Varados en Colón


Cuantos más partidos salen por la derecha más difícil es distinguirlos. Ya ni siquiera a UPN, que hasta vota en contra de asumir competencias

No se está siendo nada justo con las derechas en España. Que tendrán sus cosillas, así como un poquito ultras, pero en el fondo son gente generosa. Lo comparten casi todo. Lo mismo intercambian candidatos que se copian el discurso. Sobre todo desde que se juntaron en Colón. Algo debió pasar allí, entre codazo y codazo para salir en la foto, porque se han mimetizado tanto que no hay manera de distinguirlos.

Ni siquiera a UPN, difuminado entre tanta bandera ahora que va por ahí compitiendo con el PP, Ciudadanos y Vox en ver quién defiende más la unidad de España. Y disputar eso con quien está planteando recortar tu autogobierno no es fácil. Así que les ha dado por votar en contra de que las comunidades asuman nuevas transferencias, aunque estén recogidas en su estatuto de autonomía. “Votamos en contra del independentismo”, se justifica Esparza después del run-run que se ha montado en el partido, alegando que como lo pide el PNV seguro que es para romper España.

El problema es que una cosa es lo que dice UPN que votó y otra lo que votó UPN. Porque la propuesta del PP es bien clarita cuando dice que “cada vez que se aumentan las competencias a una comunidad autónoma se rompe la igualdad de los españoles”. Y si había dudas ya se encargó ayer de aclararlas Pablo Casado planteando una “moratoria” para las comunidades “desleales” que son, por supuesto, las que no le votan a él.

Algo que no parece importarle mucho a UPN, que mientras decide si va en coalición con el PP se ha subido a la moto que pilota Aznar-Vader hacia la Moncloa a ver si entre todos se reparten el pastel. Y si al final no les salen las cuentas, ya se buscarán un enemigo común para seguir dándole al pataleo. Que tampoco es que sean muy exigentes en eso, que para su política de reproches, insultos y desprecio lo mismo les vale Sánchez, Barkos, Puigdemont que Maduro o Espinete. Porque Espinete es la clara muestra de la ideologización radical de género que impone la izquierda cuando gobierna. Un animal de sexo indefinido, que va siempre desnudo y solo se pone el pijama para dormir. Y encima rosa.

El chandrío es de tal calibre que los niños y niñas adoctrinados con Barrio Sésamo y la Bola de Cristal hoy gobiernan las instituciones navarras, y se han puesto a preguntar a los chavales de 10 a 12 años sobre su identidad sexual. Y como una de las preguntas plantea si se identifican con “chico”, “chica” o con “otra opción”, la derecha se ha imaginado cualquier inmoralidad y le ha dado un tabardillo. “¿Otra cosa que es? ¿Un ornitorrinco?”, preguntaba indignada Ana Beltrán. Que para esta gente todo lo que no sea el sexo como mandó el Señor se aproxima a la zoofilia.

La crisis evidentemente es a escala nacional. Así que Vox ya se ha puesto manos a la obra en el Parlamento andaluz y ha pedido la lista de las personas que trabajan en el Gobierno regional en las políticas de igualdad. Por lo visto, tienen la sospecha fundada de que muchos funcionarios son “meros agentes políticos de la izquierda dedicados a potenciar y promocionar la industria de género”, que es casi peor que la industria del porno y la sodomía.

Algunos se han llevado las manos a la cabeza porque temen que lo que en realidad pretende Vox es hacer públicos sus nombres para estigmatizar las políticas de igualdad y desacreditar a sus profesionales, que es uno de sus principales objetivos como partido. Y eso, si no es una purga ideológica, se le parece mucho. Hasta el iracundo PP de Casado se está pensando negarles los datos a esta gente, que esta muy loca y lo mismo le montan un espectáculo en plena campaña.

Porque, ¿cómo se puede pretender señalar con nombres y apellidos a los técnicos de igualdad en busca de un rédito político? ¿En qué cabeza cabe semejante crueldad? Pues en la de Beltrán, claro, que para eso fue pionera en el linchamiento público de los redactores de Skolae por su ideología. Y en la de Alberto Catalán, que también se ha dejado arrastrar por esa espiral destructiva en la que han entrado las derechas, hasta el punto de salir en rueda de prensa a denunciar que detrás de las políticas de igualdad del Gobierno hay personas “próximas a Geroa Bai” y hasta “la madre de una concejala de Bildu”, lo que es la prueba definitiva del mal absoluto.

Y no puede ser que esta gente se crea que tiene derecho a gobernar solo porque ha ganado las elecciones. Es más, es que llevan cuatro años tomando decisiones contra el criterio de UPN, que es el único que vale y todo lo demás es imposición. Así se lo dijo Javier Taberna al rey, donde denunció que su ausencia en los premios Príncipe de Viana es una decisión “anacrónica, contradictoria y maleducada”, y que además “ha dolido a la mayoría de los navarros”. No hay más que salir a la calle para ver la indignación social.

Iba tan crecido el presidente de la Cámara de Comercio, esa que “nunca se mete en política” y que tan cariñosa se vuelve cuando toca hablar de subvenciones, que hasta se atrevió a pedir un cambio de Gobierno en Navarra. Oye, que no todos los días visita uno al rey ni le ponen un micro en Madrid. Y Taberna siempre ha sido de aprovechar las oportunidades.

Si 21 años después de la comida de Las Pocholas, en la que los amigotes de UPN se repartieron la Caja y el Gobierno, es el único que sigue dándonos lecciones será por algo. Que siempre ha sabido arrimarse a donde más calienta el sol y ahora que falta poco para las elecciones toca hacer méritos. Así que a nadie le extrañe si al final acaba saltando del barco de Colón cuando entre Aznar y Vox lo estrellen contra la extrema irrelevancia. Todavía le oiremos pontificar como Xabier Taberna en su vascuence de toda la vida.

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *