Constitución e imperio de la ley

sables“Es tan grave el estado de inquietud que en el ánimo de la oficialidad parecen producir las últimas medidas, que contraería una grave responsabilidad y faltaría a la lealtad debida si no le hiciese presente mis impresiones sobre el momento castrense y los peligros que para la disciplina del Ejército tienen la falta de interior satisfacción y el estado de inquietud moral y material que se percibe, sin palmaria exteriorización, en los cuerpos de oficiales y suboficiales”.

 De Francisco Franco Bahamonde. Capitán General de la Región Militar de Canarias aSantiago Casares Quiroga. Presidente del Gobierno de la II República.

23 de Junio de 1936.

 

Hoy, como todos los 12 de septiembre por otra parte, veremos la prensa española hacer correr ríos de tinta sobre Catalunya, los catalanes y su derecho a decidir. Mientras que en Catalunya de habla de democracia, de libertad, de urnas y de derecho a decidir, desde la meseta la respuesta será el mismo muro de incomprensión de siempre, y el mantra la Constitución, el imperio de la ley y la soberanía nacional.

Dado que ya he escrito es este blog más de una vez  de lo ademocrático, por decirlo suavemente,  del concepto soberanista quizás va siendo hora de desmontar la falacia constitucional…

Continúa leyendo Constitución e imperio de la ley

De lo público y lo privado

CUNMucho se esta hablando estos días de la decisión del Gobierno de no prorrogar el Convenio con la CUN para la asistencia sanitaria de los empleados y pensionistas de la Universidad de Navarra.

Y entre todo el ruido mediático y las acusaciones de un lado y de otro, solo hay dos argumentos que merece la pena contemplar por lo que tienen de racionales y ajenos a la trifulca política en la que ha decidido instalarse UPN como forma de hacer oposición, un error en mi opinión que, probablemente, solo va a conseguir el efecto contrario al que se pretende porque socava su propia imagen política o la que ha pretendido vender a la sociedad navarra durante los últimos treinta años.

El primero de ellos es el coste por persona que supone para el Servicio Navarro de Salud asumir la atención sanitaria de estos ciudadanos, que no pacientes, frente al coste que paga hoy día con la aplicación del tan traído y llevado convenio, y para ello nada mejor que utilizar lo que no tiene otro nombre que la “cuenta de la vieja” y comparar el precio del convenio por persona con el precio total de la sanidad navarra por navarro, olvidando, por supuesto, que no es lo mismo un paciente en Pamplona que en el Roncal, mucho más gravoso para las arcas públicas como es natural, y que la Sanidad navarra debe atender lo mismo a uno que a otro y que por pura economía de escala cuantos más pacientes haya en Pamplona y menos en el Roncal más bajará el precio por persona y que como es lógico la gran mayoría de los beneficiarios del convenio residen en Pamplona aunque solo sea por motivos laborables.

Continúa leyendo De lo público y lo privado

Líneas rojas

Lineas rojasSi hay alguna palabra que nos vamos a hartar de oír en la ya inminente campaña electoral para el Parlamento de Navarra esa es, sin duda, la palabra cambio. El problema es que, una vez más, no todos entendemos lo mismo por cambio, por lo que no estaría de más saber que entiende por cambio cada una de las fuerzas políticas que optan a ocupar algún escaño en la cámara Navarra, y que si hacemos caso a las últimas encuestas, van a ser unos cuantos.

Es evidente, por otra parte, que la previsible atomización del Parlamento Foral fuerce a un gobierno de pacto entre más de dos fuerzas políticas so pena de vernos abocados a unas nuevas elecciones, la tan mencionada segunda vuelta, allá por el mes de octubre. Segunda vuelta de resultado todavía más incierto que las próximas elecciones de mayo, más que nada porque no existen antecedentes de tal cosa en la Comunidad Foral. Segunda vuelta que además sería letal para Navarra después de tres años de parálisis institucional en medio de la peor crisis económica que ha vivido la Comunidad Foral en las últimas décadas. Y esos mismos pactos van a obligar a unificar el significado de la palabra cambio, por lo menos entre los que vayan a protagonizarlos.

Así, a vuelapluma, y sin entrar en que tipo de cambio nos proponen a los navarros los partidos en litigio entre otras cosas porque tampoco entre ellos la visión del cambio es unívoca, yo veo dos acepciones distintas de lo que unos y otros entienden por cambio.

Continúa leyendo Líneas rojas

Prisión permanente revisable

rajoy sanchezSi hace treinta y siete años a la mayoría de los españoles que votaron SI a la Constitución les hubieran dicho que con ese texto, que ponía fin formalmente al franquismo, unos años después un gobierno de España iba a poder poner en marcha un código penal medieval inmune a cualquier concepto racional y democrático de justicia cualquiera de ellos nos hubiera mirado con incredulidad, si además les hubiéramos dicho que en tal dislate iba a colaborar el Partido Socialista Obrero Español como recoge la lamentable fotografía que encabeza este artículo la mirada hubiera ya sido de estupefacción.

¿Qué ha pasado pues en estos treinta y siete años para que una medida de estas características haya pasado de ser una broma de mal gusto a algo que puede ser asumido por la sociedad española sin pestañear? ¿Qué para que a una medida involucionista como esta no solo se sumen los que siempre han mirado la libertad con sospecha sino los que proclaman defenderla? ¿Será capaz después de acuerdos como este la socialdemocracia española de sorprenderse por su declive electoral?

Resulta evidente que ni las cifras de porcentaje de población reclusa, uno de los más altos de Europa, ni los índices de criminalidad, contrariamente a lo que pudiera parecer por el primer dato uno de los más bajos de Europa, ni de estancia media en prisión, muy superior a los de los países de nuestro entorno, que ofrece España en comparación con otros países europeos hacen ni necesario, ni recomendable cualquier endurecimiento del sistema penal.

Continúa leyendo Prisión permanente revisable

Líneas rojas

no-pasarEl último “Navarrómetro” y los sondeos electorales que poco a poco vamos conociendo sobre el momento electoral de Navarra y el previsible vuelco electoral del próximo mayo, con la presencia de un mínimo de cinco fuerzas políticas ampliable a 7 o incluso 8 en el Parlamento foral, si es que este se produce finalmente puesto que no parece fácil desmontar la red clientelar en que han convertido Navarra los casi 35 años de gobierno UPPSN, han puesto de máxima actualidad la política de pactos que veremos para la formación del próximo gobierno de Navarra y, sobre todo, cuales son las “líneas rojas” de las fuerzas que pueden protagonizarlo.

En el caso de UPN y PP, si los segundos alcanzan representación parlamentaria en caso de concurrir separadamente supuestos sobre los que albergo serias dudas, no están tanto en las que pueden poner ellos, teóricamente EH Bildu y Podemos, y en la práctica solo los primeros, sino en las que puedan poner los demás respecto a ellos, no es fácil alcanzar acuerdos con quienes has estado ninguneando y excluyendo durante tanto tiempo, igual que no lo es mucho más sutraerse a la tentación de mandarlos a la oposición tras la mas caótica legislatura que ha vivido Navarra desde la transición, con un solo presupuesto aprobado de cuatro posibles y el record absoluto que supone que el Ayuntamiento de la capital tenga el dudoso honor de no haber aprobado ni uno solo con el agravante que supone para la inteligencia, encima, repetir candidato. Y todo ello sin olvidar el roto que han protagonizado con las arcas forales y el descosido que supuso el final traumático de la CAN.

Continúa leyendo Líneas rojas

El partido franquicia

franquicias_logosSon ya varios los artículos que he dedicado en este blog a la nueva política, y a como las nuevas formas de comunicación estaban cambiando el tablero de juego y las relaciones entre partidos, militantes y electores.

Desde estas mismas páginas he sostenido unas cuantas veces que el empoderamiento ciudadano iba a cambiar radicalmente las estructuras políticas y que los partidos deberían reinventarse no solo a nivel comunicativo sino, también, organizativo si querían sobrevivir en una sociedad intercomunicada y en red.

También he escrito alguna vez que otros ámbitos de la sociedad ya se estaban adaptando a los nuevos usos sociales, en especial la economía mucho más ágil a la hora de cambiar sus estructuras de negocio para adecuarlas a las nuevas necesidades y opciones del cliente, objetivo final de toda actividad económica.

Es evidente que la actividad política se diferencia, o se debiera diferenciar, de la actividad económica en que una se rige por el principio de las ideas y la otra por el beneficio y que por tanto, y aunque la estructura comunicativa y el terreno de juego social en que se mueven ambas es común, las respuestas deben ser diferenciadas, adecuadas a los principios que las rigen.

Es por eso que resulta aún más sorprendente que el movimiento político que hasta ahora ha entendido mejor el cambio del paradigma de la comunicación, y además desde un planteamiento ideológico, que podemos compartir o no, absolutamente coherente y firme haya perdido de vista el objeto de la actividad política y que la toma del poder no es el fin en si mismo de una organización política sino el medio para desarrollar sus planteamientos ideológicos en la sociedad. Han confundido la estrategia con la táctica… Continúa leyendo El partido franquicia

¿Camina UPN hacia la escisión?

Escisión UPNEl sábado por la noche se conocieron los resultados de la votación del Consejo Político de UPN en la elección del candidato designado para tapar el hueco dejado por la repentina espantada de Yolanda Barcina y estos se apartaron poco del guión previsto por la todavía, y cada día menos todavía, presidenta del Gobierno de Navarra y dueña y señora de las estructuras del partido desde el fiasco del sector quesero en el último Congreso de UPN; un nuevo sopapo al ex presidente Sanz y a su candidato de circunstancias, los vaivenes de Alberto Catalán y su medrosidad han sido las que han clavado el último clavo de su ataúd político.

Pero el resultado, aunque más claro que en el último Cónclave regionalista, sigue sin garantizar la cohesión de UPN; un 60 a 40, en un órgano hecho a imagen y semejanza de la lideresa, no es precisamente el adecuado para frotarse las manos ni brindar por la victoria y, menos todavía, cuando al día siguiente se celebra la fiesta del partido, preparada a mayor gloria del triunfador, y la noticia fueron más las ausencias que el habitual coro de aplaudidores de la cosa.

Así las cosas, la pregunta es ¿Existe un riesgo real de escisión en UPN?

Continúa leyendo ¿Camina UPN hacia la escisión?

Demasiadas incertidumbres

podemos y transparenciaDespués de treinta y cinco años de gobierno de los muñidores del Amejoramiento en forma de falso bipartidismo parecía que la hora del régimen que ha gobernado Navarra desde la Transición tocaba a su fin. La desastrosa gestión de Yolanda Barcina y el aislamiento social de UPN, a lo que habría que añadir la ruina absoluta de la otra pata del nacionalismo español en Navarra, el PP, parecían llevar irremediablemente a un cambio profundo en las instituciones navarras.

Ni los últimos movimientos para salvar el régimen, protagonizados por los de siempre; UPN y PSN con el visto bueno del PP, parecían tener otro desenlace previsible que el más absoluto fracaso. En este sentido la victoria de UPN en las primarias del PSN, protagonizada por la Senadora Chivite o la más reciente victoria del PSN en las de UPN con la cabeza de Barcina como trofeo, no parecían suficientes para evitar la sensación generalizada de cambio.

Ninguno de los sondeos electorales, ni el propio clima político de la calle, vaticinaba que la unión de los tres partidos alcanzase la mayoría absoluta, hasta hora inaccesible para el resto de fuerzas políticas de Navarra, por lo que se abrían un sinfín de posibilidades de alternativa de gobierno y de cambio institucional, siempre protagonizado este por las tres fuerzas emergentes Geroa Bai, EH Bildu e IE; la colaboración de las tres, de dos de ellas con apoyo externo de la tercera o cualquier combinación que pudiese incluir a un PSN, dentro o fuera, situado en la tesitura de participar en el cambio o desaparecer.

Continúa leyendo Demasiadas incertidumbres

La conjura de las minorías

Salvador

“La Ley del Vascuence es una ley de Estado en una Comunidad foral como es Navarra y necesita el consenso mayoritario que ha tenido siempre de quienes defendemos este modelo de Comunidad”.

Yolanda Barcina. Todavía, presidenta del Gobierno de Navarra

La verdad es que el diputado de UPN en el Congreso, un tal Salvador, ha sido uno de los más conspicuos sufridores de la ruptura de la entente hasta entonces existente entre las dos versiones navarras del nacionalismo español; UPN y PPN, la tuneada y con todos los extras y el modelo básico, y digo sufridor porque es de los pocos que todavía no se ha enterado de los motivos por los que tuvo que pasar de un muelle puesto en la bancada popular que le permitió incluso el acceso al preciado galardón de “diputado mudo”, a las procelosas aguas del grupo mixto donde incluso tiene que compartir asiento con etarras furibundos y peligrosos nacionalistas enemigos de la unidad de España y encima le obligan a hablar de vez en cuando y demostrar en cada una de las ocasiones que la oratoria no es una de sus virtudes. Acaso cuando Miguel Sanz se apropio de Demóstenes como objeto de la amenaza de la euskoespada le paso a Salvador a Damocles como profesor de oratoria.

Pero, como todo en esta vida, la oratoria también está sujeta a los embates de la fortuna, yo también juego al euromillón aunque con escaso éxito he de reconocer, y como de vez en cuando hasta el mejor escribano echa un borrón, hay veces que hasta a él se le ocurre alguna gracieta ingeniosa como la que titula este artículo, que así es como define a lo que le sucede a su lideresa cada vez que asoma su palmito por la Cámara Foral, donde lleva tres años haciendo el ridículo sin conseguir una aprobación, por banal que sea, que echarse a la boca en la demostración más penosa de desgobierno que ha sufrido Navarra en su historia democrática, eso si, en un ejercicio de cinismo digno de mejor causa, por “responsabilidad”.

Continúa leyendo La conjura de las minorías

Paradojas navarras

reforma-fiscalParadoja: Aserción inverosímil o absurda, que se presenta con apariencias de verdadera.

R.A.E.

En la absurda huida hacia delante que emprendió la, todavía, presidenta del Gobierno de Navarra; Yolanda Barcina tras dinamitar el gobierno de coalición que la aupó al poder y que ha llevado a Navarra a una situación de colapso de gobernación y al esperpento de que las mayores administraciones públicas de la Comunidad Foral deambulen sin presupuestos durante toda una legislatura con el único fin de garantizar el sueldo de la, todavía, presidenta, los de sus amigos y los suculentos complementos que aprobaron para compensar la pérdida que supuso para sus bolsillos el final precipitado de Caja Navarra, la, todavía, presidenta ha decidido prolongar el circo en que ha convertido al Parlamento.

Por si no fuera suficiente con la consabida devolución al corral del toro presupuestario, no por conocida y habitual menos bochornosa, la, todavía presidenta piensa engordar su curriculum de fracasos parlamentarios con un otoño caliente en el que tratará de interpretar el papel de víctima que tan mal se le da más allá de la portada del Vanity Fair y para ello nada mejor que presentar en sede parlamentaria una reforma fiscal clónica de la de sus primos madrileños donde la capacidad de autogobierno fiscal de Navarra más parece un corta y pega floral y con ningún viso de salir adelante salvo que a los nuevos inquilinos de Ferraz les de por encontrar otro mes en el calendario para acabarlo en “azo” , y ya les quedan pocos…

Continúa leyendo Paradojas navarras