Ali MacGraw


Morena de belleza delicada y mirada paralizante, sonríe para siempre en la carretera secundaria de mi corazón. Frialdad solitaria, perdición hippie de vidas aceleradas. No me hagas daño cada mañana al amanecer de tu ausencia con el vacío de tus encantos. Tu aventura pasajera es un juego que yo siempre tomé en serio, capricho desmedido de caramelos dulces en celos de amargo dolor. Creaste moda en tu vestir de libertad eterna y casual en tus prendas. Influencia hechicera de rasgos indios, caminaste por tierras de tempestad, salvaje fuego helado que ilumina mis pasiones, dueña del pasado y sutil en métodos que siempre ocultaste para proteger nuestro amor, cruel forma de susurrar “te quiero”. Añoro “La huida” fugitiva de bancos robados junto al exceso acelerado de ese Steve pasional. Sácame de esta cárcel y larguémonos de aquí, bañémonos vestidos en estanques públicos y hagamos el amor entre sábanas de dólares que planean. Después quiero pasear y hacer muñecos de nieve para que envueltos en la risa caigas de espaldas al algodón blanco y dibujes un ángel con alas. Love Story es una historia que se acaba, al igual que estas líneas, nada es para siempre… nos queda una estela. La estela que surcó el cielo estrellado que tu rostro siempre puso a esos momentos que grabaste en mi retina. Ali MacGraw belleza única, calida y fría a la vez que todavía hoy nos enamoras.

Un comentario sobre “Ali MacGraw”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *