La mujer de rojo

Las curvas de Kelly Le brock las dejó en aquel respiradero de garajes semivacíos, solo la atenta mirada del siempre desapercibido Gene Wilder hizo sonrojar lo único que quedaba sin el colorado tinte. La hoy desaparecida acriz dejó para el recuerdo su presencia en varias secuencias de este film, culto de los 80, buena banda sonora y buena silueta, lástima que hoy en día no podamos disfrutar de ella, sus movimientos quedarán en el recuerdo, Kelly espero verte algún día, con tu punto de madurez y tus aires de marilyn no entiendo como no te brindan otra oportunidad, igual tu momento de gloria ya pasó… da igual, en el cine de marco disfrutamos de ti. 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *