La noche americana.

No se quejará señor Arizaleta, sus peticiones son pequeños homenajes que con gusto le brindo 🙂 La película que tratamos es una celebración nostálgica de la alegría de hacer cine, la última de las artes comunales, «La noche americana» que todo estudiante de cine debe ver obligatoriamente al menos una vez en su vida. Es también, con seguridad, la película que le acompañará, por siempre, en los momentos dulces y amargos de su carrera tras las cámaras.
En «La noche americana» Truffaut rinde un sentimental tributo a la fábrica de sueños que fue el cine industrial de los años dorados. La filmación de «Les presento a Pamela» será la última que se lleve a cabo en los estudios de Niza, antiguo centro de la abundante producción fílmica francesa.(Como para no trabajar a gusto en la Costa Azul 8) ) Los estudios serán demolidos y convertidos probablemente en complejos habitacionales o comerciales, despojados de su antiguo esplendor.
La filmación transcurre enmedio de inumerables vicisitudes. Las estrellas de antaño ya no emiten el mismo fulgor. Los nuevos rostros, como el de Julie, quizás sean efímeros y no posean la fuerza suficiente para brillar por décadas, como sus antecesores. El equipo técnico y artístico tiene vidas más complejas y emocionantes que las de los personajes de la cinta que se está filmando.
¿Por qué entonces hacer cine? parece preguntarse Truffaut-Ferrand, duplicándose como director al frente y detrás de la cámara. ¿Se ha convertido el cine en una práctica mecanizada, sin la mística del pasado? ¿O es que acaso todo este andamiaje de mentiras que es el cine no posee algún significado?
Truffaut aborda al cine como una obsesión personal. Sus películas, hasta la ridícula «Pamela» del rodaje ficiticio de «La noche americana», están impregnadas de sus sueños y pesadillas de infancia. El Ferrand-Truffaut que deambula por los estudios, resolviendo problemas del rodaje y de la vida personal de su equipo, es un director que vive para el cine. Welles, Hitchcock, Renoir y sus demás héroes están allí, junto a él, en todo momento.
¿Debe ser el cine una misión de vida para el director? Para Truffaut no parece haber otra respuesta más que «por supuesto». El cine es una mentira necesaria, como el efecto de la «noche americana», creado por los directores para hacer más amable la áspera realidad de sus espectadores.
Así como se filma substituyendo la noche por el día, las películas substituyen los momentos de vida intrascendentes y los convierten en recuerdos gloriosos.
Cinta maravillosa e irrepetible, «La noche americana» ha acompañado los recuerdos de millones de cinéfilos en todo el mundo. Gracias a directores como François Truffaut y a películas como «La noche americana» hay por allí, en algún rincón de este planeta, un adolescente que sueña con el cine y que algún día llegará a filmar una película, de esas que se quedan para siempre en nuestro corazón… por ahora tenemos el programa de Ortega que no esta nada mal 😆 😆
http://www.youtube.com/watch?v=gjquhBnkZk8

7 comentarios sobre “La noche americana.”

  1. Hola Marca. Tu post me ha recordado unas clases magistrales que recibí en Madrís de Nestor Almendros poco antes de Morir. Allí habló de su relación con Truffaut . A mi me emocionó la definición de Hora mágica. En tu ejemplo vendría sin ningún artificio despues de que el sol se metiera. Son apenas de 10 a 20 minutos donde no se sabe de donde viene la luz pero la luz permite grabar sin iluminación de apoyo. Es un instatne mágico que en cine se utilizaba muy poco porque no daba tiempo pero que ahora con el video se puede aprovechar en su totalidad. Bueno pues Marco que me ha hecho mucha ilusión ver tu day for night…

  2. [quote:56a38b09b1=»Javier Arizaleta»]Hola Marca. Tu post me ha recordado unas clases magistrales que recibí en Madrís de Nestor Almendros poco antes de Morir. Allí habló de su relación con Truffaut . A mi me emocionó la definición de Hora mágica. En tu ejemplo vendría sin ningún artificio despues de que el sol se metiera. Son apenas de 10 a 20 minutos donde no se sabe de donde viene la luz pero la luz permite grabar sin iluminación de apoyo. Es un instatne mágico que en cine se utilizaba muy poco porque no daba tiempo pero que ahora con el video se puede aprovechar en su totalidad. Bueno pues Marco que me ha hecho mucha ilusión ver tu day for night…[/quote]

    Vaya! todo un lujo!! Nestor Almendros… recuerdo otras veces que has nombrado tu relación con el cine en aquel master en Madrid, sería genial que contases un poco cómo fue aquella experiencia y junto a quién aprendiste…

    un abrazo cinéfilo 😉

  3. Marco saludos amigo, este truco yo no lo conocia .pero la verdad me ha parecido maravilloso el efecto conseguido de noche americana 😉
    Es un paisaje precioso Marco parece un sueño.Gracias por regalarnos esta imagen tan especial «day for night».
    Abrazos
    Maika

  4. [quote:7f4097ac62=»Maika»]Marco saludos amigo, este truco yo no lo conocia .pero la verdad me ha parecido maravilloso el efecto conseguido de noche americana 😉
    Es un paisaje precioso Marco parece un sueño.Gracias por regalarnos esta imagen tan especial «day for night».
    Abrazos
    Maika[/quote]

    Hola Maika, gracias a ti 🙂 , la verdad que con esta técnica podemos crear ambientes muy especiales, es la magia del cine… sentimiento puro y de forma muy sencilla. Qué bonito es admirar la realidad con diferente prisma, a veces es incluso necesario.

    Un abrazo 😉

  5. También yo concía el filtro. He filmado mucho en Supero 8 y he tenido que jugar mucho on el difragma. Todvía hoy me gusta hacer fotos sin flash en interiores, jugando con el obturador y con película de alta sensibilidad, pero cada vez resulta más caro y difícil de encontrar.

    Encntadora la referencia de la película de Truffaut,meollo de la Nouvelle vague, el que hemos hablado muy poco en los post de cine. Impresionante carrera la suya, de la que destacaría:
    Fahrenheit 451, Jules et Jim, La Peau douce, y una joyica que a mi me encanta y que pocos conocen L’Histoire d’Adèle H.

    Saludos marco.

  6. [quote:6bdc6cc62b=»Txipiriko»]También yo concía el filtro. He filmado mucho en Supero 8 y he tenido que jugar mucho on el difragma. Todvía hoy me gusta hacer fotos sin flash en interiores, jugando con el obturador y con película de alta sensibilidad, pero cada vez resulta más caro y difícil de encontrar.

    Encntadora la referencia de la película de Truffaut,meollo de la Nouvelle vague, el que hemos hablado muy poco en los post de cine. Impresionante carrera la suya, de la que destacaría:
    Fahrenheit 451, Jules et Jim, La Peau douce, y una joyica que a mi me encanta y que pocos conocen L’Histoire d’Adèle H.

    Saludos marco.[/quote]

    Interesante txipi, estaría bien que nos trajeras por aquí alguna de aquellas experiencias o fotos, Truffaut enorme.

    Saludos–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *