Carlos Villarías, un Drácula cordobés en Hollywood


*FOTO: Carlos Villarías y Barry Norton en “El código Penal”

Apenas hay datos, alguna reseña leve y muchas erratas, poco se ha escrito sobre Carlos Villarías, hoy en este humilde espacio de cine vamos a rendir el homenaje que bien merece, por fin tantos años después, cuando nadie anteriormente se acordó de hacerlo… nunca es tarde para honrar la memoria de los muertos, y Don Carlos Villarías siempre seguirá vivo en esa gran pantalla del celuloide olvidado, de algún estante polvoriento de la memoria lo rescatamos para dar a conocer y respetar su trabajo lleno de ilusión y esfuerzo, su gran presencia cinematográfica, su dicción exquisita, su mirada, su voz de blanco y negro satén.

Nacido en la Córdoba de 1892 un día soleado de San Fermín, su padre un militar errante nada menos que General de aquel ejército español de finales del siglo XIX. Sus continuos cambios de domicilio hacen de Carlos un niño muy observador, inquieto y con espíritu aventurero que años más tarde se materializará “al hacer las Américas”.

Realiza sus primeros estudios en San Sebastián, formándose en Derecho, carrera que termina en la Universidad de Valladolid. Pero siempre le atrajeron las artes escénicas, el espectáculo, el teatro. Poco después de abrir un bufete de abogados abandona los despachos para ser feliz rebajando su nivel de vida económica para buscar su propia ilusión, comienza trabajando en pequeñas compañías de zarzuela y opereta, Paris llama su atención y se traslada a la capital francesa para actuar durante un tiempo en “La Gaité Lyrique”, su afán de aventura y sueño le hace viajar hasta Génova y es en Italia donde establece los contactos necesarios para, desde el mítico puerto genovés, embarcarse hacia su máxima ilusión, viajar a los Estados Unidos de América.

Desembarca en el nuevo mundo el 13 de marzo de 1915, en poco tiempo domina el inglés, y es descubierto en una representación por un asombrado empresario llamado Lou Tellegen, que fascinado por su dominio del idioma y su dicción exquisita lo contrata para la compañía dramática que dirige. Al poco tiempo sigue su ascensión y forma parte del grupo fundador del Teatro español de Nueva York. Comienza a trabajar haciendo discretas apariciones en el cine mudo compartiendo escena con los grandes del momento, Rodolfo Valentino o Pauline Frederick. El 19 de Julio de 1930 Carlos Villarías firma un importante contrato con la Fox que se prolonga un año. Trabaja regularmente en estudios de Hollywood hasta 1935, después se traslada a México y regresa a España en 1949 en donde continúa su fecunda labor como actor cinematográfico, ocasionalmente figura con otros nombres artísticos como Carlos Villar o Charles Villar. Más de 80 películas en las que trabaja, es muy recordado por su mítica representación en la versión hispana de Drácula en 1931, calco del clásico de Bela Lugosi, de la propia Universal.
Falleció en Los Ángeles el 27 de abril de 1976.

Filmografía como actor:

1930: “El cuerpo del delito”, “Estrellados”, “El precio de un beso”, “Amor audaz”, “El hombre malo”, “Del mismo barro”, “El valiente”, “El último de los Vargas”, “Cuando el amor ríe”.

1931: “Drácula”, “La gran jornada”, “El código penal”, “Del infierno al cielo”, “El impostor”, “Svengali”, “Cuerpo y alma”, “Hay que casar al príncipe”, “Goldie”, “El pasado acusa”.

1932: “Hombres en mi vida”.

1933: “The California Trail”, “Dos noches”, “No dejes la puerta abierta”, “La ciudad de cartón”.

1934: “Granaderos del amor”, “Dos más uno, dos”, “Tres amores”, “Bordertown”, “Señora casada necesita marido”, “¡Asegure a su mujer!”.

1935: “An Old Spanish Onion”, “Goin’ to Town”, “El diablo del mar”, “Te quiero con locura”, “El misterio del rostro pálido”.

1936: “¡Ora Ponciano!”, “Irma la mala”, “El superloco”

1937: “Nostradamus”, “Ave sin rumbo”, “Tengo fe en ti”(Terminada en 1940), “La vida bohemia”.

1938: “Rose of the Rio Grande”, “Tropic Holiday”, “Verbena trágica”, “Mis dos amores”, “Starlight Over Texas”, “California Frontier”, “Paris Honeymoon”, “Frontiers of 49”, “El trovador de la radio”.

1939: “Papá soltero”, “Los hijos mandan”, “El otro soy yo”, “El milagro de la calle mayor”, “La inmaculada”, “Tropic Fury”.

1940: “Meet the Wildcat”

1941: “Hold back the down”

1942: “Espionaje en el golfo”

1943: “Canto a las Américas”, “¡Qué hombre tan simpático!”, “El padre Morelos”, “El hombre de la máscara de hierro”.

1944: “Hotel de verano”, “Tribunal de justicia”, “Cuando escuches este vals”, “La hija del regimiento”, “Asesinato en los estudios”, “El museo del crimen”, “El rey se divierte”, “Rancho de mis recuerdos”.

1945: “La barraca”, “La mujer legítima”, “La casa de la zorra”, “Rayando el sol”.

1946: “La pecadora de Magdala”, “Los siete niños de Écija”, “La otra”, “Vida íntima de Marco Antonio y Cleopatra”.

1947: “La diosa arrodillada”, “Una aventura en la noche”.

1948: “Zorina”, “Lola Casanova”, “Comisario en turno”.

1950: “Jack, el negro”

1951: “La ciudad de fuego”

1952: “Decameron Nigths”.

*Artículo dedicado a la memoria de Don Carlos Villarías.

*Agradecimiento especial:
A don Miguel Juan Payán por su documentación personal.
Fuente: “Los que pasaron por Hollywood”, de don Florentino Hernández Girbal.

http://www.youtube.com/watch?v=8txyRhZ-o9c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *