Unilateralidad y confianza

nariz-pinochoMuy curiosa, cuando menos, la reacción del Ministerio que sigue dirigiendo Montoro, para desgracia de los españoles, ante la más que justificada medida del Consejero Aramburu de acabar con el cachondeo descontrolado en que se ha convertido la negociación del convenio para el período 2015 -19. Negociación que, por otra parte, debió de dejar cerrada, empaquetada y con lazo la administración Barcina y que como con casi todo lo demás dejó los deberes sin hacer. Algún día habrá que preguntarse a qué demonios se dedicó el gobierno Barcina en sus cuatro interminables años de inacción, a parte, claro está, de a liquidar Cajanavarra, que es el único logro visible de su gestión.

Pero digo curiosa porque el adjetivo sería un buen eufemismo para una reacción que solo puede calificarse de Kafkiana. Acusa Montoro, o quien le escriba los discursos, al Gobierno de Navarra de tomar medidas unilaterales y minar la confianza necesaria para abordar una negociación bilateral. Habría que recordarle que el convenio a renovar es el correspondiente al quinquenio 14 -19 y que si las campanadas de la Puerta del Sol no estuvieron muy influenciadas por el modelito de la Pedroche ya hemos entrado en el 17 que es, si las matemáticas y el modelito no me nublan el cerebro, el ecuador de su periodo de vigencia. Continúa leyendo Unilateralidad y confianza

El Fuero en la picota.

derechodepernadaNo corren buenos tiempos para el Fuero vasco navarro. Una vez más, y de forma recurrente, lo más casposo y rancio del nacionalismo español, dejando al margen esa nueva versión falangista que con tanto empeño desarrolla día a día el partido de Rosa Diez, vuelve a la carga con el soniquete de la solidaridad. Esta vez ha sido el delfín digital, de dedo, de la indescriptible Esperanza Aguirre.

El digipresidente madrileño, hijo putativo de Gamazo, se ha descolgado estos días reclamando una mayor solidaridad a la Comunidad Autónoma Vasca y a la Foral de Navarra, la manera más eufemística que se le ha ocurrido para meternos mano en la cartera.

Continúa leyendo El Fuero en la picota.

El “foralismo” de UPN y algún palmero.

Decía mi abuelo, un nacionalista cabal de los de antes, que Navarra tenía tres cánceres; el partido carlista, la caja de Ahorros de Navarra y el Diario de Cordobilla. Aparcados definitivamente en la estantería de la historia los dos primeros, el primero con las secuelas que aún colean a ambos lados de lo más extremo del arco político navarro y el segundo gracias a la brillante gestión económica de Goñi, su mentor de Corella, y algún/a dietista con prisa, queda el centenario periódico dela calle Zapatería.

No soy, debo reconocerlo, asiduo a sus páginas más es cierto por aburrimiento que por una especial inquina a sus argumentos políticos que, a veces, me hacen disfrutar de lo lindo, pero este lunes y a la vista de la trifulca que se avecina en UPN y de la que suele ser observador privilegiado he querido ojear sus páginas, vano intento pues parece que están esperando que se visualice más claramente el posible nuevo dueño del Cortijo antes de tomar postura definitiva, y en estos casos parece que optan siempre por no decir nada y no correr el riesgo de equivocarse de caballo.

Continúa leyendo El “foralismo” de UPN y algún palmero.

Pase Foral

“La Constitución de Navarra, como viva y en exercicio, no puede menos de llamar grandemente la atención del Congreso.  Ella ofrece un testimonio irrefragable contra los que se obstinan en creer extraño lo que se observa hoy en una de las más felices y envidiables provincias del reyno, provincia en donde cuando el resto de la Nación no ofrecía más que un teatro uniforme en que se cumplía sin contradicción la voluntad del Gobierno, hallaba éste un antemural inexpugnable en que iban á estrellarse sus órdenes y providencias siempre que eran contra la ley ó pro comunal del reyno.”

 Discurso preliminar de la Comisión Constituyente. Cortes de Cadiz 1812.

Ayer se aprobó en el Congreso Español, en Madrid, el recorte social más importante en la historia de la joven democracia española. Un recorte injusto, insolidario y, lo que es peor todavía, absolutamente ineficaz y perjudicial para la propia economía, en una dejación de soberanía impropia de un estado que se considere como tal, pero no es objeto de este artículo calibrar la necesidad e idoneidad para la economía española de tales medidas ni siquiera el impacto que puedan causar en la propia soberanía del estado español, ni en su calidad democrática, hoy quiero hablar de Navarra, de ese rinconcito septentrional de la península que un día figuró entre las naciones de Europa.

Continúa leyendo Pase Foral

Austeridad ¿buena, justa y necesaria?

“No hay nada que sea un signo más claro de demencia que hacer algo una y otra vez y esperar que los resultados sean diferentes”

Albert Einstein

El 15 de septiembre de 2008 Lehman Brothers, con un pasivo de 613 mil millones de dólares, hacía que se tambaleasen los cimientos del sistema financiero mundial al declararse en quiebra y protagonizar, de paso, la mayor bancarrota de la historia.

Poco antes de que se produjera este acontecimiento que para muchos simboliza el comienzo de la actual crisis económica mundial, a finales de ese convulso verano desde el punto de vista bursátil, en Navarra había 24.458 personas en paro… sin trabajo y sin expectativas de futuro. Según los últimos datos de febrero de este mismo año, 2012, son ya 51.944 las navarras y navarros que actualmente se encuentran en la misma situación. Más del doble que en agosto de 2008.

Continúa leyendo Austeridad ¿buena, justa y necesaria?

El bambú y la crisis con carácter hispano

“Nadie sabe en este momento por qué se hacen las cosas… ¿quién ha decidido y basado en qué, que eso es bueno?… Existe una falta de transparencia en las decisiones de arriba y vamos a pagar las consecuencias, porque estamos haciendo cosas importantísimas sin saber por qué las hacemos”.

Álvaro Miranda

Algo muy curioso sucede con el bambú japonés que lo hace diferente del resto de plantas. Cuando en el país del sol naciente los agricultores siembran lo siembran, abonan la tierra y comienzan a regarla, aparentemente no ocurre nada durante las primeras semanas, meses y años. Nada brota, ni la más mínima brizna que nos haga creer que allí se ha plantado esta especie botánica. Sin embargo, no por ello los japoneses dejan de regar el terreno durante todo ese tiempo. Pasados 7 años, el bambú comienza a crecer y en tan solo seis semanas alcanza una altura de 30 metros. Durante todo ese período, en el que aparentemente no pasaba nada, el bambú estaba generando un complejo y profundo sistema de raíces que le permitirán sostener el rápido y vertiginoso crecimiento posterior. Los japoneses aseguran que, si te sientas, puedes ver crecer el bambú. ¿Os imagináis eso con cualquier otro tipo de planta?

Continúa leyendo El bambú y la crisis con carácter hispano