DIOS SE RETIRA


http://www.youtube.com/watch?v=yhnbXlHGocs
Hablar de Paul Newman es hablar de cine en estado estado puro, la rebeldía del control de una cámara que adoptó su método, con ese halo de frescura y nostalgia mezcla de la realidad que respiramos, su belleza interpretativa está por encima de su físico. Ese dominio de la cámara es natural y hace de su trabajo algo cotidiano, actor sentimental y a la vez duro, irónico y divertido, perdedor triunfante que siempre sale airoso, es genio, es leyenda.

«Lo que ocurre es que algunos no quieren comprender».

Paul Newman, siempre en mi corazón; el más grande. Tu ayer en mi presente, tu presente en nuestro futuro. Para siempre entre nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *