El laberinto navarro; encuestas, cambio, líneas rojas y pactos…

laberintoA estas alturas creo que ya todos tenemos claro que Navarra va a tener el panorama postelectoral más complejo que se recuerda y con diferencia el más variado y enrevesado del estado con, muy probablemente hasta 8 fuerzas políticas para una cámara de 50 escaños. Un verdadero puzzle de difícil resolución. Donde al tradicional eje izquierda derecha se suma el identitario y, para mayor mérito de cualquiera que quiera hacer un análisis político serio, el de la entrada de las fuerzas emergentes.

Todos sabemos que el único sondeo de opinión válido es el que ofrecen las urnas unas horas después del cierre de los Colegios Electorales pero estamos ya casi en campaña y resulta un deporte nacional hacer cábalas con los únicos datos de que disponemos; las encuestas electorales.

Ya tenemos unas cuantas encima de la mesa pero, y a la espera de lo que diga GARA/NAIZ con la suya, los últimos en sumarse a esa especie de Oráculo de Delfos en que se convierten los medios de comunicación a pocos días de las elecciones, vamos a tener solo en cuenta las que parten de las empresas más pegadas al terreno, con contrastada experiencia en elecciones anteriores; CIES para Diario de Navarra y Gizaker para Diario de Noticias de Navarra y la del politólogo local Juanjo Domínguez que ya en anteriores ocasiones se ha apuntado algún éxito que otro.

Continúa leyendo El laberinto navarro; encuestas, cambio, líneas rojas y pactos…

El debate

debateEn estos días, donde ya se huele el inicio de la campaña electoral en Nafarroa, es probable que veamos posicionamientos rocambolescos, funambulismos políticos y extraños compañeros de viaje y hasta de cama. Nuestra capacidad de sorpresa deberá estar blindada a no ser que queramos ir de sobresalto en sobresalto.

Y yo creía estar curado de espanto y ser inmune a la sorpresa cuando ayer un cruce de opiniones en prensa y redes sociales acabó en un reto a debate lanzado por el candidato de EH Bildu, Adolfo Araiz, y la aceptación del de UPN, José Javier Esparza. Y lo confieso mi sorpresa fue mayúscula.

No seré yo quien no apueste por la normalización entre las distintas siglas que componen la realidad política de Navarra, tiempo llevamos algunos clamando por el fin de la exclusión y el comienzo del dialogo entre navarros, pero… ¿Se ha normalizado hasta tal punto la política navarra como para que los líderes de dos fuerzas antagónicas como EH Bildu y UPN puedan debatir civilizadamente sobre economía, sanidad o identidad? La respuesta desgraciadamente es no.

Así pues ¿Qué es lo que ha cambiado en la política navarra para que algo que hace unos meses era absolutamente inviable, hartos estamos de oír las negativas de UPN y PSN a compartir no ya el debate sino hasta la propia presencia con la IA, sea hoy un hecho normal? ¿Cuáles son los motivos que han llevado a unos y a otros a cambiar tan radicalmente su estrategia?

Continúa leyendo El debate

Líneas rojas

Lineas rojasSi hay alguna palabra que nos vamos a hartar de oír en la ya inminente campaña electoral para el Parlamento de Navarra esa es, sin duda, la palabra cambio. El problema es que, una vez más, no todos entendemos lo mismo por cambio, por lo que no estaría de más saber que entiende por cambio cada una de las fuerzas políticas que optan a ocupar algún escaño en la cámara Navarra, y que si hacemos caso a las últimas encuestas, van a ser unos cuantos.

Es evidente, por otra parte, que la previsible atomización del Parlamento Foral fuerce a un gobierno de pacto entre más de dos fuerzas políticas so pena de vernos abocados a unas nuevas elecciones, la tan mencionada segunda vuelta, allá por el mes de octubre. Segunda vuelta de resultado todavía más incierto que las próximas elecciones de mayo, más que nada porque no existen antecedentes de tal cosa en la Comunidad Foral. Segunda vuelta que además sería letal para Navarra después de tres años de parálisis institucional en medio de la peor crisis económica que ha vivido la Comunidad Foral en las últimas décadas. Y esos mismos pactos van a obligar a unificar el significado de la palabra cambio, por lo menos entre los que vayan a protagonizarlos.

Así, a vuelapluma, y sin entrar en que tipo de cambio nos proponen a los navarros los partidos en litigio entre otras cosas porque tampoco entre ellos la visión del cambio es unívoca, yo veo dos acepciones distintas de lo que unos y otros entienden por cambio.

Continúa leyendo Líneas rojas