FRENTE AL ESPEJO

Desde que el cambio llegó a Navarra en 2015 el caos y la inestabilidad se han adueñado de la política española. El Apocalipsis ya está aquí

Desde que el cambio llegó a Navarra en España ha habido cuatro Gobiernos diferentes. Tres del PP (con mayoría absoluta en 2015, en funciones hasta junio de 2016 y en minoría hasta 2018) y otro del PSOE. Y con ellos, cinco ministros de Industria, cuatro de Fomento, tres de Economía, y otras tantas secretarias de Estado de Hacienda que, para cuando se han enterado de cómo funciona esto del Convenio, ya se han visto haciendo las maletas.

En estos tres años ha habido que repetir elecciones generales por la incapacidad para formar mayorías en el Congreso. Hemos tenido a un presidente del Gobierno testificando en la Audiencia Nacional por la corrupción institucionalizada de un partido que ha visto pasar a varios de exministros por la cárcel. También la primera moción de censura con éxito en la historia de España después de que los tribunales condenaran al PP por lucrarse de la corrupción y operar con una caja B paralela a la contabilidad oficial al menos desde 1989 y mientras Hacienda miraba para otro lado.

Un relevo en la Moncloa que ha dado paso al Gobierno con mayor prestigio profesional de la historia, pero del que ya han dimitido dos ministros. Uno por haber defraudado más de 200.000 euros a Hacienda, y otra porque le habían regalado un máster que no hizo. También le habían regalado el máster a la presidenta de la Comunidad de Madrid, aunque esta no dimitió hasta que medio país le vio en un vídeo de seguridad robando dos cremas del Eroski. Incluso, el presidente Sánchez ha tenido que hacer pública entre acusaciones de plagio y de escasa calidad académica la tesis del doctorado que guardaba en el fondo del mar.

Hay además otros dos ministros en el punto de mira. El de Ciencia, porque tiene sus casas a nombre de una sociedad interpuesta, y la de Justicia, porque le están filtrando por capítulos las grabaciones de una comida que tuvo hace nueve años con uno de los personajes más oscuros de las cloacas del Ministerio del Interior, y al que hace apenas una semana había jurado y perjurado no conocer.

Un cuadro propio de la mafia calabresa en el que un policía corrupto, un juez estrella y una fiscal prometedora hoy al frente del Ministerio de Justicia hablan abiertamente de la utilización de prostitutas para hacer lograr “información vaginal” con la que chantajear a personas relevantes de la política y los negocios, de la afición de determinados miembros de la magistratura por buscar la compañía sexual de menores o de la condición de “maricón” de quien hoy es ministro del Interior.

Todo de la mano de un comisario condecorado por el PP y sostenido por el PSOE que durante años ha hecho el trabajo sucio y clandestino a los gobiernos de uno y del otro, y que hoy tiene cagando cerillas a la mitad de la corte madrileña que durante años ha estado comiendo de su mano. Que si no llega a ser porque para las cosas de Estado PP y PSOE están siempre arrejuntados, lo mismo acaba metiendo en un lío al emérito Juan Carlos, que por lo visto usaba a su querida Corinna de testaferro para esconder el dinero negro en Suiza.

Lo normal, vamos, en un país en el que el fiscal anticorrupción ha tenido que dimitir porque tenía a su nombre una sociedad mercantil en Panamá para evadir impuestos, el expresidente y el exvicepresidente de la Comunidad Madrid están en la cárcel por trincar con las manos llenas mientras su jefa no sabía nada, y cuñado del Rey cultiva tomates y pimientos de la cárcel de Brieva sin que nadie le perturbe.

Entre tanto, el presidente anterior, en un inesperado ejemplo de decencia política, se ha apartado de la política y ha vuelto a su puesto de registrador. Así que su partido ha apostado por la regeneración eligiendo al señor que perdió las primarias, y que no quiere enseñar el trabajo de fin de máster que hizo sin que ningún compañero de estudios le viera pisar la universidad. Y que si no tiene un puro judicial es porque el Supremo considera prescrito el trato de favor.

Porque el Alto Tribunal está más preocupado en mantener en prisión al Gobierno de Cataluña que organizó un referéndum hace justo hoy un año, y en el que la policía infló a palos a la gente que iba a votar mientras las televisiones de medio mundo lo retransmitía en directo. Y por el que ahora quiere detener a un presidente autonómico que está exiliado en Bélgica después de que tres jueces alemanes dijeran que meterle 30 años en la cárcel es un poco desproporcionado.

Así que el nuevo Gobierno de Sánchez bastante tiene con aguantar el chaparrón y corregir sobre la marcha. No está la cosa como para derogar la reforma laboral, eliminar la ley de estabilidad presupuestaria o reformar la LOMCE. Que lo mismo le tumban en el Congreso la triquiñuela para salvar el presupuesto, que se embarca en una reforma de la Constitución sin apoyo parlamentario. Mejor patapum palante y a ver qué pasa mañana, que la política española es una caja de bombones y nunca sabes lo qué te puede tocar. Para que luego digan que el cambio en Navarra no ha traído el caos, la inestabilidad y la confusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *