Gilda


Título original: Gilda
Año: 1946
País: USA
Duración: 110 min
Estreno en España: 1946
Estreno en USA: 1946
Director: Charles Vidor
Reparto: Rita Hayworth, Glenn Ford, George Macready, Joseph Calleia, Steven Geray, Joe Sawyer, Gerald Mohr, Robert E. Scott, Ludwig Donath.
Productora: Columbia.
Género: Drama.

“No ha habido nunca una mujer como Gilda”, decían los carteles de esta película cuando se estrenó. Sesenta años después, esa fascinación sigue intacta. Nosotros envejecemos, pero Gilda mantiene su legendario embrujo, nació para quedarse en nuestros sueños cinéfilos.
“Gilda” es esa magia que de tanto en tanto surge destilando buen cine y crea leyenda, como ocurre con “Casablanca”, “Lo que el viento se llevó” y tantas otras. Es un soplo único, irrepetible (de hecho, intentaron repetir el éxito reuniendo al mismo equipo y apoyándolo con un mayor presupuesto en “La dama de Trinidad”, y la magia no apareció por ningún lado, aunque la Hayworth bailaba como los ángeles en esta producción), lleno de secuencias y diálogos que se te clavan en la mente, en la que quizás es una de las mejores películas de cine negro de todos los tiempos. Curiosamente, y esto lo comparte con “Casablanca”, pese a ser Rita la mayor estrella de la Columbia, la película comenzó sin tener un guión acabado ni tampoco tener la menor idea a dónde irían a parar todos estos personajes en los que nada es lo que parece… sino muchísimo peor. Según iban rodando, iban creando nuevas secuencias (algunos de los diálogos se añadieron en doblaje), incluso los famosos números musicales de “Put the Blame on Mame” y “Amado mío” se realizaron casi finalizando el rodaje. No importa que Rita no supiera cantar. Nadie se movía como ella, nadie podía interpretar un personaje como este. Cuando dice en un diálogo memorable que si “fuera un rancho, se llamaría Tierra de Nadie”, quedas sobrecogido. El lucimiento que realiza en cada secuencia es espectacular. No es sólo belleza (es cierto, nunca hubo otra como ella) es la fuerza y la vulnerabilidad a un tiempo. El maravilloso número en el que ella se venga de Johnny interpretando en el casino el tórrido “strip-tease” pasa con justicia a la historia del cine (remata con la famosa bofetada).
“Gilda” es una obra maestra, en la que todos los detalles que hacen una gran película están ahí con la máxima expresión. Una fotografía maravillosa de Rudolph Maté; una dirección artística que hacen un Buenos Aires improbable pero imborrable; las actuaciones prodigiosas con un Glenn Ford destilando una química insuperable no sólo con Rita, sino con Geoge Macready con el que mantiene una relación homosexual brillantemente insinuada (o un trío, pues siempre está un “pequeño amigo”); y Steven Geray, como “Tío Pío”, un personaje único en toda la historia del cine negro.

Hay que saborear “Gilda”, tiene el sabor del cine legendario, de cigarro glamouroso apoyado en la boquilla alargada del mas humeante estilo, de vestidos entallados y guantes de media manga, vestida de noche, tentación llamada Gilda.
http://www.youtube.com/watch?v=KbeMuxZcOk8

3 comentarios sobre “Gilda”

  1. De nuevo gracias por Fahrenheit 451 del genial Truffaut, dejo en dicho «post» una advertencia: la moraleja de la película basada en el libro de Ray Bradbury.

    Y, de nuevo, gracias: el erotismo auténtico y llevado al límite tiene nombre de mujer.

    Recuerdo muy bien en la genial película «Cadena perpetua» con Tim Robins y Morgan Freeman, cómo éste último se deleitaba con el movimiento de una eterna y morena melena de mujer…El erotismo no se puede encerrar…

    Saludos Marco.

  2. [quote:10b7763f94=»Epicuro»]De nuevo gracias por Fahrenheit 451 del genial Truffaut, dejo en dicho «post» una advertencia: la moraleja de la película basada en el libro de Ray Bradbury.

    Y, de nuevo, gracias: el erotismo auténtico y llevado al límite tiene nombre de mujer.

    Recuerdo muy bien en la genial película «Cadena perpetua» con Tim Robins y Morgan Freeman, cómo éste último se deleitaba con el movimiento de una eterna y morena melena de mujer…El erotismo no se puede encerrar…

    Saludos Marco.[/quote]

    De nada amigo Epicuro, seguiremos leyendo… Truffaut nos dio moral, es la llave de los sueños… respecto al erotismo de Gilda qué decir que una mujer así cerca,es tan mortalmente atractiva que seguro acabaría conmigo 😀 . Cadena perpetua… interesante… ya sabe qué idea me ha dado? 🙂 , seguimos rodando… 😉

    saludos–

  3. Que vaya broche le pusiste a la semana pasada con Gilda. Para mí es el baile peor ejecutado de los días, es tal el entusiasmo y la capacidad de esta actriz patosa que algo que roza lo patético quedó convertido en algo grandioso. El baile de Rita es uno de esos momentos que explican por qué el cine es arte y entretenimiento. Si te apetece una sugerencia pues si encuentras alguna de mis escenas favoritas de El apartamento. B.Wilder me alegrarás, no sabes cuánto, la dura semana que nos aguarda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *