No te olvides de mi pensión


Dicen que la mirada de Jim se encuentra enlatada en una vieja camioneta de cabina abollada y color beige, de maleteros vacios de amor y deudas eternas, dicen que sus ojos esperan la respuesta imposible de un «lo siento» que ya no necesita. Dicen, que camina solitario con las botas polvorientas de un lugar empedrado llamado vida cerca de Tucson Arizona. Dicen, que habita en una oscura habitación de motel, de saunas improvisadas bajo el vapor de una ducha de agua tibia que abraza su desgracia. Dicen que su sed la apaga el whisky más barato del seven eleven del otro lado de la calle, dicen que su cojera es crónica debido a la lesión que el trabajo y la mala suerte produjo en su maltrecha rodilla, rodilla que clavó a fuego para pedir perdón, un perdón sin sentido.

«Enseguida le atenderé», el error nostálgico curado con sal en herida abierta que cicatrizó para ser molestada por el mal tiempo, hace frío en un maldito día soleado, la amistad desesperada que recurre al pasado por la mentalidad de un niño infeliz y apurado. «Valgo más que ese tipo de ahí», probablemente lo sepa porque he contratado un detective privado, sonrié para después callar, queda humor en este callejón de la ironía, se apaga de nuevo, es fugaz y desesperado, la mirada al infinito del muro de la verdad. Como siempre la tristeza que a uno fortalece para ser feliz en la calle de al lado. Y vuelve el viejo trasto a retroceder en un plano maravilloso, como siempre, hacia atrás, con ese halo romántico de perdedor legendario. «Jim, no te olvides de mi pensión».

2 comentarios sobre “No te olvides de mi pensión”

  1. Pocket Money del para mí muy interesante Stuart Rosemberg, del que como no recordar Brubaker o The Pope of Greenwich Village.Una hermosa escena y un bonito comentario. Enohorabuena marco.

    Saludos

  2. [quote:68e5993cb3=»Txipiriko»]Pocket Money del para mí muy interesante Stuart Rosemberg, del que como no recordar Brubaker o The Pope of Greenwich Village.Una hermosa escena y un bonito comentario. Enohorabuena marco.

    Saludos[/quote]

    Aunque en muchos libros se cita como «una cinta menor» me parece una peli muy interesante, Stuart Rosenberg me encanta y no termino de comprender por cierto, esa manía que tienen en España de traducir los títulos, no me gusta nada «Los indeseables» 🙁

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *