Reino Unido podría destruir la economía europea

Hay una idea que se pasa por la cabeza de las personas más catastrofistas en términos de estabilidad tanto en la economía como en la sociedad: la destrucción de la Eurozona. Lo que en el pasado fue un proyecto ambicioso, bonito y lleno de posibilidades, en la actualidad se ha terminado convirtiendo en un zombi que trata de mantenerse erguido por mucho que los golpes no le dejen de impactar de forma constante.

Y es posible que algunos de los nombres que forman parte de esta entidad malherida no estén dispuestos a seguir esperando para ver cómo todo se desmorona. El referéndum del 23 de junio determinará si Reino Unido se mantiene al pie del cañón o si hace lo que ha amenazado que podría hacer desde hace mucho tiempo: abandonar la Unión Europea.

De ocurrir esto las posibles situaciones y consecuencias podrían llevar a que la sociedad de los países de la Eurozona se vea afectada de distintas maneras. Los británicos, que nunca estuvieron muy seguros de si compartir sus juguetes con sus amigos europeos era la mejor opción, confirmarían que sus peores temores se han acabado confirmando.

Y lo malo es que esto podría derivar en que otros países de la Eurozona adopten el mismo camino y decidan independizarse tal y como lo habrían hecho los británicos. Ante esta situación la economía y la sociedad tendrán que ajustarse a un momento crítico en el desarrollo del continente.

Un informe crítico

De ello ha hablado Barclays en un informe desde el cual repasan la realidad y las posibles consecuencias del abandono de Reino Unido. Aunque no se mojan sobre si su nación debería mantenerse firme en Europa o salir de la Eurozona, sí que aportan información que nos ayuda a ver cuál es la situación.

Mencionan que si Reino Unido se marcha el crecimiento de la Eurozona, como es lógico, se verá resentido. Lo hará entre un 0,10% y un 0,15%, con el PIB de la región aumentando en este año 2016 a un 1,4% y pasando en 2017 a un 1,7%. Desde la entidad bancaria no son ajenos a los riesgos que supone este tipo de situación, por lo que repasan todos los puntos de vista.

La economía creen que se verá afectada de una manera diferente a lo que se puede imaginar y con consecuencias posiblemente fatales para el futuro de Europa. Contemplan distintos tipos de situación en las que la economía se verá alterada. Por ejemplo, debido a que no habrá circulación libre de ciudadanos entre las distintas naciones.

También por la forma en la que las instituciones políticas europeas tendrán una losa que les impedirá crecer. Y todo ello nos llevará a que la moneda se encuentre con un difícil bloqueo que en algunos países podría ser fatal para las respectivas sociedades que la utilicen.

Efecto dominó

Lo que más se teme es el efecto dominó, o lo que se puede entender de otra manera: un proceso en el cual otros países sigan los pasos de Reino Unido y decidan abandonar también la Eurozona. El principal miedo a que esto ocurra se encuentra en el escaso control que existe de la inmigración, lo que ha llevado a que se extienda un sentimiento antiinmigración que ha hecho mella en multitud de naciones.

Los británicos han visto cómo la gota ha colmado el vaso hace tiempo y no quieren ser víctimas del descontrol que existe a este respecto. Otros países de la Unión Europea también podrían seguir el mismo camino, lo que provocaría un deterioro de la moneda de forma notable.

No obstante, en Reino Unido no son ajenos a todo lo que esto implica y quizá sea lo que lleve a los británicos a votar mantenerse dentro de la Unión Europea. Porque según como avisa Barclays, si Reino Unido abandona el barco, se encontrará con un largo proceso de tramitación, papeleo y problemas administrativos que afectará en gran medida también a la economía del país.

Es un tipo de situación que no resultará positiva para la nación por mucho que a largo plazo tenga vistas de alcanzar un nivel de estabilidad superior. Ahora mismo el PIB británico se establece en 2016 con un 1,6% y en 2017 con un 1,8%, pero de continuar la independencia podría significar que se encontraran con hasta cinco décimas en su contra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *