Levanten armas.

«No debemos menoscabar lo que ahora tenemos con el deseo de lo que nos falta sino que es preciso tener en cuenta que también lo que ahora tenemos formaba parte de lo que deseábamos» (Epicuro).

Y es que así veo el tema del año: alto el fuego permanente. Lo más odioso del ser humano puede ser su insaciable maximalismo (perdóneseme el pleonasmo).

Rajoy y ZP se reúnen desde el maximalismo: no nos engañemos pues. Lo de ayer no fue sino mal teatro en que cada «intérprete» jugó su papel frente a la «col mediática», que decía el Dalí visto por Els Joglars.

Maximalista está la plana mayor -nunca mejor dicho- de Batasuna. Maximalista la postura de un PNV en pleno ataque de cuernos infantiloide.

A la buena noticia de «alto el fuego», se sumió en mí rápidamente el escepticismo que todo lo envuelve. Recuerden: 1998-1999, nunca ETA dio tanta razón a su odiado P.P. Lo malo fue que algunos nos creímos tal falsedad: falsa «tregua». Tal vez porque algunos no habíamos despertado «del sueño dogmático» que el pesadito de Kant decía después de leer a David Hume: ése bendito escocés.

Siento tener que exponer mi primer artículo hablando de un tema tan espinoso como incómodo. Pero desde mi jardín -tranquilo y entrado en primavera- así lo veo. Así lo percibo. ¿Esperanza?: no se pierde. ¿Escepticismo?: todo.

La política que en este ámbito se mueve, siempre, repito, siempre ha tenido un sucio papel. Da igual qué gobierno y qué partido. Hablar, escribir de política no significa que uno apruebe la política de este país. Quede claro que quien suscribe -este vuestro humilde servidor- no puede evitar una media sonrisa escéptica (que no he encontrado en los Emoticons) cada vez que ve a un político hablar con convicción («Cuando un hombre tiene convicciones, deja de pensar» Nietzsche dixit).

Pero es primavera y el otro día desde una ventana de un populoso barrio de la capital del Viejo Reyno, vi a una guapa morena recoger una flor de un árbol como los de mi jardín: fue la imagen casi perfecta de la primavera. Hasta me hizo reconciliarme por un breve instante con el maldito polen.

Quien sabe, tal vez también la primavera sea época de buenas noticias…

Acerca de epicuro

Alumno de todo, maestro de nada...
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Levanten armas.

  1. Anonymous dijo:

    alguin me dijo una vez que para este proceso hacían falta mas filosofos y menos políticos. El escepticismo tan natural en el ser humano, queda en segundo lugar cuando las ganas de arrimar el hombro hacen aparición en la ensenada de la esperanza. Al fin y al cabo se pierde todo menos la esperanza. despues de todo el ser humano, es el único animal capaz de levantarse siempre una vez mas de las que se cae sobre la misma piedra. Yo francamente estoy encantado con la noticia dispuesto a retomar opciones.
    Es el tiempo del trabajo y de recomponer espacios.
    es tiempo de convertir las lanzas en hazadas y las espinas en flores.
    es tiempo de esperanza. 😆

  2. Anonymous dijo:

    Yo también creo que las convicciones firmes conllevan riesgos. Pero el resultado de que muchos vivamos en el jardín de las dudas es que otros más decididos pero no más clarividentes son los que toman las iniciativas y las decisiones. Y allí vamos todos, los filósofos, los jugadores de fortuna, los valientes y los osados. ¿No tendríamos que mojarnos más alguna vez?

  3. Epicuro dijo:

    No sé cómo pedirles disculpas por la tardanza: ir haciendo los artículos cada vez más atractivos me ha hecho, seguramente, perder el tiempo sin contestarles.

    Al primer invitado, decirle que no, no pierdo la esperanza, pero fe (que siempre implica un cierto grado dicha situación, puesto que todavía está por ver cómo acaba todo ésto) no. Es decir: no puedo recurrir a un acto de fe, por no poseer dicha…¿virtud?, desde luego creo que no existe ni debe existir la fe en política. La política y la religión debieran estar muy delimitadas: la política es muy fría y siempre todo, repito todo, está milimetrado y no aparece a nuestra vista porque sí.

    Con la respuesta, creo que exagerada y larga (pido disculpas por ello) también contesto a la deliciosa, en verdad, segunda respuesta: sigo en el jardín de las dudas. ¿Lo mejor?: inocularlas en los demás cuando haya motivos.

    Por lo demás creo que tal vez ambos tengáis razón y deba ser más optimista, pero no lo consigo.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *