Pelham 1, 2, 3


“Pelham uno, dos, tres” es pura atmósfera, un clima de suspense que marca el ritmo vertiginoso de este tren incontrolado, mortalmente controlado por el plan de un mercenario llamado Robert Shaw. Que grande es Shaw, sublime personaje frio y calculador de final impresionante. Buena nota tomó Tarantino, por sus numerosas horas de mascar celuloide sin duda este film ejerció un influjo nada disimulado en películas como Reservoir dogs, donde cada implicado en el plan es llamado por un color… quién no lo recuerda 🙄

Gran ambientación en las redes del inmenso metro de Nueva York, muy adecuada tal localización para esta trama de secuestro y muerte.
Reparto acertadísimo, con Hector Elizondo, el citado Shaw o el bueno de Martin Balsam y su personaje acatarrado 😉 el bueno de Balsam que acabó sus días en mi eterna Roma…
Sorprende ver en el reparto a primera vista a Walter Matthau, tal vez por su poca aparente caracterización para un filme de acción. Sin embargo esta a la altura como es de esperar de este recordado y querido actor. El director Joseph Sargent lo acomoda muy acertadamente no precisamente en un tipo de acción callejera sino de astucia intendencia, dato este más adecuado al perfil de Matthau, que como buen teniente hará valer su astucia para resolver el caso, o eso parece porque señoras y señores el final es simplemente sublime, sobre todo tres segundos después de terminar 😉 .

Así que ya sabeis, en vuestros televisores próxima parada “Pelham 1.2.3.”
(Impagable la música de David Shire 😮 , cómo disfruto con estas pelis de los 70, esta es de 1974)
http://es.youtube.com/watch?v=WXrEptVgUnc

3 comentarios sobre “Pelham 1, 2, 3”

  1. Marco, cuando yo ví esta película en los setenta que por supuesto me encntó, ya conocía la historia y me encantaba porque leí la novela de Joh Godey, que por cierto creo que aún conservo, y me hbía parecido fascinante no sólo la historía, sino por la forma en que estaba contada. La novela no se divide en capítulos tradicionales sino que va la acción va pasando de un personaje a otro, creando situaciones de incògnits muy bien conseguidas.
    Por ejemplo, el personaje del policí que iba camuflado entre los rehenes, sabes todo el tiempo que uno de los rehenes llamado Tom Berry es policía y está esperando para actuar, pero te equivoca mucha veces en quien es de los rehenes.

    La película me parece un aténtico clásico.

    Saludos marco.

  2. Como apuntas todo un clásico, sí señor!

    Tal vez se echa un poco de menos mas profundidad en el papel de los rehenes, en especial con el policía infiltrado, o el pasota de color, por lo demás un diez.

    Saludos–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *