El buscavidas


En cierta ocasión la “ex amiga” de un buen amigo viajó a Tennessee, aprovechando dicho momento intenté hacer un pequeño sueño realidad: Que me trajera una botella de J.T.S. Brown, un whiskey que siempre había buscado y nunca encontré. Tal vez debería ganarme mejor la reputación de “Buscavidas”, la chica se olvidó de mi encargo tan pronto como lo hizo de mi amigo, y hoy en día sigo bebiendo el vacío de una botella que solo existe en el paladar de mi querido Paul Newman.

Algún día conseguiré tal botella, lo prometo. Mientras tanto hablar del sabor de dicho bourbon es hacerlo saboreando el triunfo de la sombra del fracaso que siempre planea en el subsuelo frío y oscuro de un sótano de tapete, marfil y tacos. Ni siquiera hay verde en el terciopelo gris del correr de las bolas.

La música golpea el sonido de billares, después siempre silencio, donde la luz de la mañana se apaga con el deslizar de cortinas trasnochadas y jugadores arruinados, al compás de la cojera sorda de una triste figura que no hace preguntas. El Gordo de Minesota pasea sus dedos apretados como una bailarina de ballet, están hinchados pero son firmes y esponjosos como su existencia de elegante apariencia y corazón poroso, su mirada refleja la soledad, melancolía de la comodidad, solo salpicada de entusiasmo con la llegada de Eddie Felson el rápido. Relámpago de ambición y el mejor del mundo cuando salió de California, allí siempre lo fue. Su mejor juego es el aprendizaje en una mesa de billar a cada golpe de la vida, los espejos dictan sentencias y abren cicatrices de culpabilidad, la felicidad se esconde en aquella femenina sonrisa que partió en una habitación de hotel, la destrozó Bert Gordon y alguna ambición más.

Solo Scorsese rescatará el recuerdo imborrable del sobresaliente Robert Rossen, y lo hará 25 años después cuando al final del color del dinero Eddie Felson exclama ¡He vuelto!

http://es.youtube.com/watch?v=PFQJHjwSc60

6 comentarios sobre “El buscavidas”

  1. Soberbio artículo, Marco.
    Me has dado unas ganas tremebundas de volver a ver una vez más el enfrentamiento entre Felson y el Gordo.

    Pero igual que tu amigo encargó una neura personal a una chica (cosa que como todos sabemos es batalla perdida: las chicas que son como tienen que ser jamás cumplen los encargos ajenos 8) ), yo le dejé el DVD a un amiguico que desde entonces lo tiene secuestrado sin darme posibilidad ninguna de pagar rescate.

    ¡Devuélveme ya «El buscavidas» o mi Balabusca correrá por tus costillas, y no por el tapete! 😀

  2. [quote:b1bf4724fa=»Labrit»]Soberbio artículo, Marco.
    Me has dado unas ganas tremebundas de volver a ver una vez más el enfrentamiento entre Felson y el Gordo.

    Pero igual que tu amigo encargó una neura personal a una chica (cosa que como todos sabemos es batalla perdida: las chicas que son como tienen que ser jamás cumplen los encargos ajenos 8) ), yo le dejé el DVD a un amiguico que desde entonces lo tiene secuestrado sin darme posibilidad ninguna de pagar rescate.

    ¡Devuélveme ya «El buscavidas» o mi Balabusca correrá por tus costillas, y no por el tapete! :D[/quote]

    Muchas gracias Labrit, 🙂 , la verdad que no se pueden dejar ni libros ni pelis, recuerdo algo parecido con dos cintas de video muy amadas por mi parte: «Comando en el mar de la china» y «Rollerball» 😥 ¿Dónde estarán hoy en día? Puede que en ese mar citado… Afortunadamente las conservo (en DVD) pero de mis queridas VHS… ni rastro 🙁

    Un abrazo 😀

  3. También me parece magnífico el artículo. Yo estas dos poelículas las guardo juntas. El buscavidas y el color del dinero.

    Ambas me parecen magníficas. Las jugadas que comentas en el post de mirarte, son sensacionales y ya se adivina que detrás hay un maestro que diseña las jugadas. En la de Scorcese hay planos antológicos en los que la camara recorre la mesa tras la bola golpeada en su vieje.

    Yo ya había leído lo buen jugador de billar que era Paul Nexman. Pero me sorprendió lo bien que lo haía Tom Cruise. De hecho me parece la mejor interpretación que le he visto a Cruise.

    Saludos marco.

  4. [quote:b61edfbb3c=»Txipiriko»]También me parece magnífico el artículo. Yo estas dos poelículas las guardo juntas. El buscavidas y el color del dinero.

    Ambas me parecen magníficas. Las jugadas que comentas en el post de mirarte, son sensacionales y ya se adivina que detrás hay un maestro que diseña las jugadas. En la de Scorcese hay planos antológicos en los que la camara recorre la mesa tras la bola golpeada en su vieje.

    Yo ya había leído lo buen jugador de billar que era Paul Nexman. Pero me sorprendió lo bien que lo haía Tom Cruise. De hecho me parece la mejor interpretación que le he visto a Cruise.

    Saludos marco.[/quote]

    Hola Txipi, gracias por tus palabras, como bien apuntas hay efectivamente planos antológicos en «El color del dinero» y es muy recordada la interpretación y la frescura del por entonces dinámico Cruise, me acuerdo ahora mismo de un momento genial del filme cuando «Vince» hace de las suyas ante la mirada del maestro Felson, con una bonita canción de fondo, un artículo que escribí hace ya un tiempo ¿Echamos una partida?

  5. Vaya, vaya. Dónde me ha ido a traer la mirada cómplice del gran Eddie Felson. Ya intuía que no podía llevarme a nada malo, justo cuando Pacino se ha encargado de recordarme que él ya me había invitado aquí antes, sin darme yo por enterado.
    Gracias Marco, por una fantástica partida acompañada de un delicioso bourbon. Lástima que no pueda quedarme para la revancha, pero espero, con tu permiso, poder emular a Fast Eddie y decir esas últimas palabras suyas, después de mis vacaciones.

  6. [quote:9450f9cc0c=»Alfredito»]Vaya, vaya. Dónde me ha ido a traer la mirada cómplice del gran Eddie Felson. Ya intuía que no podía llevarme a nada malo, justo cuando Pacino se ha encargado de recordarme que él ya me había invitado aquí antes, sin darme yo por enterado.
    Gracias Marco, por una fantástica partida acompañada de un delicioso bourbon. Lástima que no pueda quedarme para la revancha, pero espero, con tu permiso, poder emular a Fast Eddie y decir esas últimas palabras suyas, después de mis vacaciones.[/quote]

    Bienvenido Don Alfredo a este subterráneo salón de billares, muchas gracias por tu comentario, y por supuesto esta ud. invitado a un trago de J.T.S Brown regado sobre 3 ó 4 hielos 😀

    Un abrazo–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *