Misterios del cine: La maldición de Poltergeist


Definición de Poltergeist:

«Término exclusivamente parapsicológico que corresponde a la voz alemana que significa «duende ruidoso». Se denomina así a una extensa gama de fenómenos Parafísicos (raramente Parabiológicos) que se manifiestan siempre vinculados a un lugar (viviendas, cementerios, templos, etc.). Algunos de los hechos registrados en este tipo de manifestación han sido: Litotelergia, Raps, Teleplastias, Telecinesia de muebles u objetos pesados, Fantasmogénesis, voces y ruidos paranormales. Parecen asociarse a la presencia se un sensitivo, con frecuencia en edad adolescente. Han recibido también el nombre de casas encantadas o infestación. (Léase también Psicorragia)».

Con la definición de este término podemos entrar en materia para comprender un poco más el polémico y trágico film que vamos a tratar. (Que me corrija el gran Santiago Vázquez si la definición no es del todo correcta, puesto que seguro puede mejorarla).

Esta película fue un auténtico hechizo taquillero en 1982, además de ser una apuesta personal del propio Spielberg, escrita y producida por él aunque dirigida por Tobe Hopper. Al parecer el propio Steven tuvo una experiencia paranormal a los 19 años, hecho que le marcó profundamente. A los tres días de fallecer su padre comenzaron los fenómenos, de pronto se rompieron los cristales de una de las ventanas, comenzaron a escuchar extraños sonidos sin localización concreta en varias habitaciones y la mecedora favorita del difunto se movía sola de vez en cuando.
Este hecho hizo que Steven Spielberg se inmiscuyera tanto en la película que comenzaron los primeros problemas con el director Hopper, fueron tantas las disputas, que finalmente la presencia de Tobe Hopper en el filme se ciñe simplemente a que figure su nombre en los títulos de crédito. Su éxito comercial posterior y sus tres nominaciones al Oscar hizo que en apenas 6 años se rodaran 2 secuelas… y no dió tiempo a más porque la mitad del reparto ¡¡había muerto!!

Heather O’Rourke. La preciosa niña rubia de inquietante presencia murió de una infección intestinal a los 12 años de edad, participó en las 3 cintas.

Dominique Dunne. Hermana de la niña en la ficción, murió estrangulada por su novio al poco tiempo de estrenarse el primer film.

Julian Beck. El anciano «malo» en Poltergeist II falleció a mitad de rodaje víctima de un cáncer de estómago, tenía 60 años.

Will Sampson. Actor de origen indio aparecía en Poltergeist II murió a los diez días del estreno, no superó una operación de corazón, tenía 53 años.

El rumor sobre una posible maldición no tardó en extenderse, mil hipótesis (muchas de ellas disparatadas) corrían como la pólvora. Se llego a decir incluso que la productora Amblin se ubicaba sobre un antiguo cementerio indio (Totalmente falso).

Tengo que aclarar que, por sorprendente que parezca , todo tiene a priori su explicación médica y «lógica». Cierto es que Julian Beck era consciente de su enfermedad e incluso trabajó por iniciativa propia ya que los médicos le habían dado la fatal noticia sobre su terminal estado, sin embargo Beck, no sin antes hablar con cada uno de los miembros del rodaje, decidió seguir adelante a pesar de su inminente final que no tardó en llegar.

El novio de la malograda Dominique ya había maltratado a la jóven en múltiples ocasiones, y el trágico desenlace fue una desgracia que muchos veían venir.

El corazón de Sampson estaba dañado y tratado desde hacía unos cuantos años y la operación ya estaba concertada, lamentablemente no lo superó.

Por último el fallecimiento de la niña Heather fue un desgraciado error médico. Al concluir Poltergeist III en 1988, la jóven actriz comenzó a dar sus priméros síntomas de dolencia abdominal. Los médicos no vieron nada y cuando ingresó en urgencias con fuertes dolores la infección intestinal ya era irreversible.

En definitiva, 4 muertes alrededor de una saga de tres películas sobre fenómenos paranormales 😕 . ¿Casualidad?…

http://es.youtube.com/watch?v=9AlDiwvv1QY&feature=related

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *