Entrevista al director de cine Oscar Aibar


Entrevista a Oscar Aibar

Con el atardecer a su espalda camina solitario como siempre sintiendo el deslizar de la arena entre las Converse de un recuerdo añorado. Con la manga del ayer seca la americana pasión de su frente inundada en salitre del pasado, sudor que se quedó anclado en un puerto de catalanas ilusiones rumbo al mar de los asfaltados madriles. Su recuerdo esta tintado de tebeos de expresión y salpicado por la infancia de cuartos de baño e ilusiones de rumbos despistados e infinitos, su mirada dice que cree en antihéroes acabados, en desengaños esperanzados, en derrotas crepusculares, individual y desértico, cómodo en lugares extraños. El oeste todavía es posible más allá de la Leone Almería. El futuro llegó en el atolladero de una joven creencia, tal vez todo lo bueno se encuentra en algún insospechado lugar, por ahora seguimos aquí. “Qué hace una chica como tú en un sitio como este”, me preguntaba cuando levanté la vista de su escote para verme en el espejo de su mirada, compartiendo el espacio de un mismo lugar, me tomo un burning escuchando el sonido de un buen Dry Gin. Comiendo tiza de páginas viciadas de soledad debo compartirla con alguien o no, tal vez sea consecuencia de una mente extendida en cheques que nadie puede pagar. El frío se encuentra en un robusto cubo de hielo que se derrite poco a poco. El fracaso con mayúsculas no existe, es más romántico seguir adelante y salir airoso aunque siempre pueda perder, es más íntegro, más auténtico. La depresión del Capitán América está contenida tras su escudo, dicen que tiene un buen psicólogo y que está enamorado de un número femenino que trae mala suerte, pero eso son rumores. Mientras tanto seguimos mirando al cielo a ver si vemos ya de una vez platillos volantes, que aunque tengan remaches seguro que siempre podrán volar.

Oscar Aibar es un director de cine sorprendente, dinámico y con una visión de cine muy entretenida y reflexiva, sin duda algo fuera de lo común. Sus personajes siempre nos dan un mensaje aparente que encierra muchos otros. Esos que nosotros debemos descubrir, sin duda es el alma del eterno escritor. Ha dirigido “Atolladero”, “Platillos volantes”, “La máquina de bailar” y “rumores” y ha escrito libros como “los comedores de tiza” o “Tu mente extiende cheques que tu cuerpo no puede pagar” su último trabajo “MAKING OF” publicado recientemente por mondadori y que está gustando mucho a críticos y lectores.

Además trabajó muchos años para los cómics en revistas como Makoki, Cimoc, Kairo o El víbora.

-Buenos días Oscar, encantado de saludarte y muy agradecido por concedernos esta entrevista de la que seguro aprendemos todos mucho. Siempre me ha interesado conocer las raíces de un director, sus gustos, sus manías, Tarantino parece que tiraba de videoclub… ¿De qué se nutría el pequeño Oscar en su infancia? ¿Cuál fue su principal fuente de inspiración para tener esa creatividad tan sorprendente?

Hola, encantado igualmente. Creo que en mi caso está muy claro, la verdad es que pertenezco a una generación de directores que nos hemos criado con los tebeos, ya antes de empezar en esto recuerdo que hacer cine era ciencia ficción sobre todo para un director joven, la televisión era muy limitada, no había demasiadas ofertas de entretenimiento, sin embargo sí que había un boom muy grande del cómic, tanto del comic americano de Marvel como el cómic español de autor, que creo que ha sido una de las formas de expresión artísticas más importantes de este país, recuerdo que había revistas que vendían más de 30.000 ejemplares al mes… Todo aquello desapareció pero es un poco el caldo de cultivo en el que empezamos a contar historias.

-Licenciado por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona en la
especialidad de Imagen, realmente estudiaste lo que te gustaba, tuviste dudas o fue simple casualidad?

Éramos un grupo pequeño dentro de la facultad que hacíamos nuestros primeros pinitos en video, estaba más enfocado a un fenómeno absurdo que se daba entonces denominado “Videoarte” que al propio cine en sí, curiosamente se pensaba por entonces que el cine estaba acabado y no tenía ningún tipo de futuro, que todo estaba en el video y los profesores nos enseñaban estas cosas, pero siempre a mi me interesó el cine por encima de otras cosas, ahí empecé ha hacer mis primeros cortos. Desde luego estaba estudiando lo que me gustaba, en la facultad de bellas artes formábamos un grupúsculo de amantes del celuloide que proveníamos del tebeo, que ya publicábamos en revistas comerciales, teníamos un fancine que hacíamos juntos, defensores de la cultura popular… Un grupito aislado entre pintores, escultores, que eran la mayoría de matriculados, además otro motivo es que estaba a tres manzanas de mi casa (risas)

-Cortometrajes como “Lo que vio el jardinero”, “Chihuahua”… ¿el corto es la esencia personal del director de cine? Crees en la base del corto como un apoyo para conocer los designios del largometraje o se puede prescindir de él.

Entonces yo publicaba en revistas como Totem, Kairo, Cimoc, El víbora… a través de esto ya tenía muchísimo interés y comencé en 16 con “Lo que vio el jardinero” después ya vino un cortometraje grande en 35 mm con Perico Fernández, Jorge Sanz, Pere Ponce… que se llamaba “Chihuahua”, estuvo un año en cartel, ese fue mi primer trabajo digamos semiprofesional en el cine. Creo sinceramente que es la mejor manera de aprender, tal vez no el corto en sí sino rodar, el cine es un oficio práctico, no me canso de decirlo cuando me llaman para charlas en escuelas y demás, por mucha teoría que te cuenten debes enfrentarte en el propio rodaje a problemas reales, algunos que ni te imaginas que puedan existir, equipos eléctricos, equipos de cámaras, motivar a un actor… miles de cosas que te encuentras en el camino, a los chavales les diría, hoy que tienen la posibilidad de hacerse fácilmente con una cámara de video por poco dinero, que rueden y rueden si realmente les gusta, es la mejor manera de aprender.

-Atolladero es una peli de culto, los años la hacen como el buen vino, existe vida tras Mad Max, lo demostraste hace ya mucho tiempo, estoy seguro que te encuentras muy a gusto en un maldito desierto polvoriento, puede haber vida también tras Leone? Yo creo que sí.

Es una película muy regular de un proyecto muy arriesgado, una adaptación de un tebeo mío de Makoki, y ahora he publicado en Mondadori una novela que se llama MAKING OF, que cuenta lo que fue aquel rodaje, que fue quizá el rodaje más catastrófico de la historia del cine español reciente, un rodaje con muertes, accidentes surrealistas… El libro ofrece una mirada cómica de lo que fue aquello, por cierto en Navarra en la Bardenas Reales, un gran aprendizaje, jugué muy fuerte, una película muy difícil con efectos especiales, disparos, con actores muy importantes como Iggy Pop, me lo puso muy difícil yo tenía entonces 25 años, la película ha quedado ahí, hay partes que me gustan, partes que no, pero realmente sí que ha sido muy reivindicada, es muy marciana, muy diferente a todo lo que se hacía entonces y lo que se hace incluso ahora. Por ese aprendizaje tuve que pagar un precio y lo cuento en este libro, en Making of. Como anécdota curiosa te contaré que entonces estrenamos en Sitges dos películas españolas muy diferentes al resto, una era “El día de la bestia” y la otra la mía, cuando acabó la proyección vino un señor y me dijo “Has hecho una película australiana”, lo curioso es que con los años se ha pasado mucho en la tv por cable australiana, allí gusta mucho. Al hilo de lo de Mad Max y lo que preguntas sobre Leone, la idea de hacer un western español y revisarlo, era un poco la herencia del propio cine del spaguetti western, de la que toda mi generación nos hemos nutrido un tanto en el propio cine del barrio, algo hay en la película de eso.

Su último libro, imprescindible MAKING OF

-En Atolladero entre otras muchas cosas nos ofreces al mítico Iggy Pop, trabajar con él tuvo que ser la leche, ¿cómo fue ese primer contacto?

Es un tipo muy sencillo, por entonces había publicado un disco con una imagen que me gustaba mucho, con él en la portada… Cuando tienes 20 años crees que todo es posible y se me ocurrió enviar a su agente un guión traducido, le gustó mucho y vino, fue por una cantidad asequible, no pidió nada de dinero y además nos compuso los dos temas centrales de la película, hoy en día ya te vuelves mucho más tímido y no te planteas estas cosas, ganas en oficio pero pierdes en valentía.

-La música otra de tus pasiones, además has trabajado con muchos músicos y cantantes, cómo ha sido esa relación? qué escucha Oscar Aibar?

Si, durante siete años hice todos los videoclips de Loquillo, he tenido mucho contacto con ese mundo soy muy melómano, sobre todo el rock and roll me gusta mucho, una de mis frustraciones en la vida es la de haber sido estrella de rock pero como no he tenido cuerpo ni voluntad (risas) pero he trabajado con ellos, poniéndoles la ropa que a mí me hubiera gustado llevar, moviéndose como a mí me hubiera gustado moverme, etc. En cuanto a los gustos musicales que me preguntas, soy muy ecléctico, de música clásica a punk, un poco perdido en los últimos 20 años, escucho cosas anteriores, me gusta mucho la música, muchísimo.

-Hablando de música me apetece bailar, tras esa comedia se esconden cosas muy serias, me refiero a “La máquina de bailar”. El fracaso, la rutina, las ilusiones…

Es una comedia muy divertida, después de hacer Platillos Volantes, que a pesar de su título es un film serio, quería hacer precisamente lo contrario, me gusta llevar la contraria a mí mismo, la máquina de bailar es una máquina desenfadada que se ríe mucho de sí misma. Sin ningún tipo de pretensión, solo con una que es la de entretener y hacer pasar un buen rato a la gente, claro que bajo esta banalidad siempre me gusta algo de profundidad y la tiene, hay un momento en que Santiago reflexiona un poco sobre la cultura popular, el cine de masas como Rocky o este tipo de películas, pero básicamente es una peli muy entretenida para no pensar mucho.

-Por cierto, un rodaje con Santiago Segura tiene que ser cojonudamente divertido.

Si, él era el productor, pero no creas porque realmente hay una cosa que con Santiago hablamos mucho que es lo siguiente, en una comedia cuando estás en plató si todo el mundo se ríe mucho los chistes no suelen ser muy buenos, los chistes mejores son aquellos que cuando estás haciéndolos realmente parece que no funcione, sin embargo luego en una sala sí. Una comedia es mucho más serio de lo que parece a la hora de hacerla. Trabajar con Santiago es estupendo tiene una gran intuición para el humor y también mucho cine a cuestas, se aprende muchísimo trabajando con él desde luego.

-Vamos a pasar a una peli tuya que me apasiona, “Platillos volantes”. Este film tiene muchas y muy interesantes lecturas. Él título ya nos ofrece un concepto de la propia época sobre el fenómeno ovni en nuestro país. La década de los 70, años de cambio, una moda que puso a prueba la mentalidad de toda una generación. Ilusión, ignorancia, fanatismo… ¿Qué supuso para ti toda esta fiebre? ¿Qué nos quieres transmitir realmente?

Tiene muchas lecturas, quisimos hacer una película sobre la necesidad del creer, en una España muy triste, muy esquizofrénica… había muy poca oferta de entretenimiento creo que se divertían 20 personas los demás estaban trabajando, era una España muy gris, hubo una moda en aquella época, una vía de escape impresionante que incluso el régimen toleró que era la moda mundial de los Ovnis, todos los medios se hacían eco de este tipo de avistamientos, incluso se formaron muchos clubs algunos de ellos incluso eran coartadas de cosas más serias como C.C.O.O., reivindicaciones sindicales… etc. La historia habla de esa España terrible y cómo afectó esa moda a la cultura de este país.

-Me encanta la psicología de los personajes, muy acertado el dúo formado por Ángel de Andrés López y Jordi Vilches, están a un grandísimo nivel. Supongo que tuvo que ser muy duro basar la historia del filme sobre un caso real, me refiero al doble suicidio de Terrasa, la historia sin duda es de película y muy muy extraña.

Es una historia que tenía en la cabeza desde muy niño, recuerdo que con mi hermano mayor teníamos un dossier de expedientes paranormales que recortábamos de las revistas y lo escondíamos detrás de los libros para que la C.I.A. si venía por casa no lo descubriera. Entonces recuerdo que de todos aquellos casos tan lejanos, de Perú, Washington… Había uno que era de dos personas que se habían suicidado apenas a 30 kms de mi casa para viajar a Júpiter, siempre lo había tenido en la cabeza. Fue a raíz de un contacto con Iker Jiménez que publicó “Enigmas sin resolver” y que abordó el caso nos ayudamos mucho en la documentación y descubrimos que estas dos personas tenían una larguísima correspondencia personal muy interesante, con este material comenzamos a escribir el guión.

-En ese mismo enclave donde ocurrieron aquellos sucesos, han ocurrido otros no menos trágicos, parece que tuviera algún tipo de imán maléfico ese apeadero de Torrebonica, ¿Cómo valoras estas experiencias?

Mi experiencia dice que siempre que ruedo una película parece que todo siempre deba pasar ahí, en ese momento y en ese lugar, fue un rodaje estupendo aunque sí que pasaron cosas raras, recuerdo que ellos creían que decapitándose bajo el tren sus almas se iban a proyectar a otro planeta porque había un escritor italiano que había puesto de moda esa teoría absurda, se suicidaron en una estación que estaba apenas a 2 kilómetros de un lugar donde casualmente hicimos muchós platós de la película que es el hospital del Torax, un lugar horrible e inmenso, una especie de matadero de tuberculósos del franquismo, un sitio abandonado muy tétrico, muchísima gente se suicidaba ante esta enfermedad entonces mortal, era como entrar en Auschwitz, una vez que entrabas tenías muy pocas posibilidades de salir. Muchos de estos tuberculosos caminaban hasta esa estación y se tiraban al tren, con lo cual estar trabajando allí era terrorífico, aquellos pasillos inmensos era algo monstruoso, cuando Franco lo innaguró se dice que sus palabras fueron “Los enfermos nunca van a comer caliente” los pasillos eran gigantescos. Recuerdo que los técnicos a los novatos les hacían subir a una planta para recoger algún cable, y claro era para aterrorizarles porque andar solo por allí… imagínate.

¿Crees que puede haber algo que escape a nuestra razón? ¿Has tenido alguna experiencia extraña?

Una de las lecturas mas importantes de la película para mi es que hay un tipo de prensa sensacionalista a la que se ancla gente muy sola que no tiene quizá una gran formación intelectual y que necesita creer en algo y que puede llegar a ser incluso gente peligrosa, estos dos pobres desgraciados se tomaron muy en serio a charlatanes de la época, estos señores que alegremente publicaban un libro como alentando a la gente a suicidarse, la peli denuncia ese tipo de prensa, de todas formas es un periodismo que a mi mismo por otro lado me gusta mucho porque yo no me lo tomo como algo serio, no como periodismo de investigación científica sino como algo muy entretenido, escuchar un programa de radio por la noche con la música de fondo… La verdad que me lo paso muy bien, tomándoselo así yo creo que siempre existirá porque a la gente le encanta dejar una puerta abierta, creer que hay algo más. Vivir en un mundo en el que todo esta comprendido, entendido, explicado y cartografiado es muy aburrido y un poco triste.
http://es.youtube.com/watch?v=jQluhKDbHMc
-Hay mucha parafernalia alrededor de estos temas, ¿Se ha pasado de la túnica al sensacionalismo?

En Platillos volantes hay una pareja que vienen de dos ecuelas diferentes, el señor mayor que proviene del catolicismo más férreo, y que cambia a Jesucristo por los marcianos, este sería un poco del grupo ese de las túnicas que dices, por otro lado el joven pertenece más al nuevo periodismo de la época que era más tipo Jimenez del Oso, J.J.Benitez, con esa particular terminología universitaria con la grabadora, el cuaderno de campo, era como la fe y la ciencia, ahora Iker, que es el más conocido encarna un poco ese tipo de investigador más adaptado a nuestros tiempos, a mi me gusta mucho su programa, y también dejando la puerta abierta al show-bussines y hacen muy bien, porque es lo que atrae a la gente, es la actualización que ya comenzó en los 70, son los herederos de ese tipo de periodismo de lo misterioso y está muy bien, soy bastante fan.

-Tu último trabajo hasta la fecha “Rumores” ¿Crees en el poder destructivo del concepto rumor o es ya parte de nuestra sociedad y depende de la persona y debemos convivir con ello?

Es un Telefilme para la Televisión Catalana y Canal+ sobre una adaptación de un cuento de mi primer libro Relatos y básicamente el tema central son las leyendas urbanas. La tesis de la peli, del cuento es la de un chico que crea una empresa de rumores para utilizar el boca a boca de forma destructiva en asuntos comerciales, una multinacional lo capta y descubre que el mundo está manipulado por grandes empresas que crean diferentes rumores (bolsa, sistemas financieros, mundo del espectáculo, literatura…) en un mundo en el que la gente deja de creer lo que dice el telediario vuelve a creer en lo que le dice el vecino, eso aparentemente inocente actualmente no es así, hay empresas que tienen un departamento de rumorólogos que funciona y está ahí. La peli habla de esto. Es una técnica nueva de marketing que incluso ya se había utilizado en la II Guerra Mundial el control de la rumorología estaba muy bien organizado y ahora se está utilizando a nivel comercial por las grandes marcas.

Gracias Oscar, ya casi estamos terminando, ahora para concluir unas preguntas cortas e informales de respuesta rápida.

-Un número, un color
18, azul marino

– Una ciudad
Barcelona

-Un lugar para perderse
Madrid

-Algo para comer y algo para beber
Jamón Ibérico de bellota y un buen Rioja

-Algo para soñar
Mi siguiente película

-Noche o día
Atardecer

-Montaña o playa
Alta mar

-Actor preferido, acrtriz predilecta
Pere Ponce, Josele Román

-Un director
Alex Cox

-Una peli
American Splendor

Mil gracias Oscar, para terminar preguntarte algo ¿Tienes ascendencia navarra? Tu apellido es el de una emblemática población llamada precisamente Aibar.

Soy de familia de navarros y aragoneses que emigraron a Cataluña, la familia de mi padre era de Cinco Villas y la de mi abuelo sí que era de Navarra, así que soy algo navarrico.

Un abrazo y si puedes adelantarnos algo de tu próximo proyecto no lo hagas que ya sabes lo malos que son los rumores jeje Eperamos impacientes ese próximo proyecto.

Estoy con dos proyectos de cine y bueno, da mala suerte hablar de ello antes, hemos acabado los guiones ahora y espero rodar al menos uno de ellos para el año que viene.

-Un placer Oscar, muchísimas gracias por esta magnífica entrevista que has concedido para “el cine de marco”

Muchas gracias a ti, un abrazo.

6 comentarios sobre “Entrevista al director de cine Oscar Aibar”

  1. Definitivamente Marco, tu blog va pasando de ser necesario a ser un lujo necesario, si me permites la expresión.

    ¡Vaya dos últimos «posts» más jugosos llevas!

    Un saludo desde mi jardín, lleno de hojas que extienden su manto encima de la verdísima hierba y, también, cómo no, provisto de un ordenador y una pantalla de cine.

    Un abrazo. 😀

    P.S.: ¿Recibiste mi contestación a tu mensaje?

  2. [quote:bae93b7f48=»Epicuro»]Definitivamente Marco, tu blog va pasando de ser necesario a ser un lujo necesario, si me permites la expresión.

    ¡Vaya dos últimos «posts» más jugosos llevas!

    Un saludo desde mi jardín, lleno de hojas que extienden su manto encima de la verdísima hierba y, también, cómo no, provisto de un ordenador y una pantalla de cine.

    Un abrazo. 😀

    P.S.: ¿Recibiste mi contestación a tu mensaje?[/quote]

    Hola Iñaki, un lujo es que escribas aquí opinando sobre este artículo, gracias amigo, gracias por partida doble y perdón por mi tardía respuesta, espero poner en práctica tus enseñanzas técnicas ya que mis manazas no son compatibles con cierta tecnología aunque sea de salón jejej.

    Un fuerte abrazo y a ver cuando nos deleitas con un nuevo y regado artículo en tu jardín de otoño. 🙂

  3. Pues tengo que unirme a la felicitación de Iñaki, marco. Este blog está cada día más interesante, por no decir la envidia que me das de haber conocido personalmente a Oscar Aibar.

    Yo soy un entusiasta de «Atolladero». Supe de su rodaje en las Bardenas y me hubiera gustado poder haber ido, pero no me fué posible, A Oscar Aibar quiero agradecerle que nos enseñara que este tipo de cine se podía hacer en España. Ciertamente jamás pensé que Pere Ponce o Joaquín Hinojosa puedieran dar los registros que dieron en ese trabajo y el conseguir a Iggy Pop fué un sorpresón. También recuerdo al difunto Félix Rotaeta, hombre al que siempre admiré por su entrega al cine.

    Que Gran Blog tienes marco, mi felicitación más sincera.

    Un abrazo marco.

  4. Hola amigo Marco cada día te superas más, esta entrevista al director de cine Oscar Aibar es genial.Enhorabuena Marco.
    Tienes un excelente blog de cine al que estás dedicando muchas horas de trabajo y sobretodo le pones especial cariño en todo lo que haces en él .
    En tu blog el cine es poesía y corazón, tu llevas el cine dentro de tu ser y eso es lo más importante.
    Un gran abrazo sigue así .
    Maika luzblanca

  5. [quote:f36cb929d9=»Txipiriko»]Pues tengo que unirme a la felicitación de Iñaki, marco. Este blog está cada día más interesante, por no decir la envidia que me das de haber conocido personalmente a Oscar Aibar.

    Yo soy un entusiasta de «Atolladero». Supe de su rodaje en las Bardenas y me hubiera gustado poder haber ido, pero no me fué posible, A Oscar Aibar quiero agradecerle que nos enseñara que este tipo de cine se podía hacer en España. Ciertamente jamás pensé que Pere Ponce o Joaquín Hinojosa puedieran dar los registros que dieron en ese trabajo y el conseguir a Iggy Pop fué un sorpresón. También recuerdo al difunto Félix Rotaeta, hombre al que siempre admiré por su entrega al cine.

    Que Gran Blog tienes marco, mi felicitación más sincera.

    Un abrazo marco.[/quote]

    Gracias Txipi, la verdad que Atolladero se esta convirtiendo con los años en una auténtica peli de culto, hay q quitarse el sombrero… hacer una peli asi para ser la primera, Oscar es un crack, un tipo genial y su carrera muy ascendente, no nos dejará de sorprender, estoy deseando q sus nuevos trabajos vean pronto la luz, mientras tanto espero que estar en breve por Madrid para que me firme su Making of y podamos tomarnos una caña. Grande Oscar, muy amable un privilegio esta entrevista.

    Txipi un abrazo, gracias por entrar en este rincón y por tus palabras.

  6. [quote:b4e9d08e72=»Maika»]Hola amigo Marco cada día te superas más, esta entrevista al director de cine Oscar Aibar es genial.Enhorabuena Marco.
    Tienes un excelente blog de cine al que estás dedicando muchas horas de trabajo y sobretodo le pones especial cariño en todo lo que haces en él .
    En tu blog el cine es poesía y corazón, tu llevas el cine dentro de tu ser y eso es lo más importante.
    Un gran abrazo sigue así .
    Maika luzblanca[/quote]

    Hola amiga, jo Maika como siempre mira lo q me pasa 😳 , haces q me ponga rojo ya ves, mil gracias maja, la verdad q meto horas pero como me gusta resulta satisfactorio ya que me supone un tiempo de disfrute, lo hago con mucha dedicación y cariño y sobre todo con ganas de aportar algo, aunque sea un poquito.

    Gracias por estar ahí. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *