24
Nov 11

Tentaciones a evitar

Hacía tiempo que no veíamos a Sarah Jessica Parker prodigarse por las salas de cine. Tras su discreto paso junto a Hugh Grant en la comedia “¿Qué fue de los Morgan?” no habíamos tenido la oportunidad de ver a la chica por excelencia de Sexo en Nueva York. Los encargados de traérnosla de nuevo han sido los mismos productores de “Malditos Bastardos” (The Weinstein Company). Y visto el resultado, se la podrían haber quedado por un buen tiempo.

Tentación en Manhattan (cuyo título en inglés es “I don’t know how she does it”) es un dramedy descafeinado y previsible sobre una madre de familia y mujer de negocios que hace verdaderos equilibrios para triunfar familiar y profesionalmente. El guión, dramáticamente soso, y los momentos edulcorados sólo parecen guardar un lugar para esta cinta en las sobremesas de sábado de Antena 3.

Los distribuidores, probablemente sabedores de que el resultado del filme no era para tirar cohetes, la han titulado “Tentación en Manhattan” con el fin de atraer a las audiencias sedientas de más capítulos de la “Sarayesi” (como se dice en cañí).

Pero no se dejen engañar. De Manhattan nada de nada; más bien Boston. Y de frenesí de “manolos” y cubatas todavía menos. Una tentación a evitar tanto para fans de la serie como para cualquiera con una opción mejor en taquilla.


24
Nov 11

La voz dormida, que no muerta

Incomprensiblemente, la Academia de Cine ha escogido este año a Pa Negre para representar a España en los Oscar; una película de trasfondo similar a La Voz Dormida, pero inferior en calidad y emoción a la cinta de Benito Zambrano.

Lejos de ser una película perfecta, La Voz Dormida es un testimonio necesario para recomponer una parte del pasado de España. Aunque con un guión irregular y una dirección discreta, la fuerza de la historia de Hortensia y Pepa traspasa la pantalla y toca el corazón del espectador más distante. Muchos han criticado, por poco original, una nueva incursión en las consecuencias y el horror de la Guerra Civil. Pero el valor casi documental de la película de Benito está por encima de la necesidad de ser rompedora.

En estos tiempos de crisis en los que todos nos quejamos por las circunstancias, La Voz Dormida es toda una lección de humildad e historia. Hay a quien no le gusta remover en los traumas del pasado, pero el recuerdo o el homenaje no tiene por qué ser necesariamente un reproche. La voz de Hortensia y Pepa puede dormir durante un tiempo, pero nunca debería apagarse.


24
Nov 11

Actores que odian sus películas

Imagínate un grupo de Facebook que se llamara “actores que odian sus películas”. Sería algo así como el de “señoras que”, pero con actores. Tengo la impresión de que Robert Pattinson, el célebre vampiro de la saga Crepúsculo, sería el primero en ponerle el “me gusta” de rigor. Estando en París de promoción, el héroe adolescente del momento dejó claro que tenía pocas ganas de promocionar su nueva película: Amanecer.

Y es que son ya muchos años llevando colmillos postizos, pero sobre todo, son muchos años diciendo tonterías como pianos sobre la nueva película. Que si en Amanecer hay una escena de sexo o que si la escena del nacimiento de su hijo con Bella es muy intensa.

Se nota a la legua que los actores de Twilight están hasta el moño de soportar los flashes y de repetir las mismas declaraciones en cada ciudad a la que van. Pero a las fans más descerebradas, les da lo mismo. Total, sólo quieren verle sin camiseta. Y el pobre Robert Pattinson, sufre. Quiere ser un actor serio y no le dejan. Ni él mismo sabe por qué ha sido erigido sex symbol de la época. Será que sus fans son todas unas “frikis” de las que se pasan el día frente al ordenador. Manejan el Twitter que es un primor. Y ya sabemos que, en estos tiempos, las redes sociales mandan.


24
Nov 11

Somewhere: en algún rincón de Los Ángeles

Sofia Coppola, la célebre hija de Francis Ford Coppola, acaba de estrenar su película Somewhere en los cines de España. Con un argumento del grosor de un folleto, la cinta es, como siempre, un difícil equilibrio entre lo minimalista y el tedio puro y duro. Así que si usted no es de los que acude al cine a reflexionar, no vaya a verla.

La película de Sofía Coppola es un conjunto de postales sobre la vida de un actor que se enfrenta al vértigo de un parón en su carrera y que termina encontrando en su hija la redención necesaria. Pero en mi opinión, el mayor logro de Coppola es haber recogido en sus planos la esencia escurridiza de Los Angeles. Yo viví un año y medio en esa ciudad, que dicen, está hecha del material de los sueños. Una urbe tan surrealista como la vida de Stephen Dorf, donde quizá por la estabilidad climática, se tiene la sensación de que el tiempo no pasa.

Los Angeles se me antoja una especie de limbo donde esperar la salvación de algún productor de cine. En las desesperadas miradas de las bailarinas de strip tease, en los silencios de la ciudad rotos por un descapotable o en los encuentros casuales en el hall del hotel Chateau Marmont, hay una gran parte de la vida de Los Angeles que Sofía Coppola ha recogido con acierto y maestría.


18
Nov 11

La piel que “evito”

Cada vez que Pedro Almodóvar estrena película, España entera parece contener el aliento. “La piel que habito” ha sido un éxito en taquilla, pero no se ha librado de cosechar algunas críticas negativas. Para algunos se trata una de las mejores películas del director manchego; pero para otros es un ejercicio de pretensión que incluso llega a provocar risas involuntarias. Pedro tiene fama de ser un hombre tímido y centrado en sí mismo, pero también muy exigente con su equipo técnico. Tanto es así que algunos de sus miembros de rodaje, entre los que se encuentran algunos conocidos míos, llamaron al rodaje de su última película “La piel que evito”.

Anécdotas al margen, el mote me recuerda que siempre que salgo de España me nombran a Almodóvar como el estandarte de nuestra cultura. Personalmente disfruto con sus películas, pero no puedo evitar contestar que yo vivo “en otra España”. La del cirujano de Toledo me queda lejos, y eso que vivo en Madrid. Reconozco las realidades que retrata Almodóvar, pero no me siento reflejado en ellas. Sin ánimo de compararme con nada de lo siguiente, es como si a un ejecutivo de la City londinense le hablaras de la Inglaterra marginal de Ken Loach como esencia de Gran Bretaña. Te mandaría a hacer puñetas. Fuera de España apenas conocen más de nuestro cine. Y yo, la de Almodóvar, es una piel que evito.