A la memoria de Ulrich Mühe.


Nos ha dejado el gran actor alemán de corte clásico y mirada perenne Ulrich Müge, rugido interpretativo de este alemán procedente de la extinta RDA, esa alemania del este que fue tan alejada del mundo por el muro lamentable de la desdicha. 54 años de un guión inacabado para el último prusiano del cine bávaro, el último noble de duro semblante y húmeda mirada, la que recordamos hoy con tristeza divisando el presente vacío de un teatro eterno repleto de los ecos del pasado; esos que reconocen el trabajo y la entrega de este actor sereno.

Antes de caer su telón habló por primera vez recientemente de su enfermedad, esa cancerígena causa que ha cerrado el último episodio de su vida. Pero como todos los buenos actores ha dejado el legado de la inmortalidad en “La vida de los otros” esa ironía en forma de título como mensaje de su “hasta luego”, sigue entre nosotros.

Y en sus inicios teatrales el Egmont de Goethe en el Deutsche Theater de Berlín oriental, hoy en su ausencia el propio teatro cruje la tarima por él llorando su pérdida. Una sátira cinematográfica sobre Hitler, en el Mein Führer de Helge Schneider. Y es que se atrevía con todo y entonces llegó:
Aunque entre el público alemán era uno de los actores más conocidos, su fama internacional le llegó con Das Leben der Anderen (La vida de los otros), la ópera prima de Florian Henckel von Donnersmarck que logró el Oscar a la mejor película en lengua extranjera, después de ganar el Premio de Cine Europeo en 2006.
La historia, ambientada en 1984, está protagonizada por Mühe como agente de la Stasi, la policía secreta de la extinta República Democrática Alemana (RDA), encargado de espiar a una pareja de artistas, en la que la esposa se convierte en informante.
El propio Mühe pudo revivir en esta película parte de su propia biografía. Al igual que el actor de la película descubre que su mujer se ha «vendido» a la Stasi, también a Mühe se le reveló que su primera esposa, actriz al igual que él, trabajó para esta policía secreta.
Mühe estaba casado en terceras nupcias con la también actriz Susanne Lothar y tenía cinco hijos.

Su legado corto pero intenso merece que todos lo recordemos por su calidad. Desde “el cine de marco” proyectamos su última función” la que nos hizo vibrar con su interpretación, y desde aquí todos aplaudimos. Gracias.
Descanse en paz.

2 comentarios sobre “A la memoria de Ulrich Mühe.”

  1. Definitivamente, cada día que pasa, cada película que pasa por esta «ventana», hace que ésta me sea más imprescindible: amigo Marco.

    Como prescindibles eran aquellos hombres grises, los mismos que arrebataron a un conocido mío el libro «1.984» del gran Orwell a su entrada en el «paraíso socialista», lo mismo que dicho conocido me decía de aquella monstruosidad llamada R.D.A. a su regreso: «Orwell: 1.984…Orwell…¡buf!«. Y es que ya lo dijo Lenin: «¿Libertad…para qué? «…cualquiera que se haya tomado la molestia de leer su obra «Estado y revolución» me entenderá. Pero era cuestión de tiempo que un régimen de hierro se comiera su propia cola.

    Ha muerto Ulrich Mühe, hasta él mismo recibió el azote de tan terrible sistema omnipresente y corrupto. Ha muerto Ulrich Mühe, éso y nada más importa.

    Esta noche brindaré allá en la costa cantábrica por él y por ti, Marco.

    ¡Salud!

  2. Salute amigo Oneca desde mi escondite al sol mediterráneo, seguimos asomados a al ventana de los sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *