Nos dejó Isaac Hayes, el rey del waka-waka


Acompañaste con tu música a Richard Roundtree en uno de los mejores comienzos de la historia, John Shaft y su caminar desenfadado respiraba el frio de las noches rojas de Harlem, vapor atmosférico del waka-waka de tu guitarra. Gabán de cuero, perfil chulesco, black power que exigía su sitio de una vez por todas. Su lugar en el mundo se inició en la percusión del funky de tus notas, la mejor conjunción del soul se escondía en tus ojos tras el cristal ahumado de una gafas de sol, brillo de tu existencia.

Un 20 de agosto de 1942 nuestro genio vio la luz en la cuna de la música estadounidense Memphis, Tennessee, huérfano de padres jamás de sensibilidad y talento, creció con la humilde educación de sus abuelos que ya atisbaron la genialidad de sus acciones. Con cinco años ya cantaba en el coro de la iglesia y enredaba en el órgano con gran habilidad, el saxofón también era motivo de sus primeros experimentos musicales para el agrado de famiiares y amigos. La música era su pasatiempo, pero su verdadera vocación siempre fue la medicina por la que siempre se sintió muy atraido. El destino, la causalidad, se cruzó en su camino en forma de concurso de jóvenes talentos ganando con una interpretación del mítico Nat King Cole «Looking Back». Sin duda este hecho le abrió unas puertas que jamás se cerrarían. El sello discográfico Stax Records se hizo con sus servicios a partir de los años 60 y su carrera comenzó a despegar.

Uno de los hechos más significativos de sus comienzos fue tocar el piano junto a Otis Reding en «Otis Blue». Poco a poco la sombra de su talento se alargó de forma progresiva. Siguió su trabajo en estudios de audio como músico para la banda «Booker T. & the MGs». Poco después hizo su debut con el disco «Presenting Isaac Hayes» era el año 1967. Su tosca voz hizo centrarse en largas dosis instrumentales, sin darse cuenta dio forma evolucionando y perfeccionando el funky melódico, con ello dió fruto su exitoso «Hot Buttered Soul».

Con los 70 llegó su apogeo: «The Isaac Hayes movement» (1970) o «To be continued» (1970).

Pero su mayor éxito con el que tocó el cielo fue con la banda sonora de «Shaft» en 1971. el blaxplotation de moda que ya pedia a gritos un héroe nego, el irrepetible duro y seductor Richard Roundtree. El inspirado Gordon Parks dirigió este film de culto que por supuesto guardo con orgullo y pasión, asi como el disco original con su música. Rápidamente fue un éxito total y alcanzó el número 1 en las listas norteamericanas. Los premios comenzaron a llover: Premio Grammy, un Globo de oro y ATENCIÓN : Oscar por la estupenda canción «Theme from Shaft», todo un clásico, un himno del black power y del barrio de Harlem. Su mítico punteo de guitarra, ese waka waka, y su ajada voz en el final del tema… sublime. Los sensuales coros muy a tono con el protagonista y con el contenido sexual de la letra.

Al final de ese año grabó otro buen álbum, «Black Moses», segundo Grammy para delirio de sus seguidores. Después vino «Wattstax — The living world» (el llamado el Wodstock afrocamericano), «Joy» (1973), «Live at the Sahara Tahoe» (1973) y «Chocolate chip» (1975).

En los años 80 prosiguió su estilo y su evolución musical, llegando a ser uno de los pioneros del Rap: «Love attack» (1988), «Double feature – three tough guys & Truck Turner» (1993), «Wonderful» (1994), «Branded» (1995), «Raw and refined» (1995) y «Ultime Colection» (2000). Cuatro recopilatorios titulados «The best of Isaac Hayes – Volume 1» (1986), «The best of Isaac Hayes – Volume 2» (1986), «The best of Isaac Hayes – The polydor years» (1996) y «The best of Isaac Hayes» (1998). Experimentó con la música disco, fue un gran innovador.

Isaac Hayes actor.

Cabe destacar que en los años 70 comenzó una carrera paralela como actor. Films de blaxplotation como «Tough Guys» (1974) o «Truck Turner» (1974).

Participó en «1997: Rescate en Nueva York» (1981) de John Carpenter, la hispano-mexicana «Escuadrón» (1987) de Jose Antonio de la Loma, «Fuego, nieve y dinamita» (1991), «Las locas, locas aventuras de Robin Hood» (1993) de Mel Brooks, «Te puede pasar a tí» (1994), «Blues Brothers 2000» (1998) de John Landis, «Operación Reno» (2000) de John Frankenheimer o «Hustle & Flow» (2005). Fue actor invitado en series como «Los casos de Rockford», «El Equipo A», «Corrupción en Miami», «Hunter», «Historias de la cripta» y «Stargate». En 2000 realizó un cameo y grabó una nueva versión del «Theme from Shaft» para el film «Shaft: the Return», dirigido por John Singleton y protagonizado por Samuel L. Jackson. Su música también ha formado parte de la banda sonora de numerosas películas, destacando las dos entregas de «Kill Bill» de Quentin Tarantino.

Entre 1997 y 2006 trabajó en la serie de animación South Park, dando su voz al personaje del Chef. En 1999 repitió este papel en su versión cimematográfica «South Park, más grande, más largo y sin cortes». En 2006 decidió abandonar la serie, (esta anécdota es buena) debido a una sátira sobre la Iglesia de la Cienciología a la que él pertenecía con devoción.

En 2008 actuó en la película de serie B «Return to Sleepaway Camp» y en la todavía sin estrenar «Soul Man», donde se interpretó a sí mismo (junto al también recientemente fallecido Bernie Mac).

Durante años estuvo muy comprometido con labores sociales de ayuda a necesitados. En lo personal, estuvo casado tres veces y tuvo mucha vida extramatrimonial. Con su primera esposa tuvo tres hijos. Entre 1973 y 1986 se casó en segundas nupcias con Mignon Harley, con la que tuvo dos hijos. Desde 2005 hasta su fallecimiento estuvo unido a Adjowa Hayes, fruto de esta unión nació su último hijo.

Recientemente me enteraba que el gran Isaac Hayes, aquel que tanto me había hecho soñar con su música fallecía el 10 de agosto de 2008 en su casa de Memphis.Encontraron su cuerpo desplomado junto a la cinta andadora que asiduamente utilizaba para estar en forma, la cinta continuaba en movimiento como metáfora de su música, su vida… Siempre en movimiento, siempre innovando, siempre en nuestro recuerdo. Descanse en paz Isaac Hayes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *