Series de nuestra vida: Bonanza


David Dortort creó una serie que duró 14 años y que la convirtió en una serie de culto. Narrar la vida de una familia en el viejo Oeste.
En ella la familia Cartwright, formada por Ben Cartwright y sus 3 hijos, Adam, Hoss y Little Joe, se enfrenta a diferentes problemas.
Ben, el padre, es el hombre fuerte de la saga, siempre dispuesto a dar un buen consejo a sus hijos y a dar muestras de un modélico comportamiento. Sus hijos tienen marcadas y diferentes personalidades: Adam, el intelectual, al ser el mayor siempre intenta actuar de manera sensata; Hoss es el más fuerte, pero posee un gran corazón y, por último, Little Joe, el más joven de los tres, que siempre actúa movido por su impetuoso y romántico corazón.
El primer episodio se emitió el 12 de Septiembre de 1959, consiguiendo un éxito casi inmediato y manteniéndose en el número uno de la audiencia durante casi 10 años de los 14 que se emitió. El secreto de su éxito se debió a que, a pesar de transcurrir en una época pasada, siempre supo tratar temas de actualidad como el racismo, el abuso sobre las mujeres, el alcoholismo o simplemente la unión de la familia.
El comienzo quemándose el mapa fabuloso, la musiquilla muy acertada, la presentación a caballo puro western, el sombrero de Hoss… y esa sonrisa eterna de Landon 🙂
http://www.youtube.com/watch?v=cTWB_ByQD4w

5 comentarios sobre “Series de nuestra vida: Bonanza”

  1. Marco, ya que controlas tanto sobre series setenteras, y aprovechando que Michael Landon pasa por La Ponderosa: a ver si te acuerdas de un «Estrenos TV» protagonizado por aquél, en el que interpretaba a un corredor de maratón que mientras participa en una carrera importante va recordando cómo cuando era adolescente se meaba en la cama, y su madre (que era más mala que el orujo pasáo) tendía la sabana en la ventana para que todo el mundo la viera, obligando al pobre chaval a correr como un desesperado desde el colegio a su casa para quitarla antes de que sus compañeros la vieran.

    Esa imagen del chaval corriendo se me ha quedado grabada, pero no recuerdo cómo se llamaba el telefilm, y no hay forma de encontrarlo por Internet (igual era más malo que la triquina, pero yo recuerdo que me impactó).

    Por cierto: gran repaso a todas estas series tan majas, Marco 😉

  2. Hola Labrit, gracias por tus palabras de antemano, respecto a la serie que mencionas desde luego no fue moco de pavo, no así en nuestro país que pasó más bien de puntillas, pero tuvo su reconocimiento. Michael Landon fue el productor, guionista y director de The Loneliest Runner, un telefilm de 1976 emitido por la NBC y que al parecer está basada en la propia vida de Landon. Es la historia bastante dramática de John Curtis, un adolescente al que su madre maltrata y humilla de todas las formas posibles. Cada día al salir de la escuela el chico va corriendo hasta su casa para retirar una la sábana mojada que su madre ha colgado de la ventana para castigarle, y evitar de esta manera que la vean sus amigos al pasar por delante. Sin darse cuenta esto le servirá de forzado entrenamiento y acabara convirtiéndose en un gran corredor. Lance Kerwin interpreta al protagonista de joven y Michael Landon ya en su etapa adulta. Como curiosidad, el campeón olímpico de decatlón en Roma 1960, Rafer Johnson tiene un papel interpretándose a si mismo. Estuvo nominada a dos Emmys.

  3. Gracias por la información, Marco, intentaré conseguirla.

    Por cierto, y ya puestos a hablar de series, recuerdo dos que fueron mi primera experiencia televisiva: «Ivanhoe», que empezaba con una canción muy movida y que yo creo que es el motivo remoto de que ahora me guste tanto la Edad Media. Me parece que el protagonista podía ser Roger Moore… La otra serie que me gustaba mucho era «El Virginiano», una del oeste con personajes secundarios muy conseguidos.

    Ya de más mayor la serie que me tenía absorto era una inglesa que se titulaba «Dentro del laberinto». Un grupo de chavales viajaba por el tiempo persiguiendo un artefacto llamado «el Nidus» que se disputaban el mago bueno Rothko y la bruja mala Belor. ¡La de horas que pasé viéndola! Y aquel mítico grito de Rothko en todos los capítulos: ¡Yo te niego el Nidus! 😀

    Desde luego aquellas series inglesas eran cojonudas. Recuerdo ahora otra que se titulaba «El magistrado inglés», sobre un juez inglés destinado en Irlanda, que era descacharrante, y otra más que también me encantó sobre Robin Hood. Se titulaba «Robin of Sherwood», y era una revisitación del personaje en plan celta muy entretenida.

    En fin, si te sobra tiempo y te suena alguna de éstas que he puesto, a ver si le puedes dedicar uno de tus artículos, Marco 😉

  4. Me encanta bonanza pero no consigo descargar la serie completa y la he buscado mucho,por favor si alguien sabe donde puedo conseguirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *