La Navarra de cartón piedra.

Txistorra

“Navarra cada día va siendo menos vasca… y cada día menos Navarra también. La Ley de degeneración es doble: la una vacía el contenido vasco. La otra, el contenido navarro. Esta segunda ley opera con mayor lentitud que la otra”.

“A la sombra de tan funesta Ley (se refiere a la “Paccionada” de 1841) se desliza Navarra por la pendiente de la asimilación”

Arturo Campión.

Si un investigador social, ajeno a la realidad política de Navarra, hubiera paseado por las calles de Iruña el pasado sábado a eso de las 6 de la tarde lo más fácil es que hubiera llegado a la conclusión de que la navarra es una sociedad esquizofrénica.

Entre 15 y 25.000 personas, no soy yo quien va a discutir los datos variados que suelen dar sobre este tipo de convocatorias las partes interesadas, se manifestaron entre el  Parlamento de Navarra y la sede del Gobierno en defensa de la bandera de Navarra, bandera que, por supuesto, ondeaba plácidamente en ambas instituciones y en contra de la imposición, curiosa palabra para definir un acuerdo democrático de un Pleno Municipal, de la bandera vasca, bandera que como es lógico no aparecía ni por asomo en las dos sedes del autogobierno navarro.

Son cosas que pasan cuando se convoca una movilización popular y no existe la gallardía suficiente para llamar a las cosas por su nombre y de lo que se trata es tirar de tripas y sentimientos para intentar llenar las calles con gente que probablemente no se hubiera movido de casa si la manifestación se hubiera convocado con los verdaderos motivos y convocantes por delante.

Pero no es ese el motivo de este artículo…

Continúa leyendo La Navarra de cartón piedra.

Unilateralidad y confianza

nariz-pinochoMuy curiosa, cuando menos, la reacción del Ministerio que sigue dirigiendo Montoro, para desgracia de los españoles, ante la más que justificada medida del Consejero Aramburu de acabar con el cachondeo descontrolado en que se ha convertido la negociación del convenio para el período 2015 -19. Negociación que, por otra parte, debió de dejar cerrada, empaquetada y con lazo la administración Barcina y que como con casi todo lo demás dejó los deberes sin hacer. Algún día habrá que preguntarse a qué demonios se dedicó el gobierno Barcina en sus cuatro interminables años de inacción, a parte, claro está, de a liquidar Cajanavarra, que es el único logro visible de su gestión.

Pero digo curiosa porque el adjetivo sería un buen eufemismo para una reacción que solo puede calificarse de Kafkiana. Acusa Montoro, o quien le escriba los discursos, al Gobierno de Navarra de tomar medidas unilaterales y minar la confianza necesaria para abordar una negociación bilateral. Habría que recordarle que el convenio a renovar es el correspondiente al quinquenio 14 -19 y que si las campanadas de la Puerta del Sol no estuvieron muy influenciadas por el modelito de la Pedroche ya hemos entrado en el 17 que es, si las matemáticas y el modelito no me nublan el cerebro, el ecuador de su periodo de vigencia. Continúa leyendo Unilateralidad y confianza

De lo público y lo privado

CUNMucho se esta hablando estos días de la decisión del Gobierno de no prorrogar el Convenio con la CUN para la asistencia sanitaria de los empleados y pensionistas de la Universidad de Navarra.

Y entre todo el ruido mediático y las acusaciones de un lado y de otro, solo hay dos argumentos que merece la pena contemplar por lo que tienen de racionales y ajenos a la trifulca política en la que ha decidido instalarse UPN como forma de hacer oposición, un error en mi opinión que, probablemente, solo va a conseguir el efecto contrario al que se pretende porque socava su propia imagen política o la que ha pretendido vender a la sociedad navarra durante los últimos treinta años.

El primero de ellos es el coste por persona que supone para el Servicio Navarro de Salud asumir la atención sanitaria de estos ciudadanos, que no pacientes, frente al coste que paga hoy día con la aplicación del tan traído y llevado convenio, y para ello nada mejor que utilizar lo que no tiene otro nombre que la “cuenta de la vieja” y comparar el precio del convenio por persona con el precio total de la sanidad navarra por navarro, olvidando, por supuesto, que no es lo mismo un paciente en Pamplona que en el Roncal, mucho más gravoso para las arcas públicas como es natural, y que la Sanidad navarra debe atender lo mismo a uno que a otro y que por pura economía de escala cuantos más pacientes haya en Pamplona y menos en el Roncal más bajará el precio por persona y que como es lógico la gran mayoría de los beneficiarios del convenio residen en Pamplona aunque solo sea por motivos laborables.

Continúa leyendo De lo público y lo privado

Transparencia

streap_teaseHemos asistido, en Navarra, en los últimos días a una especie de impúdico strep tease económico político de los componentes del nuevo gobierno basado en un concepto mal digerido de que es la transparencia en la acción política, y lo que es más grave, sin que aporte absolutamente ningún valor a las nuevas formas de gobierno o al empoderamiento ciudadano.

Como era de prever lo único que ha alimentado es el cotilleo propio derivado de confundir la transparencia con actividades más propias de la “vieja del visillo”. No parece pues que la deshabillé gubernativa vaya a mejorar los servicios públicos ni aumentar la tasa de empleo más allá de los émulos locales de Jorge Javier Vazquez ni a evitar cualquier tipo de corruptela o mala práctica, además de dejar a nuestros políticos en clara desventaja con los ciudadanos de a pié que a quien únicamente rinden cuentas económicas es a la Hacienda Foral, cosa que, por supuesto, también sería más que suficiente en el caso de nuestros representantes públicos.

Quizás el origen del sainete sea la fallida Ley de Transparencia y Gobierno Abierto de Navarra, fallida porque de sus dos impulsores; UPN y PSN, el primero jamás creyó en ella y el segundo se dedicó a hacer un popurrí de conceptos mal digeridos de Gobierno Abierto más dirigidos a la política spam que a hacer nada serio de cara a una verdadera estrategia de Transparencia o Participación Ciudadana.

Continúa leyendo Transparencia

Y llegó el cambio…

2015-P-NavarraNo he querido hacer antes un análisis de lo que pasó en Navarra en día 24 porque a pesar de que la primera lectura, en caliente, yo también la hice, es que después de cuarenta años de espera por fin ha llegado el cambio, ese cambio que llega necesita de un proceso de maduración y de acuerdo que no va a ser todo lo fácil que las cuentas podrían dar a entender. Así pues, me prometí a mi mismo no escribir nada sobre el asunto hasta que hubiera finalizado la primera ronda de contactos entre todos los partidos llamados a protagonizar el cambio.

Ayer terminó esa ronda…

Continúa leyendo Y llegó el cambio…

El debate del siglo…

Inmaduro“Días de mucho, vísperas de nada”

Refranero

La verdad es que el debate entre Adolfo Araiz, candidato de EH Bildu a la presidencia de Navarra, y José Javier Esparza, su homónimo por UPN, a escasos tres días del comienzo de la campaña electoral había despertado cierta expectación, no tanto por lo que ambos tuvieran que decir sino por el hecho de que lo hicieran que no es poco en esta tierra de excusiones y sectarismos.

¿Pero que es lo que llevó a ambos políticos y sus partidos a aceptar un debate en el que, desde un punto de vista de comunicación electoral poco o nada tenían que ganar?

Dejando al margen que todo pudiera deberse a un calentón en Twitter, red social en la que se produjo el desafío y posterior aceptación, parece claro que para ambos este debate solo tenía una ventaja y era dar la imagen de un irreal enfrentamiento entre EH Bildu y UPN como únicas opciones de gobierno, único escenario en el que de alguna manera UPN puede paliar la debacle que le pronostican las encuestas y EH Bildu capitalizar un cambio que en este momento no lidera, encuestas mediante.

Para ambos también había una ventaja y un riesgo. La ventaja para UPN era el historial de Araiz y el inconveniente dar una imagen normalizada, legitimada y presidenciable del candidato de EH Bildu, imagen que Araiz no esta en condiciones de dar a poco que uno investigue su biografía en Google.

A contrario sensu la ventaja para EH Bildu de un debate de este tipo era la legitimación de su candidato y el riesgo la mochila de este. Todo ello sin contar que la mochila de gestión del candidato Esparza tiene tan difícil defensa como la de Araiz, aunque evidentemente con otros “matices”.

Así las cosas, ayer asistimos a un espectáculo de frenopático donde el candidato de la oposición intento defender esa imagen presidenciable a base de moderación, olvidando incluso el discurso de su propia formación, una mala idea dado que no es en ese terreno ajeno donde se desenvuelve bien, mientras que el candidato gubernamental se erigió en opositor dando una auténtica lección de malos modos y falta de educación, recurriendo a todo tipo de tópicos, lugares comunes y un discurso completamente alejado de la realidad.

Continúa leyendo El debate del siglo…

El laberinto navarro; encuestas, cambio, líneas rojas y pactos…

laberintoA estas alturas creo que ya todos tenemos claro que Navarra va a tener el panorama postelectoral más complejo que se recuerda y con diferencia el más variado y enrevesado del estado con, muy probablemente hasta 8 fuerzas políticas para una cámara de 50 escaños. Un verdadero puzzle de difícil resolución. Donde al tradicional eje izquierda derecha se suma el identitario y, para mayor mérito de cualquiera que quiera hacer un análisis político serio, el de la entrada de las fuerzas emergentes.

Todos sabemos que el único sondeo de opinión válido es el que ofrecen las urnas unas horas después del cierre de los Colegios Electorales pero estamos ya casi en campaña y resulta un deporte nacional hacer cábalas con los únicos datos de que disponemos; las encuestas electorales.

Ya tenemos unas cuantas encima de la mesa pero, y a la espera de lo que diga GARA/NAIZ con la suya, los últimos en sumarse a esa especie de Oráculo de Delfos en que se convierten los medios de comunicación a pocos días de las elecciones, vamos a tener solo en cuenta las que parten de las empresas más pegadas al terreno, con contrastada experiencia en elecciones anteriores; CIES para Diario de Navarra y Gizaker para Diario de Noticias de Navarra y la del politólogo local Juanjo Domínguez que ya en anteriores ocasiones se ha apuntado algún éxito que otro.

Continúa leyendo El laberinto navarro; encuestas, cambio, líneas rojas y pactos…

El debate

debateEn estos días, donde ya se huele el inicio de la campaña electoral en Nafarroa, es probable que veamos posicionamientos rocambolescos, funambulismos políticos y extraños compañeros de viaje y hasta de cama. Nuestra capacidad de sorpresa deberá estar blindada a no ser que queramos ir de sobresalto en sobresalto.

Y yo creía estar curado de espanto y ser inmune a la sorpresa cuando ayer un cruce de opiniones en prensa y redes sociales acabó en un reto a debate lanzado por el candidato de EH Bildu, Adolfo Araiz, y la aceptación del de UPN, José Javier Esparza. Y lo confieso mi sorpresa fue mayúscula.

No seré yo quien no apueste por la normalización entre las distintas siglas que componen la realidad política de Navarra, tiempo llevamos algunos clamando por el fin de la exclusión y el comienzo del dialogo entre navarros, pero… ¿Se ha normalizado hasta tal punto la política navarra como para que los líderes de dos fuerzas antagónicas como EH Bildu y UPN puedan debatir civilizadamente sobre economía, sanidad o identidad? La respuesta desgraciadamente es no.

Así pues ¿Qué es lo que ha cambiado en la política navarra para que algo que hace unos meses era absolutamente inviable, hartos estamos de oír las negativas de UPN y PSN a compartir no ya el debate sino hasta la propia presencia con la IA, sea hoy un hecho normal? ¿Cuáles son los motivos que han llevado a unos y a otros a cambiar tan radicalmente su estrategia?

Continúa leyendo El debate

Líneas rojas

Lineas rojasSi hay alguna palabra que nos vamos a hartar de oír en la ya inminente campaña electoral para el Parlamento de Navarra esa es, sin duda, la palabra cambio. El problema es que, una vez más, no todos entendemos lo mismo por cambio, por lo que no estaría de más saber que entiende por cambio cada una de las fuerzas políticas que optan a ocupar algún escaño en la cámara Navarra, y que si hacemos caso a las últimas encuestas, van a ser unos cuantos.

Es evidente, por otra parte, que la previsible atomización del Parlamento Foral fuerce a un gobierno de pacto entre más de dos fuerzas políticas so pena de vernos abocados a unas nuevas elecciones, la tan mencionada segunda vuelta, allá por el mes de octubre. Segunda vuelta de resultado todavía más incierto que las próximas elecciones de mayo, más que nada porque no existen antecedentes de tal cosa en la Comunidad Foral. Segunda vuelta que además sería letal para Navarra después de tres años de parálisis institucional en medio de la peor crisis económica que ha vivido la Comunidad Foral en las últimas décadas. Y esos mismos pactos van a obligar a unificar el significado de la palabra cambio, por lo menos entre los que vayan a protagonizarlos.

Así, a vuelapluma, y sin entrar en que tipo de cambio nos proponen a los navarros los partidos en litigio entre otras cosas porque tampoco entre ellos la visión del cambio es unívoca, yo veo dos acepciones distintas de lo que unos y otros entienden por cambio.

Continúa leyendo Líneas rojas

Sin plumas y cacareando…

Sin Plumas“Yo nunca soy un problema para nada, siempre busco soluciones y ya ven qué rapidez de tiempo está solucionado”.

Yolanda Barcina. Todavía Presidenta de Navarra

Cuando hace ya casi cuatro años Yolanda Barcina tomo posesión de su cargo como Presidenta de Navarra, después de su fugaz “paso” de 19 días por la Universidad Pública de Navarra, la imagen que nos quisieron vender de ella fue la de una gestora eficaz y con grandes dosis de inteligencia política basada en su etapa como alcaldesa de Pamplona.

El balance tras los cuatro años que ha durado la más penosa legislatura que ha tenido que sufrir Navarra desde la reinstauración de la democracia no deja lugar a ninguna duda de que ambas cualidades no eran más que pura ficción. Si algo ha demostrado Barcina en su tiempo al frente del Gobierno de Navarra es su absoluta incapacidad para la gestión; un presupuesto aprobado de cuatro posibles, doce leyes forales en el Tribunal Constitucional, el autogobierno y el Fuero navarro puesto en solfa como nunca antes, o por lo menos habría que remontarse hasta la gamazada para encontrar una situación semejante, un sin fin de remodelaciones del gabinete, un rosario de escándalos, la liquidación de la herramienta financiera de Navarra que era la CAN, la desaparición de los más importantes símbolos deportivos de Navarra; San Antonio, Itxako, Osasuna…

Pero si el mito de la gestión ha quedado totalmente desacreditado, en mucho peor lugar ha quedado su supuesta inteligencia política, incapaz de pactar nada con nadie tiro por la borda un gobierno de coalición estable en un calentón a un año del comienzo de la legislatura y sin sustituto posible alguno, perdió la oportunidad de convocar elecciones cuando los vientos todavía le eran favorables, dividió su partido casi exactamente por la mitad, coleccionó enemigos dentro y fuera de su organización política como nunca otro dirigente regionalista había hecho, gobernó de espaldas a la sociedad y la ciudadanía metida en una torre de marfil creada a su imagen y semejanza…

Continúa leyendo Sin plumas y cacareando…