuelve a casa tras una ruptura sentimental y aquí vemos de nuevo a todos, ya pasados unos años, y donde se conforma la historia que va a marcar el eje central de la película. Tenemos desamores, rencillas familiares, envidias, secretos sacados a la luz, infidelidades… vamos, lo que viene siendo una familia de toda la vida. 🙂

La película es ñoña, pero me ha gustado mucho, me habrá pillado el día tonto. El drama lo han gestionado sabiamente sin agobiar, los momentos de comedia están introducidos sutilmente y el almíbar impregna cada uno de los fotogramas, pero me gusta, ahora que no me oyen los de Grupo Salvaje, que bastante tienen con haberme dejado un día entero para hablar de series.

Por cierto, nos han puesto el trailer de Perdiendo el este, y eso sí que da miedo, mucho, pero aquí estaré para contaros, si sobrevivo.

Nos leemos!!!

Escape at Dannemora

La fuga de los 23 millones de dólares. Esto es lo que dicen que costó el desaguisado organizado por Richard Matt y David Sweat,  convictos de la prisión de máxima seguridad Dannemora, ubicada en el condado de Clinton dentro del estado de Nueva York, en 2015. Para ello, se valieron de la inestimable ayuda de una trabajadora de la prisión, Tilly Mitchell, con la que se supone que tuvieron una relación inapropiada en la cárcel.

Esto nos lo cuenta en modo miniserie ni más ni menos que Ben Stiller, cuya faceta de director está teniendo unos éxitos muy aplaudidos, como la preciosa “La vida secreta de Walter Mitty”, la inclasificable “Tropic Thunder” o las hilarantes Zoolander (mejor la primera, claro). Es un actor  que no a todos gusta (mis compañeros de Grupo Salvaje lo odian visceralmente, los muy insensatos), pero como productor ahora mismo tiene 6 proyectos reconocidos en la IMDB para 2019 y ya está trabajando en su siguiente serie de la que solo se sabe el nombre, “Super sad true love”.

Stiller ha sabido rodearse de actores que particularmente están viviendo un buen momento, como Paul Dano (Sweat) y Benicio del Toro (Matt). Interpretan a personas incultas, que han tenido una vida complicada. Asistimos a sus dramas personales y cómo cada uno de ellos lidia de un modo distinto con la vida carcelaria. A Matt le gusta pintar, y de ese modo obtiene ciertos beneficios que le confieren un status ligeramente superior a los demás, sobre todo respecto a un funcionario de prisiones con el que tiene una cercana relación. Sin embargo Sweat prefiere estar tranquilo, no molestar y que no le molesten, aunque no siempre lo consigue.

Dano siempre ha sido un tipo peculiar, debido en buena parte a su aspecto bohemio y además le ha gustado participar en proyectos de cine independiente, teniendo la suerte de haber estado en varias películas de culto, como Little Miss Sunshine. Además, recientemente también ha dirigido una película, Wildlife, estrenada en octubre de este año 2018 ya pasado, y me han entrado unas ganas tremendas de verla.

Por su parte, Del Toro no es que me entusiasme como actor pero aquí hace bien su papel de tipo desagradable, básicamente porque no habrá tenido que fingir nada. Aun así lo hace bien, y resalta.

Pero la mejor es Patricia Arquette, y ojo que están apuntando que puede ser el papel de su carrera. Totalmente irreconocible con muchos kilos de más, desarrolla a la perfección esta mujer desagradable, malhumorada, malencarada, ignorante. Una joya de mujer y una joya de papel que ha interpretado a la perfección. Por cierto, Tilly Mitchell, el personaje real, se ha quejado abiertamente de Ben Stiller y de la interpretación que hacen de ella, pues siempre ha negado cualquier contacto sexual con ninguno de los dos presos, mientras que la serie muestra precisamente lo contrario.

Ben Stiller decidió emitir los episodios semanalmente (bravo Ben!!) y esto ha ayudado a la trama, se ha hecho muy cómoda de ver. El último episodio fue doble, pasando la hora y media, pero tan emocionante que se hizo breve. No puedo más que recomendar encarecidamente esta serie, que pasó directamente a ser de lo mejor de 2018, aunque a mí no me gusta hacer listas, únicamente en la radio.

Bueno, esperemos que este 2019 sea más fructífero en cuanto a entradas.

Saludos y gracias por leerme!