La seducción de Joan Collins


Su belleza perversa siempre ha sido cautivadora, mujer de atracción despampanante siempre recordó a esa Taylor agresiva que con Collins se hizo realidad, aunque solo fuera para llegar a ser una superestrella televisiva exhuberante y venenosa con clase y altiva en sus formas curvas de amante de salón.

Londinense de nacimiento y holiwoodiense de nación, su status alter ego la elevó a los cielos de su calle preferida en Beverly Hills. En 1933 nació nuestra estrella, un 23 de Mayo, primavera cómo no. De familia teatral, su padre Joe fue un agente de teatro que ejerció como representante en los inicios de la actriz. La hermana de Joan, Jackie es novelista, guionista e igualmente actriz, también tiene un hermano llamado William, su madre Elsa siempre abogó por la salida interpretativa de su bella muñeca. Y digo esto porque en 1945 hizo su debut profesional con la obra de teatro «La casa de muñecas».

Mientras, cursaba sus estudios secundarios en el instituto Frances Holland de Londres y luego estudió actuación en la «Royal Academy of Dramatic Art».
Su primer trabajo cinematográfico fue en 1951 en «Lady Godiva Rides Again» al considerar el director de casting que tenía un enorme parecido con Elisabeth Taylor, fue una aparición como simple figurante en esta producción británica.

Fue a partir de entonces cuando se interesaron por ella y comenzó a desfilar por la gran pantalla inglesa como secundaria, largometrajes como «Tres noches de amor» (1953) «Mujeres de la calle» (1953) o «The Good Die Young» (1954).

En 1955 se instaló en Hollywood para rodar «Tierra de faraones». Mítico film ambientado en el antiguo Egipto y donde interpretó el papel de la pérfida Nelifer. Ese mismo año realizó otro papel protagonista en el drama «La muchacha del trapecio rojo», junto a Ray Milland.

Cuando parecía que su despegue iba a ser frenético paradójicamente decayó y durante el resto de la década de los 50 actuó en diferentes películas poco relevantes y como actriz de reparto «El favorito de la reina» (1955), «Una isla al sol» (1957), «El vengador sin piedad» (1958) o «Un marido en apuros» (1958).

En 1960 protagonizó el drama «Esther y el rey» y dos años después acompañó a Bob Hope y Bing Crosby en la comedia «Dos frescos en órbita». A principios de los 60 trató de conseguir el papel de Cleopatra en la biografía de la reina de Egipto que dirigió Joseph L. Makiewickz, pero le fue imposible, al final este papel fue a parar a Elizabeth Taylor en el film estrenado en 1963. Nuevamente su odiada comparación con la violeta gata de cinc 😕 😀

Seguía sin llegar su ansiado status de estrella, algo que continuaría en los 60 y 70 compaginando diversos trabajos en films como «La cogiuntura» (1965), «Subterfugio» (1969), «El ejecutor» (1970), «Miedo sangriento» (1971), «Miedo en la noche» (1972), «Condenados de ultratumba» (1972), «Las orgías de la locura» (1973) o «Las pícaras aventuras de Tom Jones» (1975), con apariciones como actriz invitada en las series «El agente de CIPOL», «Star Trek», «El Virginiano», «Batman», «Misión imposible», «Los persuasores», «Espacio 1999», «Baretta», «La mujer policía» y «Starsky y Hutch».

En 1978 fue actriz secundaria en el film policiaco «Detective privado» y a finales de los 70 protagonizó dos vehículos de lucimiento basados en las novelas eróticas de su hermana Jackie titulados «El semental» (1978) y «El placer» (1979). En 1980 volvió a Londres con la obra «The Last Mrs. Cheyney».

Pero a partir de 1981todo cambiaría para nuestra escotada actriz el productor Aaron Spelling la convirtió toda una estrella de televisón gracias a su papel Alexis Carrington, la malvada ex-mujer de Blake Carrington (John Forsyhte) en la serie «Dinastía». Su personaje que se incorporó en la segunda temporada por el que obtuvo fama a nivel mundial, logró uno de los sueldos más altos de la historia en la pequeña pantalla y por su interpretación consiguió un Globo de oro en 1983 y una nominación al Emmy en 1984, ambas en la categoría de Mejor actriz en serie dramática. Fue un auténtico «boom».

A lo largo de las 9 temporadas que duró la serie, también trabajó en otros telefilms y diversas miniseries: «Muñecas de papel» (1982), «Making a Model» (1983), «Pecados» (1986) o «Monte Carlo» (1986) y también fue actriz invitada en las series «Vacaciones en el mar» y «Cuentos de hadas» (interpretó a la madrastra y a la bruja en el episodio dedicado a «Hansel y Gretel»).

En 1983 posó para la revista Playboy catapultándola como un icono sexual de principios de los 80. (¡A sus 50 años!)
En 1988 y debido a su gran popularidad publicó su primera novela «Prime Time.

Finalizada «Dinastía» en 1989, dos años más tarde retomó su papel el telefilm «Dinastía: el final», realizado para cerrar definitivamente la trama de la serie.

En 1992 representó en Londres y en Broadway la obra «Private Lives», junto al actor Noel Coward, volvería a coincidir en la obra «Collins and Coward», producida y protagonizada por ambos. En la década de los 90 realizó apariciones especiales en varias series «Roseanne», «La niñera» y «Pacific Palisades». Además actuó en telefilms como «Annie: A Royal Adventure» (1995) y «Sweet Deception» (1998) También como secundaria en el cine británico con los films «En lo más crudo del crudo invierno» (1995) de Kenneth Brannagh y «The Clandestine Marriage» (1999). En 2000 interpretó a Perla (papel que en «Los Picapiedra» (1994) encarnó Elizabeth Taylor), la madre de Wilma (Kirsten Johnston) en la lamentable «Los Picapiedra en Viva Rock Vegas». Por esta interpretación fue nominada al Razzie en la categoría de Peor actriz secundaria.

En 2001 intervino en el telefilm «These Old Broads», junto a actrices veteranas como Elizabeth Taylor, Debbie Reynolds y Shirely MacLaine. En 2002 interpretó a Alexandra Spaulding von Halkien Thorpe en el culebrón «The Guiding Light». En fechas recientes ha realizado apariciones especiales en series británicas «Hotel Babylon» o «Mujeres de futbolistas». Su trayectoria profesional se completa con obras teatrales como «Over the Moon» (2001), «Full Circle» (2004) y «Legends!» (2006), esta última junto a su antigua compañera en «Dinastía» Linda Evans, juntas protagonizaron una d elas peleas más famosas de la historia de la televisión. Amigas en la vida real y amigas muy muy amigas igualmente del mismo cirujano 🙂 . En 2006 realizó una gira con un espectáculo a su medida titulado «A Night Woth Joan Collins» y apareció en la gala de los Emmys junto a los actores Stephen Collins y Heather Locklear con el fin de participar en el homenaje póstumo al productor Aaron Spelling, al que le debe su fama. Durante ese mismo año colaboró en el programa especial para conmemorar el 25 aniversario de «Dinastía» titulado «Dynasty: Catfights & Caviar». Se le concedió la Orden de Dama del Imperio Británico por sus trabajos artísticos y de caridad.

Su vida íntima siempre estuvo cargada de promiscuidad, y su actividad sexual siempre ha sido acelerada como ella misma reconoce. Numerosos romances con actores y cantantes como Harry Belafonte, Warren Beatty o Dennis Hopper y ha estado casada en 5 ocasiones: Primero con Maxell Reed (1952-1956), Anthony Newley ( de 1963 a 1970 y con el que tuvo dos hijos llamados Tara y Alexander), con el productor Ronal S. Kass (entre 1972 y 1983, con el que tuvo una hija llamada Katia) y con Peter Holm (1985-1987). Su quinto y actual marido es el director y productor teatral Percy Gibson, al que se unió en 2002.

Su acelerada vida sentimental ha sido y es propia de esa superestrella de mansión californiana, lencería de satén, muñecos de peluche y cirujanos plásticos. En definitiva la seducción de la pérfida, Joan Collins, siempre cautivadora.
http://es.youtube.com/watch?v=irlYMLPJdqY

2 comentarios sobre “La seducción de Joan Collins”

  1. Tu blog si que es magnífico, amigo Marco. Me encanta el cine, y tu visión del mismo así como lo que nos cuenta de él es siempre muy interesante.
    Sigue con ello, y cejes!

    Por cierto, es increible la atracción fatal que las mujeres malas tienen para nosotros, oh! pobres mortales! y de entre ellas Joan Collins es una de las primeras en la lista 😀

  2. [quote:c9087a0d7e=»Homer_»]Tu blog si que es magnífico, amigo Marco. Me encanta el cine, y tu visión del mismo así como lo que nos cuenta de él es siempre muy interesante.
    Sigue con ello, y cejes!

    Por cierto, es increible la atracción fatal que las mujeres malas tienen para nosotros, oh! pobres mortales! y de entre ellas Joan Collins es una de las primeras en la lista :D[/quote]

    Muchas gracias Homer, cierto lo que dices de estas actrices de atracción fatal… jeje me estoy acordando también de Diana de «V», esta también tenía lo suyo, menuda «lagarta» 😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *