Ruta nº 13 – La Fuente de los Ángeles

Ruta nº 13 – La Fuente de los Ángeles (San Martín de Unx)

Fuente de los Angeles-Fotografía extraída de la página web http://www.misescapadaspornavarra.com/

 

 

DATOS TECNICOS:

Datos Técnicos

GRAFICO PENDIENTES:

Gráfico Pendientes

DESCRIPCION DEL RECORRIDO:

Hay veces que tenemos cosas en nuestras propias narices y no sabemos que existen. Le había oído alguna vez a mi amiga Cristina (Natural de Ujué), que existía un lugar muy bonito en San Martin de Unx que se llamaba La Fuente de los Angeles, ella no lo conocía, ya que su padre le había dicho, de más joven, en varias ocasiones que la llevaría, pero no lo hizo nunca. Su padre murió y Cristina todavía no conoce el lugar.

El recuerdo de esta conversación con Cristina sirvió para diseñar, después de informarme de lugar y sus aledaños, un recorrido de acuerdo a nuestras características “senderistas”.

Se trata de un pequeño recorrido de 4,400 km con información al inicio del mismo (Panel) y que se puede hacer con “gente menuda”, sobre todo en primavera.

Cartel del recorrido

Mi diseño alargó estos 4,400 km., ya que el recorrido que indica el Consorcio de la Zona Media es bastante corto para ocupar la mañana de un domingo cualquiera.

Pues bien, basándome en el recorrido pequeño, y con mi “compinche” Google Earht, diseñé un recorrido de 13,700 km. aproximadamente, que ya estaba más de acuerdo con nuestras necesidades. Digo “nuestras” porque en este recorrido, también, me acompañó el amigo Emilio Latorre.

A las 08:15 horas del día 13 de enero de 2013 estábamos ya en el inicio de la ruta dispuestos a comenzarla. Durante la noche había caído abundante agua, se veían las cumbres con nieve, y el ambiente era realmente húmedo. En los primeros metros del recorrido, y después de leer lo que pone en el cartel indicativo del paseo, ya pudimos darnos cuenta que ibamos a ponernos bien de agua, ya que el barro del camino se pegaba a las botas lo que supondría un poco más de esfuerzo debido a a pesadez del terreno.

El comienzo del recorrido es sencillo y por un camino ascendente con muy poca pendiente (En torno al 4%). estamos en el término de “El Puntido” de San Martín de Unx. Durante 450 m. caminamos por un camino bueno hasta llegar a una bifurcación; los últimos 160 m. están flanqueados por una viña emparrada a la derecha. Al llegar a la bifurcación cogemos a la izquierda y a los 150 m. nos encontramos, de nuevo, con dos viñas “de las viejas”, hemos cambiado de término, estamos en el tan traído, termino del Monte. Al final de la segunda viña nos “topamos” con un a cutre valla que corta el camino para impedir que los caballos que andan sueltos por el monte salgan de su “acotado.

Caballos en semilibertad

Pasamos la valla, seguimos ascendiendo, y poco a poco el paisaje va cambiando, tirando a una estética más norteña (De Navarra), oímos el tintineo de los pequeños cencerros que llevan los caballos a su cuello, e incluso, al borde del camino, llegamos a apreciar un par de ellos. A los 350 m. de la valla anterior nos encontramos con otra valla, un poco más adecentada, en la que, por lo menos, se indica ”GANADO SUELTO – CIERRE POR FAVOR” , pasamos la verja, la cerramos, y nos encontramos, a la derecha, un camino que asciende a un bosque muy tupido, lo dejamos y seguimos hacia la izquierda. Durante 850 m vamos ascendiendo (En torno al 6%) por una bonita vaguada limitada, en sus dos partes, por sendos bosques donde, de nuevo, se oye el tintineo de los caballos. Alguna balsa va apareciendo a la izquierda del camino. Nada más pasar la balsa salimos del término de San Martín de Unx, y nos introducimos en el de Lerga; estamos en el término de San Gines. El barro empieza hacer de las suyas en las botas, en los pantalones y en algún que otro resbalón. A los 600 m. pasada la balsa, y ascendiendo por un muy buen camino, y después de pasar una tercera valla, llegamos a la zona más alta de este tramo, y en la que se nos abre una amplia panorámica en la que podemos apreciar las localidades de Lerga y Eslava, un pequeño monte, a la derecha, nos impide ver Aibar y Cáseda (Los veremos después).

Panorámica (Lerga y Eslava)

Una vez que hemos tomado las pertinentes fotos de la panorámica, dirigimos los pasos a la izquierda por un camino hecho, eminentemente, para la construcción y mantenimiento de los atroces molinos que se encuentran en el alto de la sierra, a nuestra derecha. Andamos 200 m. y giramos bruscamente a la derecha para coger un camino estrecho y coqueto en descenso, y que ya está descrito en otro recorrido que hice, y que tengo publicado, llamado “Por los altos de Lerga“.  Al coger este camino cambiamos de nuevo de término, y estamos en el Hoyo del Aguilar de Lerga. Seguimos el camino, que no tiene pérdida, durante 2,700 km., vamos admirando, a nuestra izquierda, toda la zona de Lerga y Eslava; vemos a lo lejos, y erguido sobre la colina, el despoblado de Abaiz; a nuestra derecha vemos toda la sierra, cuyas cumbres han recibido la primera y pequeña nevada del año 2013.

Primeras nevadas del 2013

En este corto tramo del recorrido pasamos los parajes de : El Hoyo del Aguilar (Ya nombrado), Sanginesondoa y TxuTxu Bajo por la vertiente izquierda; por la derecha atravesamos los parajes de: San Ginés (Ya Nombrado) y TxuTxu Alto.

Hemos atravesado la distancia y los parajes indicados y nos encontramos con un giro muy pronunciado (Casi 360º) hacia la izquierda del camino. Estamos en el término de Ujué. No debemos seguir el camino, nos tenemos que introducir por el monte y por una pequeña senda marcada por la rodada de algún todoterreno. Durante 650 m., con un ascenso bastante pronunciado (En torno al 14%), vamos cogiendo altura hasta llegar a un camino, en el alto, que nos hace disfrutar de un paisaje con extensos bosques y pequeños valles, y que se diferencia, en muy mucho, con el paisaje que, normalmente, hemos visto a menudo, y desde la carretera, cuando vamos a Ujué.

Ujué

Como ya hemos dicho estamos en el término de Ujue, en el paraje de Andiaga. Cogemos el camino hacia la derecha, lo seguimos sin preocuparnos, por ahora, más que de seguir el itinerario del mismo durante 3,800 km., encontrándonos de lleno en el centro del extenso paraje de TxuTxu Bajo. En este tramo de camino hemos visto Ujue desde una perspectiva “inusual”, vemos el Santuario por la parte de atrás no por el lateral que lo vemos cuando llegamos por la carretera, también hemos pisado la primera nieve del año, poca pero nieve, y poco a poco vamos avanzando en la mañana.

Como he comentado alguna vez, y para que mis recorridos no sean muy largos (Que no llegen a los 20 km), y con el fin de volver a comer a casa, suelo realizar algún “alcorce” monte a través, que a su vez me sirve como de pequeña aventura, porque no sabes lo que te vas a encontrar, y te sirve, igualmente, para romper la monotonía de ir durante largo rato por un camino. En este caso también lo hice “ahorrándome”, aproximadamente, kilómetro y medio de camino.

Me explico en esta caso en concreto. Cuando han pasado 3,800 km desde que hemos cogido el camino, y situándonos en el punto  42°32’4.59″N (latitud) y 1°30’47.18″O (longitud) o dicho de una tercera forma, cuando estamos en el punto UTM x: 622219, y:4710440, giramos a la derecha y nos introducimos en un tupido bosque. No os preocupeis, buscad la zona más limpia de matorral y os encontraréis con unas ruinas de una edificación antigua en la que todavía se puede apreciar algún pilar de piedra, la bordeais por su lado derecho y enseguida veréis el mismo camino que hemos abandonado 5 minutos antes, pero esta vez en dirección oeste en lugar de la dirección este que llevábamos cuando lo hemos abandonado. Hemos ahorrado 1,500 km. aproximadamente. Llevamos 10,200 km y hemos ascendido 200 m desde que iniciamos la ruta.

Balsa natural al borde del camino

De nuevo en el camino, y en dirección oeste, nos encontramos con una balsa, a la derecha, que sirve como abrevadero natural a los animales en libertad, ya que no se aprecian, por ningún lado, ni huellas, ni “cagarrutas” de ovejas. A la izquierda vemos, en el horizonte, la zona media: San Martin de Unx, Tafalla, Olite, Beire, etc… A estas alturas los bajos de los pantalones y las botas es un todouno de barro que pesa lo suyo; intentamos ir por el exterior del camino, donde hay hierbajos, para no resbalar y a la vez hacer una limpia momentánea de las botas.

Avanzamos 270 metros y cuando llegamos a una bifurcación de caminos, cogemos el de la izquierda; es un camino de molinos, ancho, llano, y con firme de zahorra o todouno, y desde el que se aprecia muy bien la cumbre nevada del Moncayo (Este monte se ve desde todos los sitios). En este camino pasamos por debajo de 4 ”monstruos molineros”, y cuando pasamos el 4º molino el camino bueno acaba, y comienza un descenso vertiginoso, nada más terminar el camino y girar 90º a la derecha, a través de una pequeña senda. Al atravesar este último camino, y cuando pasábamos por debajo de los 4 molinos, y debido al frío que hacía, se desprendían de las alas de los molinos bloques de semihielo que caían cerca de nosotros.

Habíamos dejado el recorrido en un giro a 90º a la derecha cogiendo una senda en un descenso vertiginoso. Llegamos a la zona más bonita del recorrido; en 300 m. bajamos 52 m de altura, es decir un 17% de media, con tramos del 29%.

La senda, a su izquierda, está delimitada por una alambrada de espino. Como ya hemos dicho, a 300 m. de la cumbre y cuando la alambrada hace un pequeño quiebro a la izquierda, la saltamos y giramos a la izquierda introduciéndonos en un magnífico bosque que, si no sabes que estás en Ujué, bien podrías ubicarlo en cualquier lugar del norte de Navarra (Dígase la Ulzama, Orbaiceta, o algún sitio así), pero con la vegetación lógica de esta zona. La humedad existente quizás nos hizo trasladarnos de lugar con la imaginación. Vamos bajando por la senda marcada y a los 450 m. de haber saltado la alambrada nos encontramos en un claro del bosque, de forma circular, que alberga la Fuente de los Ángeles, una pequeña aska rodeada de magníficos y centenarios robles. La zona es muy agradable en cuanto a vista se refiere, ya que en esta ocasión y debido al barro y al agua que había caído la noche anterior, la estancia no fue muy placentera. Las botas se nos hundían bastante. Las fotos pertinentes que dan fe de nuestra estancia en la zona, un trago de agua de la fuente y un par de conversaciones referentes a los magníficos ejemplares de roble que hay en la zona, sirvieron de antesala para reiniciar el camino, debidamente embarrado, que nos conduciría a nuestro destino final.

Fuente de los Ángeles

Al abandonar la zona por el camino que baja, existe un desvío a la izquierda, marcado como SL NA-175A, que rodea un poco más la bajada que nosotros cogimos, y en el que se pueden apreciar las ruinas del Corral del Médico y el Corral de Muruzabal. Este desvío, al principio, tiene un pequeño “repechón” de subida; la cantidad de barro existente en este tramo inicial, y no existir un trazado alternativo, debido a la densidad del bosque, nos hizo desistir de ir por este sendero local, y cogimos el camino directo hacia abajo, y por dentro del mágnífico, y desconocido bosque. 400 m. de bajada nos hacen llegar a la segunda verja del camino de ascenso y que hemos descrito al inicio del recorrido.

Magnífico bosque

El resto del recorrido (Unos 1.200 m. aproximadamente) son los mismos que al inicio del recorrido pero en sentido inverso.

Después de 4,00 horas y  de 13,700 km. llegábamos al final del recorrido.

Nos montamos en el coche para iniciar el regreso a Tafalla, y como el barro fue nuestro acompañante durante toda la mañana, no nos podía despedir de otra y mejor forma que haciéndonos la faena con el coche, que quedó enfangado en él. Pero esta es otra historia que aquí no interesa.

Este recorrido lo tengo insertado en mi blog personal, en la siguiente dirección: Blog Personal Patxi Olite

Igualmente, y para el que quiera ver todas las fotos y descargar el recorrido para poder hacerlo por donde yo lo hice, podéis hacerlo pinchando en el siguiente enlace: wikiloc / Patxi Olite / Fuente de los Ángeles

Objetivo cumplido de nuevo.

Saludos:

Ruta nº 12 – Carcastillo / La Oliva

Ruta nº 12 – Carcastillo / La Oliva

Claustro del Monasterio de la Oliva

DATOS TÉCNICOS:

Datos Técnicos

GRÁFICO DE PENDIENTES:

Gráfico de Pendientes

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO:

Normalmente, y cuando voy a hacer un recorrido, me fijo un destino que merezca la pena visitar, y en base a ese objetivo, diseño un recorrido, siempre menor de 20 km., para poder admirar, aparte del destino, los paisajes y lugares que lo rodean

Así lo hice en este recorrido en el que el destino era el Monasterio de la Oliva, en Carcastillo (Navarra).

Siempre que por cualquier razón oigo la palabra Carcastillo me viene a la memoria mi adolescencia-juventud, cuando a los 16 años estudiábamos en el Instituto de Tafalla y teníamos relación con compañeros de este pueblo que venían a estudiar a Tafalla. Allí estaban los Ayechu, los Tanco, los Azcona, los Zoco. Especial recuerdo tengo de Juan Carlos Pérez cuyos padres, creo recordar, regentaban el cine, hoy seguro desaparecido, de la localidad. Igualmente de Laura Sanchez Abendaño de quien todos estábamos “locamente” enamorados y nunca nos atrevimos a decírselo; sin dejar de hacer mención a aquellas rivalidades futbolísticas entre los históricos Larrate y Peña Sport en categoría de juveniles.

Una vez hecha esta introducción/recordatorio en la que se demuestra que entre “carcamales” anda el juego, nos centramos en el recorrido objeto de esta ruta.

El recorrrido está diseñado para poder comenzar dejando el coche en la tapia de cerramiento del Campo de Fútbol de la localidad, donde habitualmente juego el histórico C.D. Larrate, y que está situado en la Calle Carretera o Carretera NA-534.

Comenzamos nuestra caminata en dirección este, por lo propia carretera, despues de pasar un par de industrias (GKN Driveline y Bajamar), algún almacén, alguna granja abandonada y algún chalet de aparente “alta alcurnia”, y después de 700,00 m. nos desviamos a la izquierda, por un camino típico de concentración parcelaria, es decir ancho, llano y con buen firme (Lo que mandan los agricultores en Navarra).

Seguimos el camino sin ningún problema, y a los 285 m. en un cruce de 4 caminos, nos desviamos a la derecha empezando un pequeño ascenso, siempre en dirección Este. A los 115 m. veremos una rudimentaria puerta, hecha con mallazos de obra, que da acceso a un vertedero controlado que es, sin ningún lugar a dudas, el tramo más “horrible” de la ruta. Durante unos 300 m. veremos el citado vertedero en el que unas pilastras de viguetas de hormigón y un mallazo de obra hacen de cerramiento. Estoy casi seguro que ese vertedero es propiedad del Ayuntamiento de Carcastillo y el impacto visual es feísimo; si fuese de algún particular ya le habrían obligado a tapiarlo o a hacer alguna regeneración vegetal o algo por el estilo, pero como es de la Administración todo vale (Alguna crítica habrá que meter a algo que no nos gusta. ¿O que?).

Vertedero ¡Denuncia!

Una vez que pasamos esta desdichado tramo giramos a la izquierda, siguiendo el camino, y ya alejados algo de la localidad, estamos en el paraje de Larrate, y si giramos la vista a la izquierda podremos admirar una panorámica en la que se ven las localidades de Carcastillo y Murillo el Fruto, prácticamente en el amanecer de esta época, bañadas por el sol y como fondo una sierra de la que desconozco el nombre (Ver foto siguiente)

Carcastillo - Murillo el Fruto

Seguimos por el camino, dejamos a la derecha una finca vallada donde un perro mastín de grandes dimensiones nos increpa mientras pasamos por delante, y a los 100 m de haber pasado esta finca se nos termina el camino.

Entramos en el primer tramo “salvaje” de los tres que pasaremos a lo largo de este recorrido. No hay que preocuparse, se trata de un pinar salvaje en el que lógicamente hay mucha vegetación, y que tiene algo más de dificultad ya que tiene bastante pendiente de subida. Con paciencia, y eligiendo pequeñas sendas por donde se ve que ha pasado alguien vamos ascendiendo en dirección Este. Repito que este tramo es algo “complicadillo” por la pendiente ascendente, tenemos que ayudarnos con el bastón alguna vez; de todas formas no nos apuremos si nos despistamos, ya que la carretera NA-534 discurre por la parte alta, y en cuanto pasa un coche lo oímos, y más o menos estamos situados.

Una vez llegamos arriba del todo salimos a la carretera por en medio de dos grandes pinos que están situados en la carretera.

Una vez que cruzamos la carretera nos introducimos en un camino sin pavimentar (Cuidado en este lugar porque hay dos caminos: uno pavimentado y otro no). En el croquis que adjunto, seguido a este párrafo, podemos ver el camino a seguir.

Dirección a seguir
Llevamos 45 minutos de ruta, y hemos andado 2,500 km. la media, de momento no es buena, pero hay que tener en cuenta que la subida por el pinar es dificultosa, y a poco que te desvies pierdes algo de tiempo.

Lo que no es complicado es el camino que vamos a coger ahora (El de la derecha de la foto), que es un camino completamente llano, muy bueno y que discurre en dirección Sur, dejando a la derecha un pinar ya más gestionado, por lo menos en esta zona, en el que se puede apreciar algún que otro banco y merenderos. Seguimos este camino durante algo más de un kilómetro, y como hemos dicho a la derecha tenemos un magnífico y cuidado pinar, a la izquierda tenemos campos de cereal, y en frente vemos otro pinar, y por encima de él, y en días claros, como en que me tocó a mí, podemos admirar la cumbre nevada del Moncayo.

Por encima del pinar se aprecia la silueta del Moncayo
Si nos vamos fijando en el pinar que tenemos a nuetra derecha, llega un momento que el pinar termina (Aproximadamente al kilómetro de llevar andando desde la carretera), por que lo corta una especie de cantera de canto rodado, y desde donde se aprecia, a través de un pequeño barrando parte de Carcastillo. Aquí tenemos que tener un poco de atención, puesto que el camino se bifurca en dos, uno sigue a la derecha, pero nosotros tenemos que coger el de la izquierda, llevando, durante 350 m., el mismo guión que teníamos hasta ahora, es decir, pinar a la deracha y campos de cereal a la izquierda.

Poco a poco nos vamos introduciendo en el pinar que se asemeja mucho al Monte Plano de Tafalla, es decir vegetación a ambos lados de un camino estrecho y sinuoso con no más de cien metros entre giro y giro. Se puede apreciar que es zona de cazadores, “a puesto”, de palomas o malvices, porque cada cierta distancia hay unos postes con unos carteles que indican “P13 o P14”. Pienso que querrá decir Puesto 13 o Puesto 14. Tomamos nuestra precuación, por si acaso, y nos ponemos el chaleco reflectante “anticazadores”. Durante 800 m. caminamos por un camino estrecho, agradable, sombrío, silencioso que al llegar a su final, y como si de una explosión de luz repentina se tratara, el bosque abre su, hasta ahora, sombría estancia regalándonos, desde la atalaya donde nos encontramos, una panorámica abierta y excepcional del comienzo de la bardena. Estamos en el paraje de Vallescura. Durante un buen rato, y tirando de prismáticos, podemos apreciar la inmensidad de la bardena, y más en un día claro como éste.(Ver foto seguida a este párrafo).

Panorámica bardenera
He nombrado en el párrafo anterior la palabra “atalaya”, que quiere decir, según la Real Academia de la Lengua Eminencia o altura desde donde se descubre mucho espacio de tierra o mar”. El camino que atraviesa el bosque que hemos pasado termina en la susodicha atalaya, y eso quiere decir que si el camino termina y estamos en una atalaya, el recorrido a seguir es una bajada que no tiene senda que seguir.

Entramos en el segundo tramo “salvaje” de los tres a atravesar en esta ruta. El desnivel que tenemos que bajar, rondará los 105 m. y no hay caminos, hay que bajar por terreno salvaje.

Lo primero que hay que inspeccionar, desde esta altura, es la zona que creamos más conveniente para bajar, porque las pendiente son pronunciadas, y una mala elección puede condicionar bastante la bajada en cuanto a tiempo y peligro se refiere. Una vez evaluada la situación decidí bajar por el lugar donde se veía que la vegetación estaba más abierta, al inicio, se tiene que bajar despacio, apoyándote en el bastón, y sin prisas, porque un tropezón, debido a la fuerte pendiente, puede hacerte rodar varios metros hacia abajo. Poco a poco la pendiente va disminuyendo, y si te diriges hacia la derecha de la bajada encontrarás un pequeño barranco que te lleva hasta abajo con las pequeñas dificultades propias de este tipo de bajadas. Una vez que sales a campo abierto, seguimos bajando hacia la carretera NA-128, atravesamos un corral de ovejas, pasamos por debajo de un acueducto que discurre paralelo a la citada carretera, y salimos a la misma, a la altura de la señal que nos indica que estamos en el kilómetro 34.

Acueducto paralelo a la carretera
Seguimos la carretera 165 m. por la carretera, a partir del Km. 34, y nos metemos por el primer camino que encontramos a la izquierda. De repente estamos en un paisaje completamente diferente al que hemos dejado atrás. Andamos 140 m. y giramos a la izquierda por un camino amplio y llano (De los de concentración parcelaria). Estamos rodeados de campos de cereal, en el término de El Villar. Avanzamos 550 m. por el citado camino, giramos a la derecha y pasamos por encima de un puente que salva el Barranco del Abejar.Giramos hacia la derecha, avanzamos 170 m. y volvemos a meternos por un camino que hay a la izquierda y que accede a unas fincas de cereal.Seguimos el camino, aproximadamente 300 m. hasta que termina. Estamos a punto de entrar en el tercer tramo “salvaje” de los tres que tiene este recorrido. Una vez que termina el camino bordeamos un pequeño campo de labranza, seguimos rectos, atravesamos un pequeño canal de riego, y nos metemos en el tercer pinar objeto de esta ruta. Se trata de un pequeño tramo de pinar. Son menos de 100 m., con un desnivel del 9%. Ascendemos tranquilamente hasta llegar, en su parte superior, a un camino llano que discurre paralelo al Canal de las Bardenas.
Tercer pinar del recorrido
Una vez que hemos ascendido hasta el camino, giramos a la derecha y durante 2,600 km vamos disfrutando de un paseo placentero y abierto, por un camino descarnado por el paso del tiempo, y desde donde podemos apreciar, desde la elevación donde nos encontramos, Carcastillo y todo su entorno por la parte derecha (Campos de cereal, granjas de cerdos, pollos, corrales de ovejas, etc), y del canal por su parte izquierda con toda la vertiente del pinar que se precipita sobre él. Es curioso observar la ingeniería hidráulica que nos puede enseñar un canal, en el que se pueden apreciar sus puentes, tajaderas, arriostramientos, reglas de medición de profundidad, escaleras de evacuación ante una posible caída al canal. etc.
Canal de las Barenas y Camino paralelos
Llegando al segundo cruce del camino desde que lo cogimos, giramos a la derecha. Durante un kilómetro vamos descendiendo poco a poco disfrutando del mismo paisaje, y cuando llegamos al final del camino, y nos damos de frente con un despósito de agua, cuyas paredes están pintadas de color blanco, giramos a la izquierda; estamos en el paraje denominado “El Mosquete”. Otros 760 m. de camino recto y ancho, en el que aparecen las primeras fincas de vid (Propiedad, creo yo, del Monasterio de la Oliva), nos hacen llegar a un giro brusco, a la derecha, desde donde ya apreciamos, en todo su esplendor, el Monasterio de la Oliva. Los últimos 800 m. en bajada, antes de llegar al Monasterio, nos desembocan en su Bodega. Cruzamos la carretera y nos introducimos en el famoso edificio histórico destino de este recorrido.
Fachada de la Basílica del Monasterio de la Oliva
Tengo la suerte que no hay visitantes y que la Iglesia está abierta; durante un buen rato permanezco dentro de la basílica admirando la sobriedad de la misma. No puedo verla con detalle porque unas verjas impiden el paso, solo se puede ver desde el fondo de la nave.

El Monasterio de la Oliva es un edificio……….Monasterio situado en término de Carcastillo, lindante con las Bardenas Reales de las que es congozante. Según la propia tradición cronística de este cenobio, su origen se remonta a 1134, en que el rey navarro García Ramírez hizo donación del término de Encisa, ubicado junto a la frontera con el reino de Aragón, al abad de Scala Dei, con objeto de instalar en el lugar una comunidad cisterciense. Este hecho encuentra una seria objeción al no hallarse testimonios ciertos de la existencia de la abadía francesa de Scala Dei con anterioridad al 1137, lo que indudablemente ha inducido a pensar en la interpolación o inexactitud de la data crónica del documento de García Ramírez, hasta el extremo de haberlo considerado incluso como falso, máxime si este instrumento no es original, sino copia del siglo XVI conservada en el Libro Becerro de La Oliva.

Este texto está sacado de la página web enciclopedianavarra.biz, si quieres saber más sobre este mágnífico conjunto de edificios, pincha en este trebol

Una vez realizada la visita pertinentea anuestro destino principal, nos dirigimos al final del recorrido hasta Carcastillo, por un agradable paseo, jalonado con bancos cada 100 m. que discurre paralelo, e independiente, a la NA-128, y que hace que los últimos 2 km del este recorrido los hagamos, practicamente, en plan paseo de jubilado, no sin antes echar la vista atrás y poder observar la impresionante parte trasera del Monasterio.

Parte trasera del Monasterio de la Oliva

Una vez dentro del casco Urbano de Carcastillo, me pierdo por sus calles, entro en un bar, me tomo una “maxicroqueta” con su correspondiente caña de cerveza (Más que todo por la hidratación), y después de algo más de 4 horas de recorrido, me meto en el coche para comenzar mi regreso a Tafalla.

Este recorrido está también publicado en mi página, en la siguiente dirección: Patxi Olite / Mi Blog.

Igualmente, y para el que quiera ver todas las fotos y descargar el recorrido para poder hacerlo por donde yo lo hice, podéis hacerlo pinchando en el siguiente enlace: wikiloc / Patxi Olite / Carcastillo

¡En fin! Objetivo cumplido por hoy. Volveremos a editar más recorridos.

Saludos: