Ostras y caracoles

En la película Espartaco del gran Kubrik, tenemos una curiosa conversación que forma parte ya de los grandes diálogos de la historia del cine. Con sutileza y de forma inteligente se genera una charla que, más allá de crear polémica y mostrarnos apetencias y gustos bisexuales, genera una atmósfera que atrapa al espectador de forma atenta e incómoda, al tratar con esa fantástica metáfora un tema tabú para la época del film, desafiando a la siempre temida censura.
http://www.youtube.com/watch?v=CbtKQQXUvKE
Craso (Lawrence Olivier) está bañándose en una piscina interior de su palacio. Llama a Antonino (Tony Curtis), que entra descalzo en el agua. Durante toda la conversación, Antonino limpia a su amo. El plano es fijo y general. Delante de la cámara vemos una amplia y transparente cortina que hace más íntima la estancia y la escena.

– Trae ese taburete, Antoninus. Ponlo aquí.

Antoninus obedece.

– Así está bien.¿Robas, Antoninus?
– No amo
-¿Mientes?
-No si puedo evitarlo, amo.
– ¿Has deshonrado alguna vez a los dioses?
– No, amo.
– ¿Te abstienes de tales vicios por respeto a las virtudes morales?
– Sí, amo.
– ¿Comes ostras?
– Cuando puedo, amo.
– ¿Comes caracoles?
– No, amo.
– ¿Consideras moral comer ostras e inmoral comer caracoles?
– No, amo.
– Por supuesto que no. Es sólo cuestión de gusto, ¿no es así?
– Sí, amo.
– Y el gusto no es lo mismo que el apetito y por lo tanto no es una cuestión moral, ¿no es así?
– Podría razonarse de tal manera, amo.
– Ya es suficiente. Antoninus, mi túnica.

Craso se levanta y sale del agua. Antoninus lo acompaña.

– Mis gustos incluyen tanto los caracoles como las ostras.

El metafórico y muy sexual diálogo fue idea de Dalton Trumbo y no tiene nada que ver con el libro original. De hecho, su autor, Howard Fast, declaró mosqueado al respecto: “Esto es lo que Hollywood considera decadencia. Es una forma de entender la decadencia muy limitada y personal. La decadencia es ir en dos direcciones, una relación entre dos hombres que también se relacionan con mujeres. La auténtica decadencia, la de matar de hambre, la de destruir la dignidad de la gente y convertirlos en esclavos, en Hollywood sólo existe en teoría».

Espartaco causó un gran revuelo por la escena en la que se hacía una velada alusión a una seducción homosexual del romano Lawrence Olivier a su esclavo Tony Curtis. Como apunte curioso, merece la pena recordar que esta escena no pudo ser vista en España hasta pasados años de la muerte de Franco y que en el magnífico proceso de restaurado del film tuvieron que volver a doblar esta escena entera con un serio problema: Lawrence Olivier había fallecido. Ni corta ni perezosa, su viuda Joan Plowright comentó a los restauradores de Espartaco que recordaba que Anthony Hopkins imitaba a la perfección la voz de su difunto marido. Dicho y hecho: Convencieron al actor para que doblase las partes del desaparecido Olivier y el resultado fue más que sorprendente.

3 comentarios sobre “Ostras y caracoles”

  1. Genial película: qué decir.

    Sobre el comentario: siempre me interesó tal abrupto cambio de voces en el doblaje en castellano de tan sugerente escena (por otra parte, algo tan habitual en la Roma Clásica como en la Grecia Clásica: la bisexualidad).

    Más interesante aún, el debate, me atrevo de calificar, filosófico, por «moral».

    Excelente la anécdota -por mí desconocida como tantas otras cosas- de la mujer de Olivier, Joan Plowright, que heroicamente doblara en el idioma de Shakespeare dicha escena.

    Aunque no dispongamos de tan inmejorable doblaje en castellano, podemos alegrarnos de su reproducción por poco estética que quede (¡en cuántas películas de la época del «Abuelo Patxi» no ocurrirá!).

    Un saludo Marco.

  2. Muy bueno el diálogo Marco. La verdad es que Dalton Trumbo es un guionista con muy mala leche y anduvo muy jodido en los tiempos de la caza de brujas. Una vez creo que le dieron un oscar por el guión El valiente y no salió a recogerlo porque en realidad lo había firmado no sé si como Robert Rich o Sam Jacson. Debió ser uno de esos silencios curiosos porque nadie subio a recogerlo. Con todo Marco las ostras son las otras, yo no puedo con los caracoles con esas babas. No vemos.

  3. [quote:35765a7f3c=»Javier Arizaleta»]Muy bueno el diálogo Marco. La verdad es que Dalton Trumbo es un guionista con muy mala leche y anduvo muy jodido en los tiempos de la caza de brujas. Una vez creo que le dieron un oscar por el guión El valiente y no salió a recogerlo porque en realidad lo había firmado no sé si como Robert Rich o Sam Jacson. Debió ser uno de esos silencios curiosos porque nadie subio a recogerlo. Con todo Marco las ostras son las otras, yo no puedo con los caracoles con esas babas. No vemos.[/quote]

    Opino igual que tú, ricas ricas las ostras 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *