República Española vs Monarquía Española

“Lo más parecido a un político español de derechas es un político español de izquierda”. Josep Pla

FuerosSoy republicano, y lo soy porque creo firmemente que el Jefe de un Estado debe serlo por ser el vencedor en unas urnas, y no por herencia paterna. Ahora bien, lo que realmente da el carácter democrático a una sociedad son las libertades que dentro de la misma pueda haber, y el respeto a los derechos individuales de las personas que habitan dichas sociedades. Tenemos en el mundo ejemplos de sociedades monárquicas, como la danesa, y la británica que son ejemplo para seguir, y repúblicas que son exactamente lo contrario, como Corea del Norte, o la Chile de Pinochet. Y viceversa.

Centrándonos en España, y en su modelo de estado tengo que decir que estoy completamente a favor de que la ciudadanía exprese qué modelo quiere, si una república o una monarquía. Sobre todo teniendo en cuenta cómo accedió Juan Carlos I a rey,  jurando lo que juró, y la forma indirecta en que la Constitución Española le otorgó el papel que le otorgó. Desde la izquierda española se ha tendido a idealizar la Segunda República como el parabién de todas las cosas, y si bien es cierto que es bajo esta forma de estado cuando llegan los estatutos de autonomía, no lo es menos que Companys fue detenido en 1934 tras la proclamación del Estat Català, y que tuvo unas consecuencias trágicas para Catalunya tras la intervención del general Batet en la que se suspendió la autonomía catalana. También recuerdo las palabras (atribuidas a Negrín) del Presidente Azaña cuando dijo “Y si esas gentes van a descuartizar a España, prefiero a Franco. Con Franco ya nos entenderíamos nosotros, o nuestros hijos, o quien fuere, pero estos hombres son inaguantables. Acabarían por dar la razón a Franco”. Y es que al final, y en cuanto a modelo territorial y derecho a decidir, las palabras de Pla que encabezan este artículo adquieren la plenitud de su significado. Como guinda de política ficción, tengo la sospecha que si ahora España fuera una república, su presidente sería José María Aznar.

Como fuerista que soy en dicha hipotética elección me abstendré porque entiendo al pacto foral como un acuerdo entre las instituciones vasconavarras y la jefatura del estado español, tenga ésta la forma que tenga, como representante máximo de la soberanía española. Porque yo creo que en virtud de nuestro Fueros tenemos una soberanía distinta, y por eso el trato debería ser bilateral, y mantener un Jefe de Estado común mientras se respeten dichos pactos, y la sociedad vasconavarra, como titular de su soberanía, no quiera explorar otros caminos como la independencia.

He dicho que soy republicano, pero soy republicano vasco, porque aspiro a una república vasca, confederal entre sus territorios, y que se unan por propia voluntad en virtud a los Fueros de cada uno de ellos, cediendo las competencias que cada uno estime oportuno, y pactando unos símbolos comunes sean los que sean. Pero soy perfectamente consciente que mi posición no es mayoritaria, ni tan siquiera entre los que quieren, como yo, formar un estado independiente vasco. Y es que convivimos dos naciones en un mismo ámbito geográfico, y entre ambos debemos buscar un acuerdo en el que todos nos sintamos cómodos. La solución, en mi opinión, está en la vía foral, y que esa debería ser la Vía Vasca. Por eso considero que una modificación de la Disposición Adicional Primera de la Constitución Española que permita una reintegración foral plena resolverá el conflicto político vasco de una vez por todas.

José Antonio Beloqui Colomo.