Inicio > Sin categoría > Cuando el spray gana a YouTube

Cuando el spray gana a YouTube

domingo, 24 de febrero de 2008

Dicen que ha empezado la campaña electoral. Lo que no se sabe es cuándo. Ni, mucho menos, si se terminará alguna vez. Un crítico cinematográfico comentó no hace mucho aquello de que las películas eran “eso que echan entre anuncio y anuncio”. Con las elecciones pasa algo parecido. Es algo que sucede un día entre campaña y campaña. Además, antes en la jornada siguiente ganaban todos. Ahora, los que pierden no reconocen a los que triunfan y arrancan la siguiente campaña por aquello de combatir la resaca con otro clavo. Al menos así pasó en 2004, con el 14-M. Y qué decir de las más recientes, ésas del 27-M que se votaron en Navarra, pero se decidieron en Madrid… ¿Y si sucediera al revés este 9-M? Dejémoslo ahí y abramos la perspectiva más allá del ombligo foral. Hasta el otro lado del Atlántico. Eso sí, mejor salsa latina o tango argentino que Supermartes . Como sucede con el fútbol, la publicidad o el cine, el lenguaje encierra allí mucha más expresividad y sabiduría popular. Y es que la primera decisión ante unos comicios no es votar a tal o cual partido (en caso de que se puedan presentar todos, algo que no sólo pasa en lejanas repúblicas bananeras), sino votar o no votar. De hecho está en juego la propia legitimidad de la política y de los políticos. En esto, las paredes y carteles de Latinoamérica dejan a la altura del barro a los fabricantes de eslóganes y expertos universitarios. En las elecciones de 2000, cuando el país de Gardel se desangraba con El Corralito y la política de pampa quemada de Menem o De la Rúa, alguien escribió en un muro lleno de fotos de candidatos un sincero “¡Que pierdan todos!”. Menos mal que les salió Kirchner… Más lejos iba la pancarta de unos manifestantes en el México nada lindo de 2004: “¡Que nos gobiernen las putas: sus hijos ya nos han fallado!”, se leía. Ingenioso, pero quizá injusto, pues las trabajadoras del sexo merecen tanto respeto como los políticos y urge reivindicar el compromiso de éstos en una época donde nadie quiere responsabilidades ni en la comunidad de la escalera. Aunque, para pintadas, una desteñida en una tapia de un valle cercano a Pamplona: “Los ricos ganan porque les votan los pobres”. ¿Habrá una colonia de argentinos en Izagandoa?

POR TXUS IRIBARREN

Categories: Sin categoría Tags:
Comentarios cerrados.