Los tres días del Cóndor.

“Yo no soy un agente de acción, yo solo leo libros”

Una obra de arte del trhiller de acción, el director Sidney Pollack nos adentra en una trepidante trama, una de esas películas de espionaje de obligada revisión.

En este caso un héroe ocasional y casi cotidiano Turner (Robert Redford) que trabaja en una “Sociedad americana de literatura e historia”, en realidad una tapadera de la C.I.A . se dedica a descifrar posibles mensajes cifrados o en clave. Este empleado se ve envuelto en el múltiple asesinato de sus propios compañeros de trabajo, nuestro protagonista se libra por casualidad gracias a que había salido por unos bocadillos. A partir de entonces una continua huida le llevará, no solo a aprender muy deprisa y a guiarse por su astucia e instinto, sino a sobrevivir en un mundo lleno de interrogantes que a la vez intentará desvelar. Puede recordar a esas grandes e irrepetibles obras maestras del thriller como “Cortina rasgada”, “Topaz” o “Con la muerte en los talones”, Los tres días del Cóndor ya forma parte de esa lista de leyendas que tenemos el privilegio de poder saborear, NO SE LA PIERDAN, OBRA MAESTRA.

Inicio dinámico, desarrollo trepidante y un final… magistral, brillantísimo, mítico.

5 comentarios sobre “Los tres días del Cóndor.”

  1. Gran peli, sí señor.
    La verdad es que el amigo Robert encadenó en aquella época una serie de filmes endiabladamente buenos: “Tal como eramos”, “Las aventuras de Jeremiah Johnson” y una de mis favoritas: la descacharrante comedia “Un diamante al rojo vivo”, con frases tan inolvidables como: “Estoy en ascuas por saber qué es lo que va a salir mal ahora” 😀

  2. He de confesar que “Un diamante al rojo vivo” no la he visto, tomo nota Don Labrit 🙂 .

    Muchísimas gracias Urko por tan buena curiosidad (como sabes que me apasionan estas cosas 8) ) Desconocía por completo tal ubicación, me gustaría visitarla un buen día 😀

    Un abrazo a ambos 😉

  3. ¡Qué curioso lo del cementerio!

    Ya que somos tres los implicados en estos comentarios, creo que lo mejor será que quedemos para ir un día a verlo…

    Huelga decir que cada uno deberemos entrar por una puerta distinta y caminar muy, muy, muy lentamente hacia el centro…
    Una vez allí, pasaremos hora u hora y media escrutando el mínimo cambio en nuestras impasibles expresiones.
    Y entonces… 😆 😆 😆

    PD: por supuesto, yo me pido ser “el Bueno”. A ver qué os pensábais… 8)

  4. [quote:8a85d4200d=”Labrit”]¡Qué curioso lo del cementerio!

    Ya que somos tres los implicados en estos comentarios, creo que lo mejor será que quedemos para ir un día a verlo…

    Huelga decir que cada uno deberemos entrar por una puerta distinta y caminar muy, muy, muy lentamente hacia el centro…
    Una vez allí, pasaremos hora u hora y media escrutando el mínimo cambio en nuestras impasibles expresiones.
    Y entonces… 😆 😆 😆

    PD: por supuesto, yo me pido ser “el Bueno”. A ver qué os pensábais… 8)[/quote]

    😆 😆 😆 😆 😆 😆 Yo me pido el botín, ya me podeis llamar feo 😆

    Sería la leche quedar allí 😮

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *