Oskar Werner.

http://www.youtube.com/watch?v=X7k2qnpKoGM
Ayer vi El viaje de los malditos, ahí estaba él, elegante profesor de bella compañía. Su rostro frío vienés de ojos nostálgicos y a la vez distantes.

Solitario sin amor siempre hay alguien que le quiere, y se esconde, apático, entre las sábanas de un pasado utilizado por la jóven y deseada brisa de corazón caliente; ya enfriado por la edad pasajera del deseo puntual.

Marinero reciente de un barco que navega hacia ninguna parte, encierra sus pasiones en el camarote gélido de su recurrente pasado, ella esta cerca para recordárselo. Qué esconde el hielo de tus ojos Werner, qué misterio nos desvelas en cada personaje…

«Lola Montes» te susurró algo para luchar por Catherine en “Jules and Jim», te enrolaste a ninguna parte en «el viaje de los malditos», la única vez que subió tu temperatura fue en «Farenheit 451» para frenar a «La espía que surgió del frío» agente secreto de un frío que siempre te acompañó. Escribo mientras calzo «Las sandalias del pescador» que en otro tiempo te ayudó para que hoy todos veamos el cielo.

Gracias por la reflexión Oskar Werner.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *