Al ‘ecuador’, casi sin grasa

Diario de Miguel (lunes, 9 de mayo)

Pues ya hemos hecho nuestro particular ‘paso del ecuador’. Hoy hemos comenzado la quinta de las ocho semanas de que consta ‘El Desafío’ y tocaba la tercera medición de composición corporal en Zentrum. Llegaba yo con un poco de miedo, porque este pasado fin de semana tuve dos salidas nocturnas (de esas que hay que ir…) con sus consiguientes platos combinados y unos cuantos combinados sin plato (algún postre y cerveza también) y pensaba que la maquinita esa de impulsos eléctricos me podía delatar. Por si acaso ya he ido avisando de que había sido un poco ‘malo’.

20160509_210050-2_opt

Pero se ve que lo bueno de cumplir las normas estas semanas ha superado a la poca maldad del finde, y de nuevo los resultados lo confirman (en la foto están los de la primera medición y los de hoy, la tercera). Otros 1,1 kilos de grasa eliminados de mi cuerpo. De los 4,3 kilos con los que empecé ya solo quedan 600 gramos. Esto está casi hecho, pero no hay que confiarse. A ello se añaden 800 gramos menos de peso, lo que evidencia que mi cuerpo ya se ha estabilizado después de haber bajado 5,1 kilos en la segunda medición. No aspiro a perder más. Lo bueno también es que después de haber perdido 1,2 kilos de músculo (lógico al bajar tantos kilos de golpe) al inicio, en esta tercera edición he recuperado 100 gramos. Las indicaciones que me dieron los entrenadores, Aritz (¡felicidades!) y Rubén, de que ingiriera más proteínas han dado sus frutos, además del placer de comer más jamón, pollo, huevos, etcétera. ¡Si incluso mirando el gráfico de grasa segmental, en el lado superior derecho me sale que mi porcentaje es bajo! Y en general, todos los resultados están mucho más ‘en medio’ de la normalidad, cuando hace un mes andaban rozando los límites máximos.

Así que, superada la mitad del reto, el balance solo puede afirmar que la cosa va muy bien, y lo mejor es que sin sensación de sufrimiento. Lo de la comida (y la cocina) se lleva mucho mejor, incluso añadiendo algún pequeño capricho (sano, pero capricho, como galletas integrales, chocolate negro, queso fresco batido…), y la parte deportiva es, a la vez de muy efectiva y exigente cuando lo tiene que ser, tremendamente divertida. Por no hablar del buen ambiente que hay con los compañeros y con el ‘cuerpo técnico’. Aunque aún nos queda a nosotros mucho por delante (y la sensación que se palpa entre los participantes es que no queremos que se acabe), la segunda edición de ‘El Desafío’ ya tiene fechas, allá por septiembre, y plazos abiertos de inscripción, por si alguien quiere disfrutar de esta más que recomendable experiencia.

Más información en http://eldesafiozentrum.com (640 353 228)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *