Líneas rojas

no-pasarEl último “Navarrómetro” y los sondeos electorales que poco a poco vamos conociendo sobre el momento electoral de Navarra y el previsible vuelco electoral del próximo mayo, con la presencia de un mínimo de cinco fuerzas políticas ampliable a 7 o incluso 8 en el Parlamento foral, si es que este se produce finalmente puesto que no parece fácil desmontar la red clientelar en que han convertido Navarra los casi 35 años de gobierno UPPSN, han puesto de máxima actualidad la política de pactos que veremos para la formación del próximo gobierno de Navarra y, sobre todo, cuales son las “líneas rojas” de las fuerzas que pueden protagonizarlo.

En el caso de UPN y PP, si los segundos alcanzan representación parlamentaria en caso de concurrir separadamente supuestos sobre los que albergo serias dudas, no están tanto en las que pueden poner ellos, teóricamente EH Bildu y Podemos, y en la práctica solo los primeros, sino en las que puedan poner los demás respecto a ellos, no es fácil alcanzar acuerdos con quienes has estado ninguneando y excluyendo durante tanto tiempo, igual que no lo es mucho más sutraerse a la tentación de mandarlos a la oposición tras la mas caótica legislatura que ha vivido Navarra desde la transición, con un solo presupuesto aprobado de cuatro posibles y el record absoluto que supone que el Ayuntamiento de la capital tenga el dudoso honor de no haber aprobado ni uno solo con el agravante que supone para la inteligencia, encima, repetir candidato. Y todo ello sin olvidar el roto que han protagonizado con las arcas forales y el descosido que supuso el final traumático de la CAN.

Continúa leyendo Líneas rojas

39 años después…

39Treinta y nueve años duró el régimen fascista resultado de la asonada militar de 1936 y la posterior guerra civil, treinta y nueve años que cambiaron la historia y constituyeron uno de los periodos más negros en la historia de España. La supresión de libertades, el aislamiento internacional, la corrupción, el nacionalismo uniformizador español en su versión más casposa, la represión… fueron moneda de uso común del régimen y el día a día de los ciudadanos al sur del Pirineo.

En aquellos años la oposición al régimen estuvo protagonizada por dos movimientos políticos diferenciados en su origen y en sus fines, uno centrípeta que intentaba sustituir la estructura del estado sin poner en duda el proyecto nacional y otro centrifugo que trataba de terminar con el proyecto nacional que había dado lugar al régimen fascista y a unos cuantos parecidos precedentes; el comunismo y los nacionalismos periféricos.

A la muerte del Dictador, y contrariamente a lo que podía presumirse, la solución no fue un triunfo de ninguno de estos sino una reconversión, más o menos, tranquila del estado a una democracia formal manteniendo apenas maquilladas unas cuantas estructuras del régimen anterior y, lo que es peor, unos cuantos de sus protagonistas situados en casi todos los estamentos de poder. Intereses internacionales, el ruido de sables, la traumática experiencia del 36 y, sobre todo, el conformismo de una sociedad “domesticada” por un período tan largo de ausencia de libertad propició la existencia de una transición ordenada que dejo unos cuantos problemas sin resolver o resueltos a medias.

Otros, curiosamente, treinta y nueve años después el régimen resultante de aquel proceso condicionado está a punto de saltar por los aires precisamente lastrado por esos temas que no se atrevió o no pudo resolver el totem sagrado de aquella transición; la Constitución Española de 1978; el estado del bienestar, las libertades públicas y la estructura territorial del estado.

Continúa leyendo 39 años después…

La renovación del PSN

UPSNLas aguas bajan revueltas en el PSN. Soplan vientos de cambio y los socialistas navarros se enfrentan a un momento clave de su corta historia con un riesgo hasta ahora desconocido para ellos como es su desaparición del mapa político de Navarra. No son pues tiempos de liderazgos políticos ni de ensoñaciones con tiempos mejores y pasados, son tiempos de supervivencia. Y la supervivencia no se consigue con operaciones de maquillaje más o menos sofisticadas sino mediante un profundo ejercicio de autocrítica y de análisis realista del porque se ha llegado a esta situación.

Creo que el Partido Socialista en Navarra, me resisto a llamarlo de Navarra a la vista de sus últimas actuaciones, es un elemento necesario para la política de nuestra tierra pero solo lo es desde la asunción de sus propios principios, de su historia y su militancia no desde el seguidismo ciego a los intereses del Partido Socialista Obrero Español. Hace falta una auténtica socialdemocracia en Navarra pero por y desde Navarra.

Continúa leyendo La renovación del PSN

El Congreso

No necesito amigos que cambien cuando yo cambio y asientan cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor.

Plutarco

 

Vaya por delante que del XXXVIII Congreso del PSOE nadie podía esperar cambio alguno dado el perfil de quienes pretendían liderarlo, para cambiar no solo es precisa la intención sino la propia capacidad, y tampoco cabía confiar mucho en quienes les jaleaban haciendo caso omiso al sabio consejo de Plutarco que da comienzo a este artículo y que viene que ni pintado a las sombras de Rubalcaba y Chacón.

 

Continúa leyendo El Congreso