Lingüistas sin fronteras

La inmersión lingüística en catalán y la campaña de matriculación en Navarra enervan a los defensores de la pluralidad en España


Como las cosas últimamente estaban tranquilas por Catalunya, al Gobierno de Rajoy no se le ha ocurrido otra cosa que anunciar su voluntad de acabar con la inmersión lingüística en catalán. Un sistema de más de tres décadas que garantiza que todos los alumnos salgan de la escuela hablando catalán y castellano, pero que para el PP supone “un intento de manipular a una parte de la población catalana con la lengua”. Así que para arreglar las cosas, la mitad de los ministros y buena parte de sus portavoces se han vuelto expertos lingüistas.

Resulta que Ciudadanos le está comiendo la tostada al PP siendo más PP que el PP. Un aznarismo renovado que ha metido nervios en Moncloa, donde han optado por agitar la coctelera y revolver la escuela catalana. Que por lo visto es la educación y no Rajoy el culpable de que desde 2011 a esta parte se hayan multiplicado los independentistas en Catalunya. Así que a por ellos oé y que Dios reparta votos. ¿Qué podría salir mal?

Lo mejor de todo, es que para justificar que con la autonomía intervenida meten la mano en un sistema educativo avalado por la amplia mayoría de un parlamento donde tienen cuatro escaños de 135, el PP se ha agarrado a que así va a “garantizar la libertad de elección de los padres” y que “los escolares aprendan a la perfección el catalán y el español”. Igualito que en Navarra.

La cosa viene a cuento porque lo que se ha venido diciendo estos días suena mucho a lo que se viene oyendo por aquí últimamente. No tanto por aquello de que “hay que españolizar a los niños catalanes” que soltó el ministro de Educación José Ignacio Wert, sino porque aquí hay lingüistas expertos en arañar unos cuantos votos. ¿O es que alguien se ha atrevido a prometer que prohibirá el euskera en la educación pública de la mitad del territorio si gana las elecciones como ha hecho UPN? Que en Madrid serán muy españoles, pero en esto de criminalizar una lengua son unos aficionados.
Sirva como ejemplo Javier García, parlamentario del PPN, que esta semana trás conocer los datos de la prematrícula soltaba más chulo que un ocho que “el resultado demuestra que las familias navarras no quieren el euskera”. Y todo porque los solicitantes del modelo D han bajado del 30,7% del año pasado al 29,9%. lo que no queda claro es si para el parlamentario del PPN ese tercio de la población no son familias, no son navarras o simplemente no existen.

CARRERA DE PREGUNTAS La verdad es que esto de los datos de la prematrícula da para múltiples lecturas. Porque si el año pasado fueron “los obstáculos y prejuicios que ha promovido el Gobierno de Navarra al PAI” quienes habían provocado “una reversión de las matrículas en detrimento de la escuela pública”, según dijo Carlos Gimeno (PSN);esta vez los datos han subido en la pública porque “las familias han apostado decididamente por el PAI”, según Alberto Catalán (UPN). El mismo Catalán que hace un año decía que el PAI “se defiende con datos” y que ahora los justifica como un “fracaso” del “sectarismo” del Gobierno foral.

Y es que en esto de la euskarafobia no se libra ni el PSN, que mientras el PSOE garantiza un 25% de horas lectivas en valenciano a todos (todos) los alumnos y exige el catalán para la función pública en Baleares, aquí algún día va a tropezar en las escaleras del Parlamento con UPN y PP corriendo camino del registro, donde esta semana han presentado dos preguntas casi idénticas sobre temas tan novedosos como el euskera y la ikurriña.

Esta vez los últimos en llegar han vuelvo a ser los de UPN, que en estas cosas son de seguir mucho el rastro a socialistas y populares, pero tirando por elevación. Las mismas preguntas, pero con la palabra “imposición”. Y arreglao. Que ya lo dice Esparza, “el euskera se está imponiendo en Navarra” hasta el punto de que “llegaremos a tener funcionarios de Vizcaya, Guipúzcoa o Álava”. Y eso no es ni xenófobo ni euskarafobo ni nada. No hay más que hacer la prueba cambiando Vizcaya, Guipúzcoa y Álava por Marruecos, Ecuador y Portugal, o por Jaén, Albacete y Badajoz para darse cuenta de la inocencia que esconde la frase.

Desde luego, nadie como el diputado Carlos Salvador (UPN) para explicarlo todo bien: “¿Aprender una segunda lengua para hablar con quien ya hablas la primera? Innecesario y poco útil, salvo imposición”. Torrente no lo hubiera dicho mejor ni rascándose la entrepierna, machote.

Es tal el nivel, que resulta hasta emocionante ver a los defensores de la pluralidad lingüística jalear a Marta Sánchez poniendo letra al himno de España. Una prosa impecable y profunda, con menciones a Dios incluidas para que ningún español de bien se sienta defraudado. Mariano Rajoy, Rosa Díez, Albert Rivera, Santiago Abascal, Pablo Casado… y hasta la Guardia Civil agradecieron ayer a la cantante su “valentía”. El líder del PP en Catalunya, Xavier García Albiol, incluso ha propuesto ya que sea la letra oficial del himno de España. Total, si en este país no se discute por nada, qué más dará ponerle letra al himno. Que luego vamos al mundial y acabamos siempre con el lolololololololo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *