Violencia legítima

Kale Borroka 4Para los que creíamos olvidados los viejos tiempos de la violencia indiscriminada y gratuita lo acontecido el sábado en las calles del Casco Viejo de Iruña fue una desagradable sorpresa. La lectura del comunicado del Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión sobre el tema

(…) queremos expresar nuestra total solidaridad a las cuatro personas detenidas y exigimos su inmediata liberación, sin ningún tipo de cargo. No sabemos si estas personas han participado o no en la autodefensa ante la policía, pero esto no nos importa a la hora de reivindicar su inocencia. Los únicos culpables de los incidentes son la policía que constantemente vulnera el derecho de expresión por medio de la represión y los políticos corruptos que le ordenan a la policía ejercer este tipo de violencia (…)

http://amnistiaaskatasuna.blogspot.com.es/2017/03/ante-los-incidentes-provocados-por-la.html#!/2017/03/ante-los-incidentes-provocados-por-la.html

ya roza el delirio.

Es posible que la dinámica de los últimos 80 años que ha vivido este país de acción-represión haya hecho a algunos perder la noción de la realidad y que el buenismo social, amparado en las ansias de paz, nos haya hecho capaces de crear en el imaginario colectivo una equiparación de todo tipo de violencias que no es más que un reflejo de la repulsa ciudadana a la violencia ilegítima empleada por las cloacas del estado en respuesta al terrorismo de ETA. Equiparación que produce que alguien tenga la tentación de justificar animaladas como la del sábado en Iruña.

Y es, quizás, hora de aclarar algún concepto. Y esto pasa por dos principios; no todas las violencias son iguales y equiparables, y no todas las violencias son ilegítimas.

Continúa leyendo Violencia legítima

De la socialización del sufrimiento a la socialización de la culpa

kaleborroka2No por sorprendente y disparatada que pudiera parecer la nueva campaña que está protagonizando la Izquierda Abertzale estos días, el último artículo de Barrena; “El PNV, ese agente violento del conflicto” puede resultar un ejemplo paradigmático de ello, no deja de tener su lógica dentro del continuo vaivén a que los “nuevos tiempos” obligan para encajar el “donde dije Diego digo digo” sin tener que ponerse excesivamente colorados.

Cuando se produce el nacimiento de ETA las pautas del conflicto estaban perfectamente claras; ETA nace como un movimiento de resistencia antifascista frente a un gobierno dictatorial sostenido por el ejército y, por tanto eran perfectamente reconocibles los frentes y el enemigo, y relativamente sencillo el argumento justificador de la violencia armada. El debate pues, en aquellos primeros compases, no es la forma de lucha sino la definición del estado que vendrá tras la victoria. Y en ese debate y conclusiones es donde está el origen del fiasco de ETA, cuando se cambia nacionalismo por marxismo y renuncias a tu propio pueblo.

Continúa leyendo De la socialización del sufrimiento a la socialización de la culpa