Están vivos

La primera vez que la vi quedé fascinado… allá por los 80, en plena era Reagan… tampoco han cambiado tanto las cosas, bueno sí, a peor con Bush. El otro por lo menos fue actor, malo pero actor 🙂 . John Carpenter siempre ha sido un director diez en lo que a Serie B se refiere, como decía Harry Callahan: «Todo hombre debe conocer sus limitaciones», y «Carpi» siempre fue consciente de ello sabiendo dar lo máximo dentro de ese tipo de cine. Poco a poco como veis me voy adentrando en otro tipo de hacer y ver este séptimo arte, sin dejar, porqué no de ser eso mismo: Arte. Espero que me dejeis disfrutar de una serie de pelis que para muchos no dejan de ser meras anécdotas, pero que marcaron episodios de mi vida en muchos aspectos y rememoran viejos recuerdos (o no tan viejos) bastante felices. Sin duda Estan Vivos es una de ellas. Este parentésis que a partir de este artículo haré añadiendo otras muchas cintas personales, espero que les arranquen una sonrisa porque seguro que nuchas recordais con cariño… otros espero que os haga descubrir filmes con los que seguro disfrutareis 😉 .


El prota es Roddy Piper, como anécdota señalar que muchos lo recordareis por ser el «gaitero» en la WWF (Ay! aquellas mañanas de tele5 de Pressing Catch 😀 ) aquí hace de un hombre en paro, solitario y que aceptará un trabajo en la construcción, en un lugar en el que parece estar mas bien de paso.
¡Están vivos! (1988), aún teniendo como base un relato de Ray Nelson aquí inédito para variar, es de una admirable coherencia con el conjunto autoral de John Carpenter, y es la más politizada de sus películas. Sin querer descubrirá un complot de extraterrestres capitalistas que tratan de dominar nuestro planeta mediante mensajes subliminales que incitan a consumir y no pensar; pese a lo elemental y obvio del mensaje tal como aquí, de forma intencionada, se resume, el film deviene mucho más complejo de lo que en un principio aparenta, y de una valentía insólita en el cine de géneros americano actual, motivo por el que, por enésima vez, Carpenter se ganó la enemistad y el ostracismo de gran parte de la industria hollywoodiense, así como de los más reaccionarios de los aficionados.

Dejando a un lado el matiz político de la obra -una película debiera ser calificada sólo por sus valores cinematográficos, independientemente de su fondo ideológico, aunque ningún estudioso lo hace-, la narración, de impecable factura, remite al cine clásico de los años cincuenta, en especial del sub-género de la paranoia invasora, pero invirtiendo sus términos, paradigma del cual es esa obra maestra titulada La invasión de los ladrones de cuerpos (Invasion of the Body Snatcher, 1958), de Donald Siegel , y el ritmo va en continuo ascenso, sin vacilar un instante, hasta un clímax frenético que finaliza de manera contundente, con un plano que dejará atónito a no pocos espectadores, pero que, una vez más, confirma la capacidad de Carpenter para acabar en el preciso instante necesario, sin más florituras, y si no, obsérvese con detalle el referido final -que no especificaré, con la saña acostumbrada de los críticos de malograr las sorpresas al espectador-, y se comprobará que todo plano posterior es superfluo, siempre y cuando, obvio es, el público se ocupe en algo más que mirar. Porque, al fin y al cabo, el cine es arte participativo y hasta empático, y Carpenter es un cineasta cien por cien.

Debo ser algo crítico con algunas escenas, dos pequeñas cosas (por poner algun pero) La pelea entre «amigos» dura demasiado sin venir mucho a cuento y el final un poco ajustado (aunque no necesita mucho mas).

Espero que disfruteis con esas gafas mágicas, que algún día espero conseguir… seguro nos llevarímos alguna que otra sorpresa con mas de un político/a 😀 . Os dejo con un video sobervio, en el que hay un pequeño retoque 😉

4 comentarios sobre “Están vivos”

  1. ¡Claro que es un Arte! El cine, como bien dice amigo Marco, no sólo es una experiencia Estética (con mayúsculas, puesto que es una disciplina consagrada como tal), sino que rememora momentos de nuestra vida el visionado de tal o cual película.

    Sirva a modo de ideas (y de confesión por mi parte) dos películas de los geniales «Monty Pithon’s» que marcaron parte de mi vida.

    Primera: «La vida de Brian«, vista por este humilde «aporreador de teclados» a sus trece o catorce primaveras, cinco años después de su estreno en el resto del mundo civilizado (la película es de 1.979), y vista de manera nocturna y casi clandestina en un desaparecido cine de «esta gloriosa ciudad«.

    Segunda: «The meaning of life» («El sentido de la vida«), vista a finales de los ochenta y en plena resaca de vuelta de fiestas de Vitoria-Gasteiz en plena enfermedad llamada: adolescencia tardía. Recomiendo verla en inglés con subtítulos.

    Y una tercera pero no de los Monty: «Avanti!«, ignominiosamente traducida por «¿Qué ocurrió entre tu madre y mi padre?«, del genial y ya homenajeado en este fantástico blog Billy Wilder (Dios no existe).

    Siento haberme extendido demasiado Marco, pero me he emocionado. Como espero hacerlo con su recomendación: «Están vivos» que aspiro a poder ver este fin de semana o a principios de la próxima.

    Gracias por el filón de películas interesantísimas, auténticas obras de arte: va Vd. tan rápido que he respondido hoy a su post sobre «Easy Rider«. Se me acumula el trabajo.

    Un saludo afectuoso Marco, y que el período que se toma le sea fructífero. Desde luego a los visitantes de su blog, sí.

    P.S.: Le debo a Vd. el favor de recordarme ya varias películas: «Get Carter» no la veía desde crío…

  2. Amigo Epicuro, el «Usted» ya no tiene sentido entre nosotros, jeje, espero que disfrutes con «están vivos» una peli curiosa y entretenida, además de no ser demasiado conocida. Seguimos disfrutando de nuestros blogs. Por cierto siento no estar muy fluido ultimamente, pero la verdad que mi tiempo se escapa… tempus fugit con tantas cosas… en fin supongo que como decía el bueno de Brad Dexter en Los siete magníficos es maravilloso hacer vida de sociedad, se refería a aquel pueblo que dormía en blancas sábanas… A partir de ahora me quitaré el reloj como Henry Fonda para disfrutar de la carretera del blog y su libertad, mientras tanto seguimos buscando nuestro destino, pero sin hogueras y humaredas sospechosas 😀 😆
    (Recordando a Jack Nicholson, el otro día leí que en El Resplandor estuvo casi todo el rodaje colocado, aunque nunca se sabe ya que su genialidad es innata, tambíen se decía que Dean Martin bebía Whisky en sus shows de Las Vegas y resultaba ser zumo de uva, osea mosto 😀 )

    Un abrazo—.

  3. voy a hablar de películas haciéndole honor a tu pagina
    primero ayer vi MUJERES AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS, me encanta el jugo de lapacho!!!(jamás lo tomaría)
    Me gustan los colorados, gatopardos, esa estética tan particular…..
    Aunque debo confesar que siempre tiene algo oscuro…
    y ATAME???
    Recomendada: «efecto mariposa» para todos los hombres….
    (no se por que pero a todos le gusta….)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *