El cazador.

Y hablando del cazador… no puedo olvidar una escena de amistad, unidad que no se valora en esos momentos por ser casi cotidianos, pero que se recordará mas tarde para siempre, cuando la guerra rompa definitivamente los lazos afectivos convertidos en trocitos de recuerdos de un tiempo pasado, que en este caso siempre fue mejor… y bebiendo cerveza y jugando al billar nos emborrachamos de canciones coreadas entre amigos, que hoy son brisa gélida de un monte gris que nos enseña el noble ciervo al que ya no podemos disparar.

http://www.youtube.com/watch?v=7jp90dbRO8w&mode=related&search=

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *