Fluctuat nec mergitur (Lema de París)

Aquellos que renunciarían a la libertad esencial por comprar un poco de seguridad temporal no merecen ni la libertad ni la seguridad. Benjamin Franklin

ParisLa sociedad francesa, y en general la occidental, ha quedado en shock después de los terribles atentados de París del pasado viernes. Y es en este contexto en el que el Presidente de la República Francesa, François Hollande, hizo un discurso ayer que a muchos nos recordó el de George Bush tras el atentado de las Torres Gemelas, el 11 de Septiembre de 2001.

Las duras medidas que propone me parecen, de entrada, un inmenso error como ya lo fueran aquellas que nos llevaron a la guerra de Iraq hace ya 10 años. Medidas que serían aún más duras si Marine Le Pen, que cada vez está más arriba en las encuestas, accediera al cargo. Me centraré en las dos más impactantes que desde mi punto de vista vulneran las libertades más esenciales.

Cerrar mezquitas donde se imparta el odio. Esta medida, que a priori parece del todo lógica me parece un auténtico despropósito por varias razones. La primera, y más obvia, las mezquitas no delinquen, lo hacen quienes hablan dentro. Y dentro de una mezquita, quien lleva la voz cantante es el imán, y su junta directiva. No hace falta cambiar ley alguna para actuar, y si alguien de ese grupo mencionado actúa al margen de la ley generando odio hay mecanismos en la actualidad para detener y poner a disposición de la justicia. Me resisto a creer que la policía y los servicios secretos no sepan si en determinadas mezquitas se da o no esos reprobables mensajes. Las consecuencias de cerrar una mezquita no son menos graves porque estás yendo contra una de las libertades más básicas de la ciudadanía, que es la libertad de credo, y su libertad para ejercerla. ¿Qué mensaje mandamos al cerrar centros de culto? Los fieles que fueran a ese lugar se radicalizarán más sin duda alguna si en vez de detener y cambiar a ese presunto imán generador de odio por otro con un mensaje de paz se cierra su lugar de rezo. Además, cerrar una mezquita no evitará que sus feligreses se dejen de reunir en otro lado. Por no mencionar que los terroristas de Daesh aplaudirán con las orejas si se llega a este extremo porque eso alimentaría su discurso del choque entre fieles e infieles.

La segunda medida que se está barruntando es el cierre de fronteras para evitar la llegada de refugiados. Ayer Hollande dijo que o se reforzaban las fronteras exteriores de la UE o Schengen, el acuerdo que permite la libre circulación por la Unión, estaría muerto. Marine Le Pen fue más allá al pedir la prohibición de la llegada de más inmigrantes. Polonia, por su parte, anunció que no iba a aceptar ni un solo refugiado más (1). Otro despropósito a añadir. Según los datos que nos ofrece ACNUR (2) hay 4.180.631 refugiados sirios en los países vecinos. Esta cifra incluye a 2,1 millones de sirios registrados en Egipto, Iraq, Jordania y Líbano, y 1,9 millones de sirios registrados por el gobierno de Turquía. Además, hay más de 7,5 millones de desplazados internos en Siria. ¿De verdad es razonable pensar que toda esa cantidad de refugiados son peligrosos terroristas para la UE cuando precisamente están huyendo de la guerra y el terrorismo? Otro dato, y no menos importante, Daesh considera como traidores a los refugiados tal y como ha dejado claro en muchos de sus comunicados (3). A más, ayer mismo Heiko Maas, Ministro Justicia Alemania decía que el “pasaporte sirio (encontrado en uno de los terroristas suicidas en París) puede ser falsa pista para radicalizar el debate sobre los refugiados“. A mí me produce una inmensa tristeza ver este debate en una Europa dónde además de lo anterior nos estamos peleando por acoger a 150.000 refugiados en toda la UE.

Para mí, la prueba que hace que estos dos debates, los refugiados y las mezquitas, es un inmenso error es lo que se va sabiendo de los nueve terroristas (4) de la masacre en la capital gala. De ellos, cinco son de nacionalidad francesa, tres no se han identificado todavía, y uno de ellos es el que tenía el pasaporte sirio mencionado anteriormente. Según se ha podido saber todos ellos son jóvenes que proceden de los barrios bajos franceses y han estado envueltos en la delincuencia de poca monta. Según el artículo de Rafael Poch (5) en el que cita al magistrado de la sección antiterrorista de París, Marc Trédivic, el perfil de estos terroristas es que solo “un 10%” de las causas del reclutamiento de los yihadistas se deben al aspecto religioso. La atracción viene más “de los problemas que hacen que esa gente no esté insertada en la sociedad; ausencia de trabajo, su pasado violento de delincuencia, eventuales problemas psiquiátricos”, enumera. Así mismo, añade Poch citando al  psicoanalista de la Universidad Paris-Diderot, Fethi Benslama, los reclutas del yihadismo francés son perfectos analfabetos en materia religiosa. Son gente “que busca la radicalización, antes incluso de encontrar el producto”.

Hollande también habló de dos cosas más, aumentar la policía, y destruir a Daesh. No sé si con un aumento de policía habrá más seguridad porque viendo cómo actúan los terroristas se necesitaría un policía por cada ciudadano. Quizás sea mucho más efectivo invertir ese dinero en aumentar los recursos de Inteligencia que puedan analizar y advertir de posibles atentados.

En lo que estoy totalmente de acuerdo es en que hay que destruir a Daesh. Independientemente de que considere o no idónea una intervención militar visto el resultado final en Libia e Iraq, Francia parece que va a seguir esa senda. Pero aún cuando el uso del ejército fuera la mejor opción, el discurso del Presidente francés me genera muchas dudas. La primera es que para acabar con el santuario que los terroristas tienen entre Siria, e Iraq hay que mandar infantería. No vale con indiscriminados quirúrgicos ataques aéreos. Y para ello sólo hay tres opciones; mandar tropas propias, dejar hacer a kurdos, y al dictador Al Asad, o ambas juntas. Ayer mismo Obama descartaba mandar soldados americanos.

Dejar hacer a los kurdos es contrariar, si no algo mayor, a Turquía, cuando es perfectamente sabido que los turcos han estado y están bombardeando el Kurdistán (6). Por otro lado dar apoyo a Al Asad es dar un giro de 180 grados a lo que ha hecho Francia en los últimos años (7) que es apoyar financiera, y armamentísticamente a los enemigos del dictador sirio. En ese sentido llama la atención las declaraciones de Hillary Clinton en las que admitía que “financiamos mal a rebeldes sirios y surgió Estado Islámico” (8).

Y es aquí donde surgen nuevas preguntas sobre el futuro de esa acción coordinada que acabará con Daesh. ¿Quién ha financiado a Daesh?, ¿quién ha armado a Daesh?, ¿quién compra el petróleo a Daesh? Ayer mismo, el presidente ruso Vladimir Putin, cuya aviación desde hace unos meses está ayudando al régimen de Al Asad, lanzaba una velada acusación diciendo que “La financiación, como hemos sabido, proviene de 40 países, entre ellos varios países del G-20”, aludiendo de manera muy directa a Turquía y Arabia Saudí (9). Por el contrario, en dicha cumbre han acordado luchar contra la financiación de Daesh, y yo espero, por el bien de todos, que sea lo más temprano posible, y de la manera más eficaz porque ahogarlos financieramente es el primer paso para su derrota.

Espero que además de lo anterior se haya aprendido de una vez por todas la lección de la inmensa bisoñez que ha sido creer que se podía controlar a quién no puede ser controlado tal y como nos advierte el twittero @cierzo_bardener; “El yihadismo es la expresión militar de una ideología totalitaria que no admite en su seno ni el capitalismo, ni el comunismo, ni el nacionalismo, ni el laicismo, etc. a los que considera enemigos a eliminar y toda colaboración con ellos es considerada temporal a fin de eliminar un enemigo para posteriormente centrarse en el otro. Como en el caso del escorpión de la fábula, está en su naturaleza y espera el momento para revolverse contra sus antiguos aliados” (10).

Para finalizar, el mensaje de esperanza que nos deja el lema de la ciudad de París. Fluctuat nec mergitur, que significa “Es batida por las olas, pero no hundida”. Nos han golpeado sí, pero no nos podrán hundir.

José Antonio Beloqui

(1)http://www.eldiario.es/desalambre/Polonia-ultraderecha-xenofobia-rechaza-refugiados_0_452505040.html

(2) http://www.acnur.org/t3/que-hace/respuesta-a-emergencias/emergencia-en-siria/

(3) http://observatorioterrorismo.com/comunicacion-publica/daesh-lanza-una-campana-audiovisual-para-recordar-a-los-refugiados-sirios-que-llegar-a-europa-les-pone-en-serie-de-riesgo-de-fornicacion-sodomia-drogas-y-alcohol/

(4) (El Mundo) http://www.elmundo.es/internacional/2015/11/16/5649827446163fe8268b45d5.html

(5) (La Vanguardia) http://www.lavanguardia.com/internacional/20151116/54438864647/como-maldita-profecia.html

(6) (El Mundo) http://www.elmundo.es/internacional/2015/11/11/56435f83268e3ec4028b459e.html

(7) http://m.france24.com/en/20140821-france-arms-syria-rebels-hollande

(8) https://actualidad.rt.com/actualidad/view/136648-clinton-ayuda-rebeldes-sirios-estado-islamico

(9) (La Razón) http://www.larazon.es/internacional/putin-varios-paises-del-g20-financian-al-estado-islamico-CD11211641#.Ttt1MSTten1M35x

(10) http://blogs.noticiasdenavarra.com/prolibertatepatria/2015/11/16/paris-afganistan-2-0/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*