Antonioni también nos dejó.


El director italiano se despidió de su público tranquilamente en un sillón de su casa de Roma. Justo el mísmo día en que nos dejaba el gran sueco Bergman. El destino nos hizo un guiño cinéfilo.

Y es que llevamos unos dias de tristes despedidas de la gran pantalla, pero el legado cinematográfico hace que siempre estén vivos entre nosotros, una herencia de leyenda.

Realizadores de distintos países elogiaron su estilo y originalidad. El director italiano tenía 94 años y era autor de clásicos como «La aventura», «Blow Up», «El pasajero» y «El desierto rojo», entre otros. El funeral se realiza hoy jueves en Ferrara, su ciudad natal.

El mundo del cine sintió la muerte de Michelangelo Antonioni, uno de los grandes directores posterior al neorrealismo italiano. Varios realizadores, así como autoridades de su país, destacaron el estilo crudo e innovador de sus películas.
La muerte de Antonioni, quien irrumpió en el panorama cinematográfico con películas que por primera vez representaban los problemas y angustias del hombre moderno, cierra un ciclo histórico en el cine italiano. «Perdemos a un intelectual brillante y sensible, un gran cineasta, un refinado observador de los males del siglo XX», resumió el ministro de Cultura, Francesco Rutelli.

«Antonioni tuvo el coraje de aventurarse donde sólo lo habían hecho la pintura abstracta y la música de vanguardia», afirmó de él otro gran cineasta italiano, Bernardo Bertolucci, en referencia al estilo visual que el autor de «La aventura» desplegó en sus películas.

«Se ha ido el director más imitado», sostuvo Paolo Taviani, quien explicó que en numerosas ocasiones cuando con amigos o colegas ven películas de todo el mundo acaban diciendo: «Mira cuánto se parece al cine de Antonioni».

Gilles Jacob, presidente del Festival de Cannes, dijo que Antonioni era el «alquimista de la intimidad, arquitecto del espacio y del tiempo del cine contemporáneo, acuarelista del corazón». Con su muerte y la de Bergman, agregó, «asistimos al fin de una época».

El maestro de la comedia italiana Dino Risi explicó que aunque las películas de Antonioni le parecían demasiado «enrevesadas», con su muerte «desaparece un monumento del cine».

Nacido en Ferrara en 1912, graduado en Economía y Comercio, crítico de cine en su juventud, el Antonioni ingresó a la industria como documentalista en la posguerra, cuando el neorrealismo imponía sus contenidos y su lenguaje en la pantalla peninsular.

Su debut como largometrajista, en 1950, coincidió con el ocaso de aquella corriente -la de Vittorio de Sica, Roberto Rossellini y Pietro Germi- y la aparición de nuevas líneas basadas en el neorrealismo, como la trazada por Federico Fellini. Pero Antonioni conquistó al público internacional con su periodo anglosajón, en el que realizó películas como la producción italo-británica «Blow Up» (1966), basada en el cuento de Julio Cortázar «Las babas del diablo» y que obtuvo el máximo premio en el Festival de Cannes.
En esta misma etapa se inscriben la estadounidense «Zabriskie Point» (1970) y la coproducción hispano-franco-italiana «El Pasajero» («Professione: Reporter») (1974), con Jack Nicholson y Maria Schneider.

El propio Antonioni explicaba su cine de esta manera: «Nuestro drama es la creciente incomunicación y la incapacidad de concebir sentimientos auténticos; ese drama domina a todos mis personajes».

A lo largo de su carrera, Antonioni obtuvo varios de los grandes premios destinados al cine: Venecia lo galardonó con el «León de oro» a la carrera, Berlín con el «Oso de oro», Cannes con la «Palma de oro» y Hollywood con un Oscar a su trayectoria.

Antonioni estaba enfermo desde mediados de los años 80, tras haber sufrido un derrame cerebral. La capilla ardiente será abierta el miércoles en la sala de la Promoteca del Capitolio de Roma, a donde podrán rendirle homenaje el mundo del cine y la cultura de Italia. Pero será sepultado hoy jueves, en su Ferrara natal.

Descanse en paz, este hombre que como él dijo: «Mi vida es filmar»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *