El asesino de los caprichos

Aprovechando que llovía, volvimos a la matinal de cine a ver esta película española dirigida por Gerardo Herrero, el mismo director que Malena es un nombre de tango y Territorio Comanche y ganador de muchos Goyas. Qué puede salir mal?

En realidad, todo.

La cosa prometía al principio. Tenemos a Maribel Verdú, actriz que no tiene que demostrar nada y que lo ha hecho todo, pero aquí la vemos fuera de ella. Un personaje estereotipado al máximo, esa inspectora rebelde, mal hablada, violenta incluso, que la actriz no ha sabido hacer propio y ha quedado insulso. Tiene algún punto interesante, como que le guste espiar con prismáticos a los vecinos y que piensa que ella también puede ser espiada. Todo lo demás es más de lo mismo, y no culpo a la Verdú, que pienso que bastante ha hecho, sino al guionista, al director, a quien tiene a esta joya de mujer, de actriz con todas las letras y no es capaz de sacar lo mejor de ella. Shame on you!!!

Su contraparte es Aura Garrido, otra actriz ya muy habitual en las series patrias, que como no veo, sé que la conozco, pero nunca la he visto actuar más de media hora. Y mejor, oye. En este caso hace de madre entregada subinspectora de policía, que también sabe pasarlo bien, al contrario que su compañera. Por cierto, la relación de estas dos es de lo peor de la película. Que sí, que ya sabemos que no te mola tener compañeras, que eres una inspectora super dura pero cansa la eterna tensión entre ellas. Por cierto, el marido de la subinspectora es posiblemente el personaje peor definido que he visto en años. Podría haber aportado algo, iba de experto, pero otro totalmente desaprovechado.

El argumento no está mal. Un asesino comete sus crímenes imitando las escenas de los Caprichos de Goya. Parece ser que son personas de alto poder adquisitivo y todo el mundo está muy, pero que muy preocupado. Mira que hubiera dado juego ese supuesto libertador de la cultura popular, azote de los ricos, pero es que nada en la película está profundizado, ni siquiera mínimamente trabajado.

Filtraciones policiales que vienen bien al guion, cambios de escena sin sentido. En un segundo tenemos a las dos policías en la comisaría, al segundo siguiente en casa de la que es madre, y nadie nos ha dicho por qué han ido de un sitio a otro ni tiene justificación alguna ese cambio de escenario. Y así todo.

Aura Garrido y Maribel Verdú

Pero bueno, digamos que, si eres un fan de Verdú o de Aura Garrido, igual hasta te gusta. Esto es una opinión muy personal, pero considero que ir al cine para ver un capítulo de una serie alargado, y encima procedimental!!!, mejor invierto mi tiempo en observar las margaritas crecer.

Voy a tener que escribir en breve de otra cosa, para cambiar de aires, y quería hacerlo de Joker, pero es que tampoco me ha gustado, y decir eso hoy en día es casi sacrilegio. Igual soy yo y me lo tengo que hacer mirar 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *