Drive: Lo retro está de moda

“Drive” ha sido una de las grandes olvidadas por los Globos de Oro y los premios de la crítica estadounidense. Y es que a pesar de narrar una historia sencilla, la fuerza de la dirección de Nicholas Winding Refn, que ganó un premio a la dirección en Cannes, eleva la película a uno de los mejores intentos del pasado 2011. “Drive” cuenta la historia de un hombre solitario (un hierático Ryan Gosling) que conduce coches para criminales y trabaja al mismo tiempo como especialista para películas de Hollywood.

El desvío de su rutina (por el amor de su vulnerable vecina, Carey Mulligan), termina trayéndole demasiados problemas con las organizaciones criminales de Los Angeles. Nada demasiado nuevo en cuanto al argumento, pero toda una puesta en escena llena de acción y escenas de suspense que tampoco se olvida de traernos algunos tiernos momentos de personaje. La buena mano del director danés no oculta sus referentes retro de los 80, pero sus persecuciones y tomas aéreas son espectaculares, absorbiendo al espectador desde el primer momento.

La cinta está también acompañada por una excelente música de Cliff Martinez y unos temas muy del gusto de la escena hipster (College, Kavinsky). Muchos la tacharán de “videoclipera”, y es cierto que en algunos momentos la película se excede en la estilización de la violencia (al más puro estilo Tarantino), pero “Drive” tiene personalidad para dejar algo dentro del espectador cuando termina la película.

En definitiva, una película muy recomendable, a medio camino entre lo indie y lo puramente hollywoodiense, con unas interpretaciones sobresalientes y una estética de lo más evocadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*