Redescubriendo a Arana

busto-sabino-arana-oteiza“Euskotarren aberria Euskadi da”

Sabino Arana Goiri

Es evidente que la sociedad vasca, y todas las sociedades en general, han cambiado sustancialmente su composición desde finales del siglo XIX fecha del surgimiento del nacionalismo vasco hasta nuestros días. La extensión de la educación, los movimientos migratorios, la irrupción de las nuevas tecnologías de la información y el conocimiento han creado un mestizaje cultural y humano en una sociedad moderna como la nuestra que tiene como consecuencia un pluralismo identitario que no existía hace cien años y que como es lógico tiene una muy importante influencia en los planteamientos que a día de hoy pueda hacer el nacionalismo vasco.

Hoy en día, al contrario que en la Edad Media o incluso cuando nace el nacionalismo vasco, no existe una sociedad étnica que podamos llamar vasca, somos todos MESTIZOS en lo étnico, lo cultural, lo lingüístico y lo que da unidad a ese conglomerado es la organización política y la tradición jurídica.

Esa multiculturalidad y el pluralismo identitario de la sociedad vasca hoy, hace que nos tengamos que replantear unas cuantas cosas a la hora de hacer política desde el nacionalismo y uno de ellos es el concepto desde el que queremos construir el estado hogar de los vascos. Actualmente, con mayor o menor fortuna, hay planteadas tres vías para hacerlo: Continúa leyendo Redescubriendo a Arana

39 años después…

39Treinta y nueve años duró el régimen fascista resultado de la asonada militar de 1936 y la posterior guerra civil, treinta y nueve años que cambiaron la historia y constituyeron uno de los periodos más negros en la historia de España. La supresión de libertades, el aislamiento internacional, la corrupción, el nacionalismo uniformizador español en su versión más casposa, la represión… fueron moneda de uso común del régimen y el día a día de los ciudadanos al sur del Pirineo.

En aquellos años la oposición al régimen estuvo protagonizada por dos movimientos políticos diferenciados en su origen y en sus fines, uno centrípeta que intentaba sustituir la estructura del estado sin poner en duda el proyecto nacional y otro centrifugo que trataba de terminar con el proyecto nacional que había dado lugar al régimen fascista y a unos cuantos parecidos precedentes; el comunismo y los nacionalismos periféricos.

A la muerte del Dictador, y contrariamente a lo que podía presumirse, la solución no fue un triunfo de ninguno de estos sino una reconversión, más o menos, tranquila del estado a una democracia formal manteniendo apenas maquilladas unas cuantas estructuras del régimen anterior y, lo que es peor, unos cuantos de sus protagonistas situados en casi todos los estamentos de poder. Intereses internacionales, el ruido de sables, la traumática experiencia del 36 y, sobre todo, el conformismo de una sociedad “domesticada” por un período tan largo de ausencia de libertad propició la existencia de una transición ordenada que dejo unos cuantos problemas sin resolver o resueltos a medias.

Otros, curiosamente, treinta y nueve años después el régimen resultante de aquel proceso condicionado está a punto de saltar por los aires precisamente lastrado por esos temas que no se atrevió o no pudo resolver el totem sagrado de aquella transición; la Constitución Española de 1978; el estado del bienestar, las libertades públicas y la estructura territorial del estado.

Continúa leyendo 39 años después…

La transitoria 4ª

Navarra mapaEstos días en los que está tan en boga la discusión sobre los ámbitos de decisión, lo que permite o no la Constitución española o quienes deben ser sujetos de votación en el caso de un referendum que afecte a la estructura territorial del estado, no estaría de más echar un vistazo a una “rara avis” constitucional como es la Disposición Transitoria 4ª que en si misma ya es una excepción a lo que predican los sesudos constitucionalistas para el caso catalán y a lo que predicarían con igual entusiasmo en un hipotético caso vasco.

Y digo que es una “rara avis” porque contrariamente a lo que se viene diciendo estos días la Constitución española si contempla un sujeto político que puede alterar la estructura territorial del estado sin que tenga que ser votado por todos los españoles sino simplemente por aquellos a los que afecta de manera directa y, además perfectamente regulado por esa misma constitución, y ese sujeto son en primera instancia los navarros y en segunda todos los vascos.

Así pues, la Transitoria 4ª, además de la polémica que genera cada periodo electoral en Navarra, recurrentemente y desde hace casi 40 años, es la perfecta demostración de que todo el argumentarlo que ha esgrimido este último año el nacionalismo español, conviene llamarlo por su nombre para entender algunas cosas, no vale más que el papel en que está escrito; la Constitución si contempla sujetos políticos distintos a la manida soberanía nacional y si puede articular vías legales para consultas que afecten a la estructura territorial del estado.

Continúa leyendo La transitoria 4ª

Derecho a decidir y Soberanía

La-libertad-segun-CicerónCuando surgen debates sociales sobre cuestiones que atañen a los sentimientos de las personas, y el debate identitario es uno de los que más lo hacen, tendemos a utilizar conceptos que no todos entendemos por la misma cosa con lo que este se transforma en diálogo de sordos.

Es muy probable que ese sea el problema principal de la aventura catalana que estos días alcanza un nivel de ruido insoportable en algo que en teoría no debiera suscitar más que un sosegado intercambio de opiniones sobre los pros y los contras de la creación de un nuevo estado, algo mucho más parecido a lo que ha pasado en Escocia que a lo que vemos en Catalunya.

Palabras como soberanía, derecho a decidir, Ley, ámbito de decisión, estado o nación están en boca de todos los protagonistas del debate y no parece muy claro que todas tengan el mismo significado para todos los intervinientes.

Continúa leyendo Derecho a decidir y Soberanía

La lección escocesa

escocia-dice-yes-L-LKQpQlTengo que reconocer que si yo hubiera sido escocés el pasado 18 de septiembre mi voto hubiera sido un YES todo lo grande que hubiera cabido en la urna, esa que con tanta facilidad han sacado a la calle los británicos y aquí se nos niega una y otra vez, será cosa de la cultura y la tradición democrática algo que en este país que llaman España solo se ha visto con cuentagotas a lo largo de su historia, y lo hubiera sido porque creo que los trenes rara vez pasan por la misma estación con uno mismo en el anden.

Pero claro uno es nacionalista, y no tiene reparo alguno en reconocerlo, como tampoco tiene reparo en reconocer que no toda la población de un supuesto país lo es ni tan siquiera, entre los que militan en ese campo, el grado de convencimiento sobre las bondades de tener un estado propio es el mismo.

Continúa leyendo La lección escocesa

Navarra foral y… ¿española?

Pase-foral2Señora: Si se tratase de otra provincia, podíamos pensar en imponer la ley general, empleando la fuerza si fuere preciso; si se tratase de Navarra aisladamente, aún podíamos ir por ese camino, pero debemos comprender que Navarra tiene a su lado a las tres Vascongadas, y que si se apela a la fuerza contra aquella, harán causa común todos los vascos, y con ellos todos los carlistas de España, que provocarían un levantamiento en aquellas provincias para darle carácter general, y en tal caso se encadenará nuevamente la guerra civil.

General Martínez Campos a la Regente María Cristina. S.XIX

Hace unos días un sondeo del CIS para el Instituto de Estudios Estratégicos hacia saltar todas las alarmas de los sesudos comentaristas y tertulianos que pululan por los platós de la Villa y Corte… No es la pérfida Catalunya con un 22,2% de españoles ni la separatista Euzkadi con un pobre 10,2% quienes se sienten más desafectos a la idea de la españolidad, es la españolísima Navarra, solo un exiguo 2,9% de su población se siente española, la que encabeza el ranking de apátridas peninsulares.

Los ha habido incluso más osados que se han lanzado a explicar este dato por la estructura autonómica del estado y por las competencias en educación de las CCAA. Solemne majadería en el caso navarro puesto que esa capacidad de autogobierno de Navarra ha existido, en mayor o menor grado, siempre y ni el mismísimo Caudillo tuvo a bien suspenderla.

Continúa leyendo Navarra foral y… ¿española?