La muerte tenía un precio

http://es.youtube.com/watch?v=mFiGs15Pix8
Comienza la fiesta, merecido homenaje (ya era hora por mi parte) a Sergio Leone y que mejor momento que esta escena final que simplemente se define con dos palabras: OBRA MAESTRA. Comprender todo lo que significa este ritual duelo para el «Coronel» pone los pelos de punta, esta escena está por encima del bien y del mal, mas allá del honor se encuentran aquí en su punto final, la trágica historia de hombres sin futuro, solitarios y agrestes como el paisaje curtido de sus polvorientos y agrietados gestos. Suena el reloj con esos primeros planos marca de la casa de Leone, detalles sagrados de coreografía y puesta en escena sublime. La música, la imágen y el lugar, roza la perfección, hasta el viento que golpea las ventanas esta aliado con el mínimo detalle. Y que decir de estos tres actores, Lee Van Cleef justiciero de la sombra, Jean Marie Volanté sediento siempre de mal, y Clint Eastwood solitario jinete tan duro como romántico.
Disfruten de este duelo, cine en estado puro, planos y música ensamblados con la calidad de ese artesano llamado Sergio Leone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La muerte tenía un precio

https://www.youtube.com/watch?v=http://es.youtube.com/watch?v=mFiGs15Pix8https://www.youtube.com/watch?v=
Comienza la fiesta, merecido homenaje (ya era hora por mi parte) a Sergio Leone y que mejor momento que esta escena final que simplemente se define con dos palabras: OBRA MAESTRA. Comprender todo lo que significa este ritual duelo para el «Coronel» pone los pelos de punta, esta escena está por encima del bien y del mal, mas allá del honor se encuentran aquí en su punto final, la trágica historia de hombres sin futuro, solitarios y agrestes como el paisaje curtido de sus polvorientos y agrietados gestos. Suena el reloj con esos primeros planos marca de la casa de Leone, detalles sagrados de coreografía y puesta en escena sublime. La música, la imágen y el lugar, roza la perfección, hasta el viento que golpea las ventanas esta aliado con el mínimo detalle. Y que decir de estos tres actores, Lee Van Cleef justiciero de la sombra, Jean Marie Volanté sediento siempre de mal, y Clint Eastwood solitario jinete tan duro como romántico.
Disfruten de este duelo, cine en estado puro, planos y música ensamblados con la calidad de ese artesano llamado Sergio Leone.

4 comentarios sobre “La muerte tenía un precio”

  1. Ooooh, el zurdo!!!

    Cuando escribiste sobre LOS CUATRO TRUHANES no podía evitar recordar está escena que es una de las míticas de la historia del cine. Hace como un año ví un reportaje en la tele sobre Sergio Leone, y la verdad que me dejo pasmado (bueno aparte de las pelis que he visto de él)

  2. [quote:04197a26d5=»urko1982″]Ooooh, el zurdo!!!

    Cuando escribiste sobre LOS CUATRO TRUHANES no podía evitar recordar está escena que es una de las míticas de la historia del cine. Hace como un año ví un reportaje en la tele sobre Sergio Leone, y la verdad que me dejo pasmado (bueno aparte de las pelis que he visto de él)[/quote]

    Hola me alegro de tu presencia amigo Urko, como dices coincido en lo de escena mítica, respecto a lo de «zurdo» me imagino q te refieres a Eastwood pero creo que era mas bien «el manco» (asi lo llaman) el zurdo es un interesante western( 😀 aprobecho y de paso enlazo) de mi querido Paul Newman, que te recomiendo pues esta bastante bien, en donde nuestro querido Paul interpreta al archifamoso Billy el niño. Volviendo al enunciado, que gran duelo y que gran música, clave en el desarrollo de la acción.

    Un abrazo–

  3. 😳 He tardado en hacer el breve comentario, pero tenía ganas hace tiempo.

    Realmente la película «La muerte tenía un precio», es una obra maestra, como dices Marco. Por alguna razón a películas como ésta, quizá no se les valora lo suficiente.

    Esta escena habla por sí sola. Los rostros de Lee Van Cleef… (¡esa mirada…!).

    Y el inmenso actor, director, y hombre de gran personalidad Clint Eastwood; al que has definido perfectamente: Solitario jinete tan duro como romántico.

    Gracias, Marco, por llevar tan bien este cine, en el que se está tan a gusto. 😉
    Un abrazo.

  4. [quote:046f4f1505=»Marca ACME»]😳 He tardado en hacer el breve comentario, pero tenía ganas hace tiempo.

    Realmente la película «La muerte tenía un precio», es una obra maestra, como dices Marco. Por alguna razón a películas como ésta, quizá no se les valora lo suficiente.

    Esta escena habla por sí sola. Los rostros de Lee Van Cleef… (¡esa mirada…!).

    Y el inmenso actor, director, y hombre de gran personalidad Clint Eastwood; al que has definido perfectamente: Solitario jinete tan duro como romántico.

    Gracias, Marco, por llevar tan bien este cine, en el que se está tan a gusto. 😉
    Un abrazo.
    [/quote]

    Me alegro 🙂 , ese es el fin, que estemos todos tan bien! tienes razón en que, es extraño pero no se valora lo suficiente, aunque con el debido tiempo se esta poniendo en su sitio.
    Lee van Cleff y su mirada… inolvidable.

    Saludos–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *