Y de repente…todo fijo.

Baltasar_Gracian¡Es la Lotería ¡idiotas!

¿Acaso creían que el problema de los refugiados de Siria, del prácticamente Norte entero de África, la victoria de más o menos “populistas” y dogmáticos en el mismísimo corazón de Estados Unidos y en Europa; tendrían cabida hoy?

¿Acaso creían que el atentado teócrata –espero no vuelvan a llamarme lo que no soy: islamófobo, porque me carcajeo- de Berlín iba a seguir dando que hablar…o el sospechosísimo atentado contra el embajador ruso en Ankara?

¿Acaso creían que las matanzas en Yemen, Siria, Iraq o el proceso de paz en Colombia iban a ser hoy noticia?

¿Alepo; Raqqa, Idlib, Mosul…?: ¡¡¡jamás de los jamases!!!

¿Pero en qué mundo viven Vds., queridos lectores que tienen a bien visitar este Jardín?

Hoy lo tengo lleno de humedad y de niños lejanos que no dejan de ser escuchados por mí desde el punto de la mañana trabajando en tan verde y arreglada parcela ajardinada.

Cuando he despertado ni lo recordaba.

Y cuanto más me despejaba, más me sorprendía en el final más grave de los grititos de tan tiernos imberbes.

Y cuando iba siendo yo mismo, me he recordado implacable: “es la Lotería ¡idiota!”.

El mundo se para: todo hoy es Lotería.

Hace un año y un mes fueron los ignominiosos y (como todos los atentados) provocadores ataques teócratas en París…en Bruselas…donde el multiculturalismo muestra su verdadera faz: una patraña. Guetos de los que se aprovechan los ulemas con dinero saudí, las más de las veces.

Ese multiculturalismo, hijo del Romanticismo germano del XIX (Herder) y del sesentayochismo bien intencionado francés: el mismo que aquí siempre denuncio mientras planto brócoli, así como denunciaba infatigable el fallecido André Glucksmann también; el multiculturalismo, digo, nos mostró su cara. La auténtica. La verdadera. Barrios enormes de Bruselas donde policías y militares son recibidos a botellazos y pedradas al ir a detener a algunos de los autores de las matanzas en Bataclan, en el Estadio de Francia, en las terrazas parisinas donde Sartre y Beauvoir veían la vida pasar con un café o un cognac, escribiendo, observando, pontificando, filosofando a veces…

Hoy no hay Paro; no hay recortes desde la férrea y brutal U.E.; no hay problemas.

Todo es Esperanza (ese peligrosísimo sentimiento irracional a todas Luces, valga la broma). Esperanza de ser ricos previo paso por la diligente cuando quiere, Hacienda.

Todo es buenrollismo y algarabía…

Si alguien no sigue la corriente: es un amargado.

Supongo que si alguien está en el Paro más absoluto y cuenta con más de cuarenta o cincuenta castañas: tiende a joder más la fiesta que cualquier otro. Máxime si se queja por no recibir prestaciones. Por no encontrar empleo y caso de conseguirlo (toda una Epifanía), protestar por las horrorosas condiciones y precariedad laborales.

No, hoy es día de Esperanza.

Todo es repentina y siniestramente: una foto fija.

Los programas matinales ya no buscan a la chica desaparecida, tampoco hablan de sucesos escabrosos, de violaciones intolerables: hoy el mundo en este país es una sonrisa fija que muestra molares e incisivos impecables.

La foto fija de una Ilusión, de una Esperanza…la de una enorme Mentira.

Y me despido con el siempre certero y sabio donde los haya, Baltasar Gracián. Nuestro Baltasar Gracián:

 

“El arte de la suerte.

La buena suerte tiene reglas; no todo son casualidades para el sabio; el esfuerzo puede ayudar a la buena suerte. Algunos se contentan con ponerse confiadamente a las puertas de la Fortuna y esperar que ella haga algo. Otros, con mejor tino, entran por esas puertas y utilizan una audacia razonable que, junto a su virtud y valor, puede alcanzar la buena suerte y obtener sus beneficios. Pero, si bien se piensa, no hay otro camino sino el de la virtud y la prudencia, porque no hay más buena ni mala suerte que la prudencia o la imprudencia

(Baltasar Gracián: El Arte de la Prudencia. Parágrafo 21)

Acerca de epicuro

Alumno de todo, maestro de nada...
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*